22 C
San Pedro
viernes, enero 28, 2022
- Publicidad -
- Publicidad -

“Chino” Villarruel aseguró que en su bar “no pasó nada” y pidió que le levanten la clausura: “Necesito seguir trabajando”

El propietario del bar El Gauchito, que carece de habilitación alguna para funcionar desde que lo clausuraron hace dos años, habló en el programa de César Rotundo en APA para dar su versión sobre el episodio en el que resultaron heridos Alexis Miranda y Jonatan Serra. Dijo que como estaban "alterados" los sacó del local y que la pelea fue en la esquina. Consultado por La Opinión, no quiso dar declaraciones a este medio.

 

Este martes, César “Chino” Villarruel, propietario del bar El Gauchito, donde comenzó la pelea que derivó en que dos jóvenes de 20 y 26 años fueran apuñalados, no quiso ofrecer declaraciones a La Opinión & Sin Galera en el marco de Radio Cuarentena pero sí dio su versión sobre lo sucedido en el programa En Contacto, que conduce César Rotundo a través de APA.

Publicidad

En su relato, sostuvo que él no tuvo nada que ver con el conflicto, que no hubo pelea alguna dentro de su bar —como dijeron los familiares de los heridos, que hasta aseguraron que a uno de ellos le pegaron un botellazo en la cabeza en el local— y que sacaron a los protagonistas porque “estaba alterados”.

Además, aseguró que ofreció a la Justicia los videos de las cámaras de seguridad y se quejó porque lo clausuraron, aunque nunca dijo que la clausura rige desde noviembre de 2019 y que nunca obtuvo la habilitación, por lo que no podría estar funcionando desde entonces.

“Todo marchaba normal, obvio que en cualquier lugar pueden ocurrir problemas de riña. Yo siempre observo todo, nosotros cumplimos con todos los requisitos, tenemos cámaras de seguridad, personal de seguridad, cuidamos mucho la gente”, le dijo Villarruel a César Rotundo.

Sobre el conflicto, señaló: “Notamos que había unos chicos alterados, también una chica, tomé la decisión de sacarlos afuera a todos, se fueron a la esquina. Después me entero lo que pasó, que había un apuñalado. Si no fuera por mi hermano a ese chico lo matan”.

“Nosotros acá adentro no tenemos nada que ver. Hoy mismo vamos a presentar las pruebas para que la fiscal tenga para trabajar, porque a mí me clausuraron y nos quedamos todos sin trabajo. Yo estuve ayer por la mañana conversando con la fiscal Viviani, me pidió los videos y yo estoy colaborando porque no tengo nada que ver”, sostuvo.

Villarruel se quejó porque en octubre relacionaron a su bar con un episodio en el que dos jóvenes resultaron heridos de arma blanca y con golpes en la cabeza. “Pagué una multa carísima. Ahora tengo que pagar otra multa, estar un mes cerrado, quedamos parados, mis empleados sin trabajar, los albañiles”, reclamó.

“Nosotros no usamos la violencia, los sacamos bien tranquilos. Del problema de ellos en la calle yo no puedo meterme. Sé lo que debe estar viviendo esa familia, porque lo viví, pero yo no tengo culpa de nada”, dijo en relación a lo que señalaron familiares de los heridos.

“Uno ha tenido una vida complicada, ha cometido errores pero uno ha cambiado muchísimo, yo pienso diferente”, dijo Villarruel y reconoció que durante la cuarentena estricta abrió el bar a pesar de que estaba prohibido. “Abrimos cuando no teniamos que abrir, pero necesitábamos trabajar, me arriesgaba”, indicó.

“Yo vengo limpio, vengo trabajando bien, le pongo todo. La gente sabe como soy, me quedo tranquilo. Uno se ha hecho conocido, el bar está sonando por todos lados, la gente nos sigue y capaz que estamos tan nombrados que estamos envidiados también”, analizo.

“Yo no tengo nada que ver, fui a colaborar de mi parte porque necesito seguir trabajando. No es posible que se me venga a clausurar por cosas que la gente dice”, se quejó Villarruel.

“La familia me conoce, yo no tengo nada contra ellos. Esto nació acá el otro día, yo no toqué a nadie, le pedí al de seguridad que vaya a la esquina y los separe porque se iban a matar, yo no vi nada, estaba cuidando a mi gente. Cerré el bar y le pedí a la gente que se retire porque estaba pasando algo en la esquina, me quedé angustiado y cuando llegó la ambulancia me puse peor”, dijo.

Además, César “Chino” Villarruel respondió preguntas de Rotundo respecto de los presuntos “acuerdos” que tendría con autoridades para que a pesar de no estar habilitado su local pueda seguir funcionando sin que lo clausuren.

“Yo con la policía no tengo ningún arreglo, con ninguno, nunca lo voy a tener, yo trabajo para mí, la plata es para mí. No tengo arreglo con Cecilio Salazar, hace muchísimo que no lo veo, sí he trabajado (en política) para él, pero he conversado con otra gente para laburar, les he dado una mano, pero no tengo ningún arreglo ni él me mima a mí, yo no me veo nunca con él ni con la policía, es normal que pase un patrullero y te pida una gaseosa, algo fresco como hacen en todos lados pero nada más”, contó.

“Voy a presentar los videos y la fiscal me prometió que si no había pasado nada acá adentro conmigo no iba a pasar nada”, aseguró Villarruel durante la entrevista.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias