18.7 C
San Pedro
lunes, diciembre 6, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

#CharlasConDeportistas El presente de Andrés Franzoia: “Estoy haciendo lo posible para volver a jugar”

El delantero sampedrino se operó meses atrás su tobillo izquierdo y se está recuperando con el objetivo de, cuando se normalice el contexto que aqueja la pandemia por coronavirus, estirar su fructífera carrera que tuvo un último paso por Defensores Unidos de Zárate. "En mi primera etapa en Huracán tuve una lesión de tobillo y no me operé pero fue una lesión importante que fui arrastrando bastante tiempo en mi carrera. Nunca me llegué a recuperar bien y el año pasado me pidió que necesitaba hacer un parate", explicó sobre su dolencia.

 

El último club en el que jugó Andrés Franzoia fue Defensores Unidos de Zárate donde fue campeón de la temporada 2017/18 de la Primera C y ascendió a la B Metropolitana. Aquejado por una dolencia en su tobillo izquierdo, ni bien dejó el Celeste se operó y se está recuperando con el objetivo de volver a jugar porque a sus 34 años se siente "bien físicamente".

Publicidad

El delantero, dialogó con La Opinión Deportes en el ciclo de charlas en vivo por Instagram y contó cómo se lesionó y los pasos que lleva adelante para poder volver a estar dentro de una cancha ya que se quedó con "esa espina" porque está en condiciones de hacerlo: "Siento que si me recupero puedo seguir a jugar un par de años más".

– ¿Qué fue lo que pasó en el tobillo?

-En agosto del año pasado me operaron del tobillo izquierdo que me venía trayendo bastante mal durante un tiempo largo. Decidí operarme porque no podía seguir así y desde entonces estoy en recuperación. Siempre sigo con la idea de volver a jugar, me está costado bastante por el tema del que fue un tobillo que estuvo tocado bastante tiempo. Estoy tratando de recuperarme y haciendo lo posible para volver a jugar porque me siento bien físicamente, cuando terminé jugando lo hice bien y me quedé con esa espina de seguir jugando porque siento que lo puedo hacer un par de años más.

– ¿Fue una lesión específica o un arrastre de los años de carrera?

-Hace muchos años en mi primera etapa en Huracán tuve una lesión de tobillo que no llegó a romperse nada y no me operé pero fue una lesión importante que fui arrastrando bastante tiempo en mi carrera. Nunca me llegué a recuperar bien y el año pasado me pidió que necesitaba hacer un parate. Hablé con el médico de Boca que fue el que siempre me trató y me dijo que lo mejor iba a ser operar y lo hice con la idea de seguir jugando porque me siento que lo puedo seguir haciendo más allá de que estoy en la edad límite en la que algunos se empiezan a retirar. Siento que si me recupero puedo seguir a jugar un par de años más.

– ¿Cómo estás atravesando esta cuarentena en la que ya llevamos varios días en casa?

-Entrenando como puedo, en el poco espacio que tiene uno como para estar bien y apuntar a lo que venga.

– ¿Haces alguna rutina?

-Tengo unas rutinas para ir haciendo día a día. Con el tema de la pelota se hace complicado. Antes de la cuarentena había empezado a agarrar la pelota por el tema de la operación que me estaba costando bastante, pero bueno ahora sigo con el tema de lo físico y con el fortalecimiento. Esperemos que pase cuanto antes esto así puedo empezar a agarrar la pelota que es lo que necesito.

– ¿Quién fue el mejor jugador que viste como compañero o rival?

-Muchos, muchos. No puedo decir uno. Creo que Román (Riquelme), que lo tuve como compañero pero no jugué con él y lo enfrenté, por lo que generaba. Él estaba adentro de la cancha y era él, manejaba el equipo, decía ‘dámela a mí que yo te hago jugar a vos y a vos’, era algo abismal, generaba un respeto en todo el mundo porque le quedaba chica la cancha, algo increíble. Nunca pude compartir un partido oficial con él porque los primeros seis meses de Russo en Boca yo jugué contra Lanús un partido y él no jugó. Después yo me fui y él siguió. Entrené con él y era un crack. Gago es otro fenómeno con todas las letras, jugaba con una simpleza y calidad bárbara. Los de Boca por ahí son los más conocidos, a Palermo le tirabas un centro bombeado y lo cabeceaba, era algo increíble. He tenido muchos compañeros importantes pero lo de Román me llamó la atención cuando lo enfrenté en La Bombonera.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias