4 C
San Pedro
viernes, mayo 7, 2021

Castells “conurbaniza” la protesta

La semana pasada el MIJD marchó hasta Río Tala en una nueva protesta. La violencia verbal y el desprecio por lo ajeno alcanzó ribetes escandalosos. La sociedad debe prestar más atención a este fenómeno que amenaza con extenderse.

Publicidad

 

Raúl Castells desembarcó en el partido de San Pedro el año pasado cuando fue convocado por la conocida problemática del barrio San Francisco de Asís. Después de allí nunca más se fue, pues según se comenta trabó lazos sentimentales por estas tierras y “las tierras” le han provocado un deseo de pertenencia inigualable. Comenzó a transitar por diferentes sectores, participó de las protestas del campo, hasta involucrarse con la situación de los vecinos de Vuelta de Obligado. Como se recuerda, allí acompañó y hasta instaló el local del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados. Protagonizó una veintena de protestas y movilizaciones con corte del Camino Lucio Mansilla incluido; llegó al centro de la ciudad, visitó el Municipio e invadió con poca cordialidad las oficinas de la Coopser. Logró su pico de atención cuando invitó, tras un fallido desalojo, a los vecinos a permanecer armados durante toda una noche.
Así, con el paso de los meses, sus reclamos fueron ampliando el espectro, la luz, el agua y los planes sociales motivaron a que atrajera otros sectores que hasta el momento no habían participado.
Seducidos por las repercusiones de sus marchas, otros vecinos se fueron acercando y ya no sólo con gente de San Pedro y Vuelta de Obligado, sino también de Río Tala.
Siempre utilizó un comportamiento correcto y respetuoso, en algunas oportunidades hasta con ribetes humorísticos más allá de su ironía habitual. Pero en esta oportunidad el reclamo fue mucho más allá de los que se esperaba, alcanzando momentos de estupor y bronca que empañaron los verdaderos objetivos y mezclaron en una sola recorrida un abanico de pedidos. El resultado: despertó la reacción y repudio del resto de la población, del vecino común, del que no reclama, del que paga todos sus impuestos a cambio de nada, y quizás sea el que más sufra la crisis actual.

Publicidad

Crónica de una mañana agitada
Después de varias postergaciones, el pasado Jueves el MIJD promovió una protesta en la localidad de Río Tala. Allí reclamaron por el costo de la luz, el corte por falta de pago a algunos vecinos, la falta de trabajo y planes sociales, y la llegada de trabajadores rurales de otras provincias, apuntando directamente a UATRE. Es más, durante los días previos distribuyeron panfletos acusando al delegado Víctor Hugo Ríos.
Quedó en evidencia que quienes asesoran a Castells fallaron, pues uno de los lugares elegidos para reclamar fueron las oficinas de la Cooperativa de Agua Potable y otros Servicios Públicos, donde solamente existe una caja para abonar las facturas de la Coopser. A pesar de que Eduardo Zunino, responsable de la entidad les explicó que se habían equivocado, que allí no tenían nada que ver con la luz, lamentablemente nadie entendió. Tomaron todas las instalaciones y comenzaron a golpear muebles, desenchufar computadoras y provocar desmanes que obligaron al personal a retirarse.
Prácticamente, Castells arengó e impulsó a la gente para que tomara la Cooperativa y lo más risueño del caso fue que algunos de los vecinos presentes tienen antiguas deudas en ese lugar y nunca se les cortó el servicio de agua. “Estamos esperando que apliquen la tarifa social, porque es imposible pagar las boletas que mandan”. “También esperamos que la Municipalidad cumpla con lo acordado para que mil chicos en edad escolar reciban material”, dijo el dirigente piquetero.
Durante la permanencia de unas 60 personas en las oficinas, Castells cuestionó al concejal Adrián Macenet, quien según dijo estaba desarrollando actividades en reemplazo de una compañera.
Lo más particular del caso es que la violenta presión ejercida sufrió efecto y el concejal Macenet terminó abonando la deuda de 3.000 pesos del vecino que reclamaba por su corte y así se le restableció el sistema. Esta situación hizo que Castells y su gente depusieran su actitud y se retiraran del lugar. Un verdadero disparate que sienta peligrosos precedentes ante la inacción de quienes deben preservar la institucionalidad de los reclamos y no favorecer actitudes patoteriles.
El grupo de exultantes piqueteros se dirigió a la delegación municipal.
Allí reclamaron ante la titular Clelia Ortuño Díaz por planes sociales y luego le comunicaron a la policía que si no se cumplía con los reclamos podrían generarse situaciones violentas.
Sorpresivamente el propio Castells declaró que no acudieron a la delegación de UATRE, porque había existido un diálogo con las autoridades. Momentos antes de que la protesta se iniciara, en diálogo con La Radio 92.3, el dirigente de UATRE Cecilio Salazar dijo estar sorprendido por la actitud de Castells ya que evidentemente estaba muy desinformado, pues este sector hace tiempo que viene reclamando para aliviar la situación por la falta de trabajo.

El día después y un video
Con los ánimos mucho más calmados, comenzaron a conocerse detalles de lo que realmente fue una violenta situación. Algo jamás vivido en el partido pero sí parecido a otras jornadas de esa localidad como cuando un grupo de inadaptados liberaron un grupo de presos en el destacamento hace unos años.
“Yo recibí a Castells y sin mediar palabra empezó a los gritos”, dijo Eduardo Zunino. “Le expliqué que estaba equivocado, que le habían pasado mal el dato, entonces me dijo que nosotros éramos tan responsables como la Coopser por cobrar e informar quienes eran los morosos”. “Allí me exigió que les conecte la luz a todos”. “Allí ganaron toda la cooperativa, alcanzamos a guardar todo. Las empleadas estaban con un ataque de nervios, y con una barreta querían abrir la puerta de un galpón de al lado. Golpeaban los mostradores e ingresaron por todos los sectores”, contó Zunino. “Había desmanes en todos lados. La gente estaba enardecida, porque había gente de Río Tala a quienes le habían metido fichas, y le daban letra a los demás manifestantes para que puedan decir algo. Mientras tanto un nene de 6 años se trepó a la antena, unos 7 metros y entre otras personas tuvimos que bajarlo. Simultáneamente seguían golpeando todo, mesas, vidrios, y hasta desenchufaron una máquina haciéndonos perder toda la base de datos. Además, intentaron abrir la caja fuerte porque al otro día nos dimos cuenta que tenía la numeración cambiada”, aseguró apesadumbrado el responsable de la Cooperativa. “Esto debe haber estado orquestado por alguien”.
Con el correr de las horas se pudo saber que en el lugar se habrían detectado entre los manifestantes a personas reconocidas de la localidad, con antecedentes y peligrosos. Además, algunos vecinos talenses que acompañaron el reclamo, luego fueron a pedir disculpas.
Mientras tanto se estudian los pasos a seguir luego de este inolvidable momento. Se presentará una denuncia penal acompañada con el video, ya que está todo filmado en las cámaras de la Cooperativa. “Estoy indignado y estamos tratando de salvar la grabación. Sobre el final, cuando la gente ya estaba afuera sucedió algo que va a dejar pagando a todos los que vinieron a apoyar a Castells, va a ser un boom”. Con respecto a esto último, se pudo saber que obedece a unas palabras que tuvo el dirigente del MIJD para con las autoridades de la Cooperativa y que reflejan cual es su finalidad en todos estos reclamos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias