10.7 C
San Pedro
domingo, julio 25, 2021
spot_img

Campo: “Son todos unos mamarrachos”

Tras levantarse el cese de comercialización de granos y hacienda dispuesto por la Mesa de Enlace, los productores de la Sociedad Rural local continuaron con su reclamo a la vera de la ruta, impidiendo el tránsito normal en dos oportunidades. Victores tuvo duros conceptos contra los dirigentes nacionales del sector: “Son todos unos mamarrachos”, dijo.

Publicidad

 

El cese de comercialización de granos y hacienda de una semana dispuesto por la Mesa de Enlace no había tenido en San Pedro mayor repercusión. Los productores locales sostuvieron una jornada de protesta el domingo pasado y otra el miércoles, en las que la participación no fue masiva y sólo se redujo a mostrar presencia en el lugar, en el marco de la medida de fuerza dispuesta a nivel nacional hasta el viernes a las 00.00.
En el transcurso de la semana San Pedro fue noticia. Raúl Victores, Presidente de la Sociedad Rural local, afirmó que –en asamblea– sus representados y productores autoconvocados de la ciudad habían decidido cortar la ruta el sábado, cuando una multitud circularía por la autopista en dirección a Rosario, donde la selección nacional de fútbol terminó perdiendo por 3 a 1 con Brasil.
Los medios nacionales se hicieron eco. Las cabezas de la Mesa de Enlace tuvieron que salir a desmentir a Victores y fueron contundentes: la medida finalizaba en el primer minuto del sábado y bajo ningún punto de vista habría cortes de ruta. Buzzi, Biolcatti, Llambías y Garetto así lo manifestaron en sus apariciones mediáticas.
En la ruta nacional número 9, kilómetro 142, a la altura del puente de acceso a Baradero, las opiniones eran distintas: “La asamblea es soberana; si decide corte, habrá corte, no importa lo que diga la Mesa de Enlace”, expresaban los productores.
“Los dirigentes tienen que hablar menos y hacer más, hay que escuchar a las bases. Son unos mamarrachos. A quien le quepa el sayo, que se lo ponga”, espetó el Presidente de la Sociedad Rural. “Esta asamblea es para los que dicen que los productores no tenemos productos de la gallina”, agregó.

Publicidad

Viernes por la tarde
El viernes hubo cita en la ruta. A partir de las 15.00, unos veinte productores de San Pedro, Baradero y Ramallo estaban apostados en el lugar elegido “para estar fuera de la jurisdicción de Murray, alcahuete de los Kirchner”, según palabras de los participantes de la protesta.
La tarde no prometía mucho más que una estadía de algunas horas en el costado del camino, donde habían dispuesto banderas con lemas como “la dignidad no se vende”, o “Scioli, con el campo no joder”, junto a otras con insignias de las organizaciones participantes. Faltaba la Federación Agraria. Su Presidente, el Concejal electo Norberto Mitelsky, se despegó de la medida apenas escuchó la palabra “corte” de la voz de Victores y manifestó que no estaba de acuerdo con la posibilidad de que se obstruyera el tránsito.
Unas pocas gomas ardían a cada lado de la autopista. El viento soplaba hacia el río, por lo que no había peligro, hasta que el fuego encendido en el carril Rosario – Buenos Aires se extendió al césped y un humo negro atravesó la ruta, quitando visibilidad a los que circulaban por el lugar, quienes se veían obligados a reducir la velocidad de golpe. Tras algunos minutos de tensión, el fuego se apagó. “No sabemos quién lo prendió”, dijeron los productores.
Los mates circulaban entre las camionetas apostadas en la colectora. Sobre la bandera de los autoconvocados, una pelota de fútbol gigante atada a una caña recordaba la presencia del deporte en el marco del reclamo. Globos celestes y blancos fueron reunidos en los brazos de los productores, aparecieron volantes que, con un molino de fondo, rezaban: “Basta de mentiras. Soluciones ya”.
Los responsables de la policía vial de Alsina y San Pedro conversaban alejados con Raúl Victores. Una breve asamblea en la que solicitaron no participara la prensa tomó la decisión que cambió el rumbo de la tarde: subirían a la ruta a entregar volantes a los vehículos que circulaban en dirección Buenos Aires – Rosario. La intención manifiesta fue comunicada al instante: “Viene la selección en camino, los vamos a parar para entregarles volantes, para que conozcan los problemas del campo y tomen conciencia”, dijo un productor de San Pedro.
La policía confirmó: dispuso conos antes y después del puente y dirigió el tránsito para que la protesta se desarrolle sin dificultades y “con la seguridad para los que circulan y para los que están manifestándose”, expresó el responsable del destacamento vial de Alsina.
A los pocos minutos, unos quince productores con banderas y globos en mano, obstruían la normal circulación de la autopista, que en ese momento –pasadas las 18.00– mostraba el pico máximo de tránsito de la jornada. Los conductores recibían los volantes de mano de los productores. Muchos accedían de buen grado, otros ni siquiera abrían la ventanilla; todos circulaban a paso de hombre. Por momentos, el tránsito se detenía por completo, dejando una cola de aproximadamente un kilómetro de vehículos.
De repente, una voz anunció en gritos: “Ahí vienen”. Era la selección. Dos micros precedidos por móviles de Gendarmería Nacional bajaban a toda velocidad del puente de Baradero. Al ver la concentración, habían optado por subir al puente y bajar a toda velocidad, esquivando la posibilidad de ser detenidos por los productores. “Se nos escaparon”, decían en el lugar. Se lamentaban, porque querían “hablar con ellos, darles un volante y que tomen conciencia de la situación que vive el campo y el país”, dijo un productor, mientras otro agregaba: “Lo vi a Tevez, que saludó”.
Sin poder frenar a la selección, abrieron la circulación normal del tránsito y realizaron una asamblea al costado del camino para decidir cómo continuar. Ya conocían la determinación de la Mesa de Enlace de no seguir con la medida de fuerza “a pesar de que muchos compañeros querían seguir con el paro, pero somos orgánicos y terminaremos a medianoche, aunque seguiremos con asambleas y mostrando presencia al costado de la ruta”, según dijeron tras la asamblea, que determinó que el sábado, entre las 10.00 y las 15.00 volverían al lugar.
Los productores habían escuchado las palabras de Omar Barchetta, de Federación Agraria de Rosario, quien al aire de La Radio sentenció: “No avalamos ningún corte de ruta, no es la forma”. “Respetamos la opinión del compañero, pero la asamblea es soberana y habrá que ver qué se decide acá”, dijo un autoconvocado. “Mejor ni hablar –dijo Victores–, hay gente que habla mucho y hace poco, acá manda la asamblea”. Así terminaba el viernes en la ruta.

Si Clarín miente, TN… agranda
El sábado amaneció con niebla. A San Pedro le faltaba el Támesis para asemejarse a Londres. El campanario y la torre del reloj municipal eran lo único visible por sobre la bruma.
A las 10.00 de la mañana, la niebla se había disipado y La Opinión emprendió el camino hacia el acceso a Baradero, para cubrir una nueva jornada de reclamo de productores rurales. Al llegar, poco más de las 10.30, había sólo dos vehículos con una persona cada uno y una bandera. Eran de Baradero y esperaban al resto. “Se retrasaron por la niebla, estaba medio feo, ya van a ir llegando”, dijeron.
Sobre las 11.30, la protesta sumaba unos quince participantes. Pasadas las 12.00 llegó un móvil de TN al lugar. Los técnicos se acercaron a los miembros del piquete rural, explicaron que armarían todo y que en cuanto llegara el periodista, que viajaba en otro auto, harían una salida. Los productores soltaron las bombillas de los mates e iniciaron una cadena para convocar gente al lugar. El primer llamado salió de un blackberry. Pronto, los celulares dispararon mensajes de texto y las llamadas no paraban de hacerse. Un productor se quejó: “Che, vamos a ordenarnos, estamos llamando todos a los mismos”. Entre risas, decían al hablar: “Eh, bol… ¿Qué estás haciendo? Estamos en la ruta, venite que llegaron los de TN y tenemos que hacer bulto”. Buscando complicidad, comentaron al cronista: “Estos pelot… están en la casa rascándose, mirando tele, en vez de venir para acá, vamos a hacer un papelón”.
Pasadas las 12.30, unos veinte vehículos entre camionetas y autos estaban en los canteros al borde de la ruta. “Pónganlas cerca, si no se dispersa”, dirigía uno. El periodista les pidió que se abroquelaran cerca de la ruta. Así hizo su primera salida al aire desde la protesta.
Sobre el campo, frente a la ruta, una parrilla daba color a los chorizos que compartieron entre charlas sobre la actualidad del país, el gobierno, la nueva ley de medios de la que “no entendemos mucho, pero desconfiamos de quien viene”, según contaba un productor ante el “sí, claro”, del periodista de TN. Con propuestas como “hay que organizar un gran cacerolazo, unos diez minutos, todo el país, no para que se vayan, eh, pero para que escuchen”, según decía una periodista de una radio de Zárate, la siesta de reclamo llegaba a su fin.
Hasta que TN pidió una salida más, a lo que los productores no pudieron negarse. Se reunieron en la banquina, manifestaron y se animaron a subir a la calzada para repartir volantes como en el día anterior, obligando a aminorar la marcha a los vehículos durante los minutos que duró la transmisión. Luego, levantaron las banderas, quedaron en hablarse durante la semana para ver cómo seguir, saludaron y abandonaron la ruta. “Estas medidas son inútiles, pero es lo único que podemos hacer”, remató un productor meneando la cabeza mientras caminaba hacia su camioneta con una bandera enrollada. Ayer fue el día del agricultor y la Federación Agraria local convocó a un acto en Theobald. Desde Sociedad Rural dijeron: “Nosotros no vamos, la gente no tiene ganas”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias