22.2 C
San Pedro
martes, abril 13, 2021

Cada vez más complicado: el violador serial Pablo Pérez va camino a otra condena

La aparición de una nueva denuncia en su contra a fines del 2018 puso al convicto otra vez en el banquillo de los acusados. La instrucción de la fiscala Ramos fue avanzando y las pericias dieron a favor de la víctima que reafirmó todo lo manifestado en su momento. Pérez continúa detenido.

Publicidad

 

El caso del violador serial Pablo Pérez quedó marcado en la historia de la ciudad como la causa policial más aberrante que se haya conocido en todos los tiempos y que se pone a la par de los delitos más graves que han trascendido en el ámbito nacional.

Publicidad

En diciembre de 2018, cuando la justicia analizaba beneficiarlo con una medida de arresto domiciliario, una nueva denuncia en su contra impidió que se concretara y permaneciera alojado en un pabellón de la Unidad Penal N°3 de San Nicolás en donde cumple condena por al menos cuatro abusos cometidos entre los años 2010 y 2011.

El quinto caso en el que aparece vinculado y que fue denunciado por un joven que lo reconoció por una foto divulgada por La Opinión Semanario cuando sus víctimas hicieron pública su oposición a la morigeración que la justicia quería aplicarle, abrió una nueva instancia, esta vez, a cargo de la fiscala Viviana Ramos.

Tanto la letrada de la Ufi 11 como el abogado que patrocina a la familia de la víctima, confirmaron por estas horas que Pablo Pérez permanece detenido y cada vez más comprometido porque las pericias y actuaciones judiciales de los últimos meses acentúan lo denunciado por el joven.   

La pandemia y otras medias del momento dificultaron que el nuevo proceso transitara con normalidad pero finalmente el acusado pudo ser indagado en forma virtual y exponer una débil defensa ante el juez.      

Pérez dijo que era inocente y presentó una secuencia de fotos para que se coteje su apariencia con respecto a los comparativos que efectuó la víctima quien lo identificó once años después. A la vez, el propio acusado en su relato terminó reconociendo que se desempeñaba como chofer de una combi coincidiendo sin proponérselo con el relato de la víctima.

El hecho fue reconstruido, la víctima reafirmó todo lo que dijo en su momento, dio detalles y hasta detalló el trayecto que el realizaba. Los sociólogos forenses remarcaron que el relato del joven fue veraz y varios detalles expuestos coinciden a la perfección con los otros casos por los que ya cumple condena, por ejemplo el de las dos menores que fueron violadas por Pérez cuando un primero de enero se retiraban del “baile del 31” del Club Náutico y fueron perseguidas e interceptadas por el sujeto en Tres de Febrero y Padre Santana, que, además de abusarlas las golpeó y amenazó.   

La causa actual está en plena instrucción pero a punto de cerrarse y pronto a ser elevada a juicio.

Pablo Enrique Pérez y cumple una condena de 21 años por haber sido hallado culpable por cuatro violaciones cometidas entre los años 2006 y fines de 2008, aunque para la justicia existirían otros hechos que no fueron denunciados o donde las familias desistieron de avanzar con la causa.   

La última denuncia en su contra se radicó en el año 2018 cuando un joven aseguró que fue sometido sexualmente por el hombre en 2007, cuando tenía 11 años y se dirigía al Club Náutico San Pedro. Allí fue sorprendido por Pérez quien le pidió ayuda porque había tenido un inconveniente con la combi que en definitiva terminó siendo una de las evidencias que apareció en la mayoría de los relatos que las víctimas expusieron ante la justicia.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias