17.3 C
San Pedro
sábado, septiembre 25, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Boliches repletos: sorpresa entre organizadores de eventos por la cantidad de gente habilitada

El fin de semana los boliches trabajaron con una gran cantidad de personas. Entre quienes trabajan en la organización de eventos y fiestas hubo sorpresa porque el protocolo es estricto para ellos respecto del aforo permitido.

spot_img

 

La flexibilización de actividades para la denominada “Fase general” en la que entró la provincia de Buenos Aires ante el descenso pronunciado de casos de coronavirus COVID-19 incluyó para San Pedro la reapertura de boliches, que en los últimos fines de semana volvieron a trabajar tras casi un año y medio cerrados.

Publicidad

Este fin de semana, una foto reportada por vecinos en la que se veía a una gran cantidad de jóvenes haciendo cola en la calle para ingresar a uno de los locales nocturnos despertó la polémica respecto de los controles que hay sobre el aforo permitido para cada actividad.

Entre quienes se sorprendieron por la gente permitida en los boliches están los organizadores de eventos y fiestas, emprendedores de servicios gastronómicos que para cumpleaños y casamientos deben respetar un rígido protocolo que, entre las pautas, plantea un aforo máximo de hasta 100 personas al aire libre.

Los videos que circularon sobre la noche sampedrina en cuentas de Instagram de jóvenes asistentes y entre las de los propios locales generó sorpresa en el rubro de organización de eventos.

“Estaba re feliz la semana pasada porque nos dieron libertad para trabajar”, dijo Mariel Ayrala, de La Fábrica de Fiestas, en diálogo con Radio Cuarentena este lunes. “Este fin de semana me llega ese video que anda circulando y digo: ¿Qué pasó? Nosotros no podemos trabajar con esa liviandad y ahí entra un poco la indignación”, señaló.

“Esto no es pelear con los boliches”, aclaró Mariel, quien aseguró que entiende que todos “somos seres sociales” y que “tenemos que salir”, pero, al igual que sus colegas, expresó sorpresa porque “hay reglas que cumplir”.

“Lo que nos cambió es que estamos limitados a la cantidad de personas. Ahora serían 100, en un momento eran 40. Imaginate que nadie quiere hacer una fiesta con esa cantidad de gente”, analizó. “Las mesas tiene que estar bien distribuidas por la distancia”, explicó y afirmó que el personal necesario, a pesar del aforo restringido, es el mismo.

Mariel Ayrala reveló que en el rubro no están “bien informados” respecto de la normativa que les compete. “Nadie llamó o informó, te enterás por pñaginas que no son muy claras. Es feo trabajar así, pero más feo es encontrarse con este tipo de cosas”, dijo sobre la situación en los boliches.

“A la gente le cuesta hacer fiestas, pero es entendible porque quieren las de antes con un montón de personas”.

“Después tienen miedo que si viene la ola o si cierran todo. Es difícil trabajar y es más difícil para nosotros mantenernos. Lamento los que van vendiendo sus cosas, es muy triste porque nos cuesta un montón. Hay gente que dejó la actividad”, contó la emprendedora gastronómica.

El aforo restringido, el protocolo rígido y las nuevas disposiciones hacen que la rentabilidad baje. “Nadie está ganando con los eventos, pero necesitamos trabajar y mover el montón de gente que está a nuestro lado para que las cosas salgan bien porque son muchas. Hacer una fiesta de 40 o una de 100 para nosotros implica el mismo personal”, detalló.

Mariel es pareja de Martín Cardoso, el reconocido guitarrista sampedrino que forma parte de la banda La Mosca, y contó la situación por la que el artista y sus compañeros atraviesan a raíz de la pandemia.

“Es muy difícil para los que tienen una banda. Cuando vi el video dije: ‘¡Uy mirá qué bueno que tocaran en San Pedro, porque acá se puede’. Es algo muy loco que ellos no puedan arrancar en Argentina y acá pasa esto, eso a mi me impactó”, aseveró.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias