14.5 C
San Pedro
martes, junio 22, 2021
spot_img

Aumentar tasas y bajar el descubierto son metas para las cuentas municipales

El Gobierno pasó los primeros seis meses con complicaciones y todavía no terminó de pagar aguinaldos. Borgo reconoció que la situación “presupuestariamente está difícil”. Para la segunda parte del año, esperan consensuar un aumento de tasas con el Concejo y poner en marcha la moratoria. Además, deben reducir el descubierto bancario.

Publicidad

 

El quinto año de Guacone al frente del Gobierno atravesó un primer semestre de dificultades económicas y financieras, matizadas con cimbronazos políticos que provinieron tanto del oficialismo como de la oposición. Aún no fue publicado el estado de las cuentas municipales, pero el déficit estructural no baja.
A un día de terminar el mes de julio, todavía no pagaron el medio aguinaldo de los profesionales de la salud. Los funcionarios y concejales ni siquiera cobraron sueldo y dieta. De sus sueldos anuales complementarios, atentos a que es difícil que hagan una marcha para reclamarlo, no habrá noticias hasta tanto haya un claro en el oscuro bosque de la caja municipal.
El Secretario de Economía Roberto Borgo quiere un incremento de tasas para el segundo semestre y sostiene que el déficit operativo que su antecesor Jorge Gil reconoció en alrededor de 2.000.000 de pesos está hoy “por arriba del millón” y aseguró: “Lo bajamos, y el plan es llegar a fin de año con un equilibrio. De 200 mil a 400 mil pesos sería lo lógico”.

Publicidad

En busca de dinero
La Comisión de Presupuesto del Concejo Deliberante recibió a Borgo en las últimas semanas. El funcionario accedió a modificar el proyecto de moratoria enviado meses atrás y espera que en la primera o segunda sesión de agosto ya esté aprobada.
Entre los ediles, muchos no creen que sea una respuesta satisfactoria a la problemática. La queja de Sergio Rosa en cada sesión es prácticamente la misma: “No tienen un plan, no toman medidas”.
En el gabinete saben que el planteo de un incremento de tasas a sus vecinos de la esquina es difícil, a pesar de que lo había conversado cuando a fines del año pasado acordaron reducir de 80 a 45 la propuesta de aumento enviada por el Ejecutivo.
“El segundo semestre será movido”, analizó Borgo. En la Provincia, el monitoreo sobre los municipios es constante. Ello conlleva tirones de oreja cada vez más seguidos y más intensos.
Por lo general, la segunda parte del año es mejor en materia de coparticipación. Al menos los tres últimos meses, ya que en agosto llegan las retenciones que corresponden al pago de aguinaldos.
“El déficit sigue estando y hay que acortarlo”, repiten en cada análisis los funcionarios en Economía, rodeados de papeles. “Desde el punto de vista de ingresos provincial y municipal va a ser mejor, no al nivel que pretenderíamos, pero hay que aprovechar el envión para llegar mejor a diciembre”, señaló el Secretario.
Su plan es llegar “sin déficit operativo” y con una inyección de dinero mayor producto de la moratoria y, claro de la actualización de los gravámenes que pagan los contribuyentes.
“Si los concejales aprobaran el aumento de tasas que se había conversado, significarían un ingreso de 6 millones de pesos”, aseguró Borgo.

Banco, sueldos y horas extras
El Gobierno tiene un descubierto en el banco Provincia que mes a mes creció, desde enero a esta parte, sobre todo en el último mes, con el pago de aguinaldos del personal de planta, únicos que cobraron hasta ahora.
Para la segunda parte del año, deben bajar el descubierto. Es un imperativo impuesto desde Provincia y el cumplimiento es a rajatabla. En marzo del año próximo debe estar en cero.
“Venimos dentro de lo que está programado, pero tenemos que empezar a bajar el descubierto, hay un compromiso de acortar la asistencia financiera de la línea de adelanto en cuenta, que debe ser gradual pero generará algunos reacomodamientos”, explicó Borgo,
Creen que la moratoria va a colaborar, ya que hay mucha deuda pendiente, pero entienden que hasta el momento lo planificado de manera integral para reducir gastos no ha dado mayores resultados.
El Secretario de Economía lo reconoció sin problemas: “Presupuestariamente, la racionalización no tuvo mucho efecto. Pero tuvimos que salir con incremento salarial, llevamos el 19 por ciento puesto, el de carrera médica que empezamos a pagar, los retroactivos, todo eso complicó. Hay cosas que hay que ver su evolución”, señaló.
Las reuniones de gabinete son largas discusiones en ese sentido. Todos quieren analizar los gastos del otro. La contención operada en los últimos seis meses no alcanzó y la sangría de recursos sigue en el mismo lugar: sueldos y horas extras.
Lo que para unos es prioritario e imprescindible, para otros es una nimiedad. Hubo debates que involucraron a serenos de espacios públicos que otros preferirían mantener bien cerrados y sin personal para destinar esos fondos a su área.
Cheyllada todavía debe el prometido reescalafonamiento, por lo que sigue habiendo horas extras que no se trabajan y ofician de bonificaciones y funciones encubiertas, no reconocidas en el recibo de sueldo y sujetas a los vaivenes propios de un gobierno cuyo trepidar es marca registrada.

El enojo de “los olvidados”
En Economía saben que estas semanas son fundamentales. La alta barrera del pago de aguinaldos es un escollo difícil. Los concejales están resignados. Entienden que más tarde que temprano les van a pagar, mientras tanto hacen cuentas y no falta quien analice que en estas condiciones en San Pedro sólo puede ser concejal quien no necesite la dieta, lo que acorta la participación democrática, nada menos.
Algo similar pasa en el gabinete, sobre todo entre los directores, que son muchos, ganan menos y cobran salteado. La semana pasada varios pusieron el grito en el cielo por la falta de pago. “Todos tenemos una vida que llevar adelante”, palabras más o menos, fue lo que dijeron. Algunos fueron más efusivos. Otros hasta soeces.
Como si fuera poco, la semana que viene, sino esta, los gremios van a recordar que el compromiso acordado respecto del salario de los trabajadores fue para el primer semestre, que ya pasó y es historia.
Ahora querrán discutir un aumento con porcentajes acumulativos desde aquí a fin de año y sus perspectivas no bajan del 12 por ciento. Cerca de Guacone dicen que “es imposible”, lo que implica otro conflicto en puerta.

Casi 87 millones desde Provincia
El informe semestral del Ministerio de Economía provincial da cuentas de un total de transferencias de fondos hacia San Pedro de 86.948.361 pesos.
Fueron 13.738.884 en enero; 12.910.640 en febrero; 11.986.268 en marzo; 16.112.486 en abril; 16.068.115 en mayo; y 16.131.968 en junio, distribuidos de acuerdo a lo que señala el gráfico.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias