1.3 C
San Pedro
viernes, julio 30, 2021
spot_img

Argentina “nos iguala”

La garantía de igualdad para los ciudadanos, llegó inesperadamente en las facturas de electricidad. Pocos son los que advirtieron el aumento a un 100% la penalidad por mayor consumo. Ejemplos e informe completo en la siguiente nota.

Publicidad

 

En poco más de tres meses, el ciudadano ha aprendido a duras penas cuál es el verdadero significado de las tristemente famosas “retenciones”. En décadas no se ha dado cuenta, de las otras “retenciones”, las que paga de manera indirecta al Estado Nacional y Provincial, sin contraprestación alguna. Quien esto lea, dirá con razón: “Yo pago mis impuestos”. Felicitaciones, observe bien, porque además de los que pagan por caja, están los que nos igualan a ricos y pobres.
La semana pasada, estalló la polémica por el aumento en las facturas de electricidad. Una novedad: aumento no hubo. Sólo una resolución del Gobierno para “castigar” al que no ahorró luz en comparación con lo que consumía en el año 2005. El 2 de Junio, mientras ardía el campo, millones de ciudadanos recibieron un aumento del 50% en las multas a pagar por sus consumos. Hoy la alícuota total es del 100 %. La toma de estado de los medidores, tiene una frecuencia mensual que permite a las distribuidoras –o las cooperativas- tomar en un período que oscila entre los 28 y los 34 días, el consumo de cada medidor. Ahora, la cantidad de días es clave, ya que ante cualquier incremento en su consumo básico, Ud. pagará multas que se elevan en un gran porcentaje de los casos.
Es casi obvio que para los consumos residenciales, sean pocos o muy pocos los que conservan facturas del año 2005, pero cuando se hace el ejercicio de buscarlas y preguntar, se encuentra con una nueva fórmula para calcular su “condena” por haber encendido la plancha o el ventilador, más de la cuenta.

Publicidad

“Debe haber un error”
Esa fue la frase que todos pronunciaron en privado cuando observaron el importe a pagar en las facturas de Julio. Cuando el aumento ganó lugar en los medios, las aclaraciones comenzaron a llegar. Primero, el Presidente de la entidad, Emilio Longueira (ningún consejero está autorizado a hablar), sostuvo que el ítem que se había incorporado era de un importe de $ 5 por usuario, dictaminado por el transcurso de dos meses, por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires “para ayudar a las Cooperativas”. La explicación resultaba escasa, puesto que los reclamos indicaban cifras que excedían y en mucho las posibilidades del bolsillo de la gente. Salvo aquellos que están dentro de la “tarifa social” que son cada vez menos, el resto tuvo que descargar sobre la caja, una cifra que no tiene derecho a protesta.
Tal como se dijo en el 2005, se pena el CONSUMO, no sólo por la crisis energética que por falta de inversiones sufre nuestro país y que ya ha obligado a las empresas a aumentar sus costos utilizando energía alternativa, sino porque mundialmente es un bien casi tan escaso como el agua. En síntesis, para concientizar hay que usar bien los “garrotes”. La pregunta de todos, es dónde y para qué se usa ese dinero, ya que hasta el momento ni las famosas “lámparas de bajo consumo” que regalaba el gobierno, han llegado a estos lares.

Cuentas claras
Al titular del medidor, AMR, le ocurrió lo siguiente: En Mayo, le compró a la Coopser 174 Kw que consumió en 34 días, por los que pagó 29,59 pesos y una multa de $ 1,88. En Junio, por exceso de plancha o calefactor, el mismo titular compró 254 Kw, es decir 80 más que el mes anterior. El período de escandaloso despilfarro abarcó esta vez, 28 días, por los que pagó 45,03 pesos y una multa de 3,78. Pero el muy irresponsable socio AMR, le ató las manos a su mujer para que no planche y apagó la luz del patio que había colocado para detectar chorros y sólo consumió 195 Kw, es decir 60 Kw menos que el mes anterior, por eso la Coopser sólo le cobró 32,88 por sus 29 días de consumo, mientras el gobierno lo castigó con una multa de 15,18 pesos, porque fue precisamente en ese período, donde Cristina, Aníbal y Julio De Vido, firmaron esa resolución de aumento.
Por si le resulta aburrido, AMR, con un consumo similar en los meses de Mayo y Junio, pagó diferencias siderales. Por un lado hay que tener en cuenta que cada usuario entra en escalas diferentes según su consumo, pero por el otro, la penalización por la cantidad de kw requeridos puede parangonarse con las retenciones variables que tanto desvelan al chacarero, la curva sube sin que Ud. sepa si por un día más o un día menos en que pase el empleado que toma el consumo del medidor, no sólo tuvo la desgracia de cambiar de categoría, sino de multiplicar su “condena” indiscriminadamente.

Sólo San Pedro
Ante esta situación y otras que son escandalosamente más ilustrativas y que bien pudieron ser tomadas como ejemplo para esta nota, la pregunta de todos es cuánto dinero demás se fue este mes a raíz de la voracidad recaudadora y dónde se depositan. Pues bien, hay una cuenta específica habilitada para estos depósitos. La norma se viene cumpliendo a rajatablas, pero hasta hoy no pudimos obtener cuánto es el dinero que ya hemos depositado los sampedrinos.
Imagine, esa cifra trasladada a municipios del conurbano o ciudades cabeceras. Cuánto dinero ha logrado sumar esa cuenta desde el 2005 y a cuánto ascenderá este año.
Por lo que se sabe solo hay en construcción dos nuevas alternativas de generación de energía que serán escasas a la hora de satisfacer la demanda de una Argentina que pretendía crecer. Hace falta que se realicen varias obras para poder suministrar a la industria, al comercio y al ciudadano, la cantidad que necesita. Sin embargo, esta ni siquiera es toda la realidad, porque cada vez que Ud. paga la factura de la Coopser, le regalan varios ítems para que se entretenga.
Como Ud. sabe, una cooperativa sobrevive por la voluntad solidaria de sus socios que la rescatan cada vez que está en problemas o cuando queremos realizar una nueva obra. La herramienta prevista, se llama “capitalización”. Es un porcentaje extra que votan los delegados que representan al socio ante el Consejo de Administración que debe ser aplicada a un fin determinado. En el caso de San Pedro, desde principios de año, la “capitalización” es obligatoria y se establece en un porcentaje sobre el consumo básico y siempre de acuerdo a la “inversión” que se desee hacer.
El otro ítem que tiene relación directa con el sampedrino, es el FOPC, la sigla que representa el “Fondo de Obras Públcias Comunitarias” creado a iniciativa del ex Intendente Juan José Sánchez, para conformar una cuenta especial cuyos fondos reciclables se apliquen a obras que beneficien a los vecinos.

Pagando con alegría
Los múltiples renglones con cargos fijos para los usuarios, tampoco son menores. La mayoría se paga desde hace años sin que nadie se pregunte a dónde va a parar ese dinero que se recauda en territorio bonaerense y en el país, según sea la ley. Veamos:
Ley 23.681, data del año 1989 y es una ley nacional que dispone un recargo sobre el precio de venta respecto de las tarifas vigentes en cada período y zona del país aplicados a los consumidores finales. La norma fue modificada por un decreto que lleva el número 1378 y fue dictada en el año 2001. Su administración está a cargo de la Secretaría de Energía, que debe depositar en un plazo máximo de diez días el dinero correspondiente a la Empresa de Energía de la Provincia de Santa Cruz. Sí, Santa Cruz aunque de todos modos, es sólo el seis por mil. Todo esto tiene un límite, el mismo se cumplirá cuando se interconecten al sistema nacional. Sólo son 19 años que Ud. lleva pagando este canon.
En segundo término, se encontrará con la Ley Provincial 7.290 que grava con el 10 por ciento su consumo mensual. En realidad no es una ley, es un Decreto que data originalmente de 1967, es decir que sólo han pasado 29 años desde su aplicación. Su destino: la constitución de un fondo especial para la energía, motivo por el que Ud. ve a diario cómo los intendentes reciben a raudales obras de iluminación para sus pueblos. Un pequeño detalle, esta disposición se fue reformando poco a poco, en 1968, dos veces en 1972, otra en 1973, en 1978 y 1979, reforma las alícuotas y porcentajes y luego viene la de 1983 que con benevolencia suavizará este cargo a comercios e industrias en forma decreciente hasta el año 2001. En síntesis, Ud. contribuye desde hace 39 años a la realización de obras y al subsidio de las tarifas comerciales e industriales.
En el tercer rubro, nos encontramos con otra ley provincial, ya que siempre la legislatura bonarense trabaja a destajo por el bienestar ciudadano. Se trata de la Nº 9038. Fue sancionada el 28 de Abril de 1978, en plena Dictadura y con el propósito de seguir contribuyendo en principio con un 3% para obras de energía en territorio bonaerense y luego se subió a un 5,5% para destinarlo a las inversiones que demanda la “Central de Acumulación por Bombeo de Laguna La Brava, radicación de potencia en el área de Bahía Blanca y sus interconexiones. Queda claro que la laguna La Brava cumpió el pasado mes de Abril 30 años de vigencia, una verdadera virtud en la constancia para seguir consolidando la equidad.
El siguiente y cuarto rubro es otra ley provincial, la Nº 11.969. En este caso se trata de una norma cuya juventud alegra. Fue sancionada el 10 de Julio de 1997, hace apenas 11 años, para regular tratativas entre provincia y nación por la distribución, estableciéndonse en un seis por mil el cano a abonar por el usuario. En el texto de la norma se habla de devoluciones a los municipios, a excepción de los conceptos correspondientes al alumbrado público. No queda demasiado claro si ese monto que pagamos por sólo más de una década ha logrado mejorar la situación de quienes hoy apagan hasta la plancha para no recibir la famosa multa de la que se habla al principio de esta nota.
La lista de lo que Ud. paga sigue y tiene derecho a saber para qué es. Su número es el 11.769, según reza la boleta es un fondo compensador que se lleva sólo un cinco por ciento de su dinero. El 5 de Febrero de 1996, comenzó la historia de esta norma que con más de 10 modificaciones, estipula una “ayuda” a las distribuidoras locales para el sostén de sus servicios. Es apenas un 5 por ciento más, pero no el último.
Queda la ley 9226, también producto del trabajo de los legisladores proviniales, prevee el destino de un 6% a los municipios sobre la facturación total, a excepción del alumbrado público. Un porcentual que con seguridad, sólo sirve para equilibrar en parte la morosidad que se registra en el pago de la tasa de Alumbrado Barrido y Limpieza.
Ahora que Usted lo sabe, tenemos una perlita más: por los próximos dos meses y para ayudar a las Cooperativas, se ha establecido un nuevo monto fijo de cuatro pesos con cincuenta centavos, como cuota extraordinaria establecida por un decreto firmado en Junio del presente año para ayudar nuevamente a las cooperativas. Para que Ud. sienta que cada día es un contribuyente más importante debe recordar que con el mismo fin ya se pagan cinco pesos mensuales desde que se firmó el Decreto 3142 del año 2007 que, por supuesto, siempre se dijo que era algo meramente transitorio y como “aporte de capital”.
Bien, hasta aquí su alegría aumenta, puesto que hemos olvidado recordarle que por su consumo también paga el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que luego también abonará ante cualquier otra compra que realice en cualquier comercio que otorgue facturas o en otros servicios públicos violando el propio concepto de lo que singnifica un “valor agregado”. Filosóficamente, la teoría de la plusvalía, tiene en la Argentina un significado superador para hacer sentir al ciudadano cada vez más contento al ver que son miles los que ni siquiera llegan a poder tener un medidor y deben recurrir a un vecino para recibir el suministro.

Pequeñas conquistas
Por suerte, aún sigue siendo la Coopser, una excelente herramienta para proporcionar otros servicios, siempre y cuando no se arriesgue a inversiones como la costosísima fibra óptica que hasta el momento sólo sirve para la comunicación interna entre sus distintas sedes. Con gran acierto los servicios sociales, han solucionado y mucho, los problemas de Sepelio. Un servicio por el que una gran mayoría paga, pero no desea usar mientras se reducen considerablemente las otras prestaciones de servicios sociales por cuestiones de racionalización, como ha sido el caso de la ambulancia que servía de combi y ahora exige que se abone un plus para solicitar su uso.
Una verdadera delicia que merece una reflexión menor pero no por ello menos peligrosa: la falta de participación ciudadana en una empresa que nos pertenece es la que habilita todos los atropellos que Ud. acaba de leer. Ahora, baje el interruptor y espere a la luz del día para leer esta nota, porque las penas serán cada vez peores.

Impuestos elevados
Ante la cantidad de quejas, La Opinión Semanario, recibió varias facturas del servicio eléctrico. De allí surgen algunas interesantes cuentas que marcan la incidencia de los impuestos en el importe global. Comentamos algunos ejemplos:
– Carolina, tiene un comercio y por su consumo en el mes de Mayo, pagó $ 304, 37, en la última boleta, el importe no sólo subió a $ 469,73, sino que además, el 57% del monto, es destinado a impuestos y contribuciones, llámense: Programa uso racional de energía, cuota extraordinaria, leyes nacionales y provinciales, capitalización, fondo de obras públicas, etc. Comparando estas mismas facturas, se puede apreciar claramente que no llega a $ 20 el incremento de la tarifa básica, pero igualmente la diferencia general al pagar, es de $ 165,36.
– Gustavo, en la factura del mes de Junio, pagó $ 284,35, mientras que al mes siguiente recibió el sorpresivo importe de $ 445,84. Este incremento, se debe principalmente al efecto cadena, que dan los porcentajes por impuestos. O sea, es claro, a más consumo, más penalidad, pero la ecuación con el resto de los ítems sigue siendo excesiva. Sacando cuentas, pudimos observar como abonó 38,5% y 56,8% respectivamente de cargas tributarias.
– Carolina, por su parte, pasó de $ 304,37 a $ 469,73. En cuanto a los porcentajes sobre la tarifa total, son de 39,6% en Mayo y 57%, en Julio.
– Jorge, a quien la boleta le creció en casi $ 130, pasando de $ 312,63 en el mes de Junio, a $ 442,21 en Julio, el porcentaje destinado a los ítems fue de 45,9% y 56,9% respectivamente.
Como estos, hay miles de casos, ya que las diferencias en los precios han sido recibidas en múltiples domicilios. Incluso, en las localidades, ya que Mario, de Río Tala, comentó que su incremento fue en los últimos tres meses, ya que pasó de $ 97 a $ 183 y este mes se encontró con $ 285.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias