24.2 C
San Pedro
domingo, octubre 24, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Analizan videos y testimonios para dar con quienes asaltaron a la familia Barbosa

Los investigadores reúnen datos y pruebas que sirvan para esclarecer el robo sufrido por la familia santalucense el viernes pasado. Buscan establecer si son los mismos que perpetraron varios de los ilícitos acontecidos en los últimos tiempos.

 

En medio de una semana donde los casos de asaltos y robos violentos recrudecieron, se tratan de establecer distintos aspectos vinculados a esos hechos para dar con sus autores.

Publicidad

Las modalidades y movimientos utilizados por quienes se manejan con suma violencia hacen suponer que podría tratarse de una banda organizada que azota la zona, sobre todo por la coincidencia de  algunas características de los episodios registrados.

El último sucedió el pasado viernes por la tarde en una propiedad de la localidad de Santa Lucía. Entre los datos y testimonios recogidos se analiza la posibilidad de ciertas conexiones locales para cometer ilícitos en la zona.

Esto trae a colación un hecho que tuvo lugar el día anterior al sucedido en Santa Lucía, en el que asaltaron a una familia que vive en el parador Panamé, ubicado sobre la Ruta 9, kilómetro 191, en jurisdicción de El Paraíso, partido de Ramallo, muy cerca del límite con San Pedro.

La concordancia que se halló entre los dos hechos es que del atraco participaron al menos tres personas, muy violentas, quienes les pegaron a las víctimas, las maniataron y se fugaron a bordo de una camioneta Ford Eco Sport oscura.      

Los testimonios recogidos en Santa Lucía también indican la posible presencia de una camioneta con esas características en inmediaciones del comercio de la familia Barbosa.

Esos datos y las imágenes reportadas por las cámaras del Centro de Monitoreo forman parte del análisis, ya que el mismo día del hecho en Santa Lucía, unas horas antes, se advirtió la salida de la ciudad de un vehículo similar al descripto, lo que permite establecer sospechas y conexiones que los investigadores irán confirmando o descartando acorde avancen en el caso.

En recuperación
Arturo Barbosa, un reconocido comerciante de Santa Lucía que posee su negocio en la esquina de Belgrano y Doyle, fue sorprendido por tres sujetos que lo apuntaron con un arma, lo amenazaron y pegaron en reiteradas oportunidades, exigiendo que les entregue una presunta cifra de dinero que, aseguraban los ladrones, tendría la víctima.

“Arturo tiene muchos golpes, está muy dolorido y golpeado, la cara muy desfigurada”, relató su mujer. “Le dieron en el tórax, las costillas y riñones”, precisó y agregó: “Primero le pegaron una trompada, se desvaneció y en el piso le siguieron pegando puntapié”.

Barbosa fue trasladado a la Clínica Privada San Pedro y permaneció internado hasta descartar lesiones internas.
No es la primera vez que en Santa Lucía hay robos de estas características en las que los delincuentes van con la seguridad de que las víctimas poseerían una suma de dinero equis, por la que reclaman a golpes mientras dura la odisea.

Más encapuchados
El mismo día en que fue asaltada la familia Barbosa en Santa Lucía, en horas de la mañana, en una propiedad ubicada detrás de la cancha de Independencia FC se produjo un violento asalto del que también participaron tres personas, dos hombres y una mujer.  Los sujetos, encapuchados y armados, sorprendieron a la madre y sus pequeños hijos que se encontraban descansando en el interior de la vivienda.
“Abrieron la puerta de entrada que estaba sin llave porque mi marido recién había salido e ingresaron tres encapuchados, una mujer y dos chicos”, contó la dueña de casa.

“En medio de la locura que era todo, me pedían plata y me escapé; uno de los ladrones le avisó a los otros que me escapaba, salí corriendo por el campo para el lado de la calle Lavalle y escuché un tiro. Ahí me volví porque pensé que le había dado un tiro a mis hijos”, relató.
En ese momento los delincuentes tomaron lo que tenían a mano y se fueron del lugar sin que nadie advierta lo que estaba sucediendo. “Mi marido trabaja en la trilla, ahora nos quedamos sin un centavo”, se lamentó la mujer.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias