13.5 C
San Pedro
lunes, junio 14, 2021
spot_img

Amenazas, tiros y muerte: siete años después, vengaron la muerte de un familiar

Hugo “el Largo” Rodríguez fue asesinado el lunes tras recibir una perdigonada producto de un disparo por la espalda. Sucedió en la esquina de Bajada de Chaves y Saavedra. Por el hecho están aprehendidos César “Chino” Villarruel y su sobrino Franco. Para los investigadores, todo guarda relación con el asesinato de Mauricio “Oso” Villarruel, en el año 2007.

Publicidad

 

A lo largo de todos estos años la zona conocida como la Baja de Chaves, sobre el sector norte de la ciudad y lindera con el Riacho San Pedro, ha sido escenario de episodios cruentos y hasta emblemáticos por sus características. En su mayoría los protagonistas son “los mismos de siempre”, al menos así grafican los vecinos lo que allí sucede, ya hartos de que una conocida familia del lugar quiera poner orden a su modo y como sea, aunque para ellos, por lo viso, existe una sola manera: a los tiros y de prepo.
Lo que sucedió el lunes es tan simple como decir que una familia se vengó de otra. Lamentablemente las diferencias se las cobran con la vida de las personas, y lo más preocupante de todo, es que nadie puede asegurar que esto haya terminado aquí.
Todos los caminos de la investigación apuntan a la venganza. Fueron los integrantes de la familia Villarruel quienes tomaron represalias por lo acontecido hace siete años, cuando un integrante de la familia Rodríguez asesinó a uno de los suyos.
Ambos grupos familiares son del barrio El Amanecer desde hace muchos años. Los matrimonios vivieron siempre en la zona y sus hijos se criaron allí.
Nadie sabe a ciencia cierta por qué se generaron las diferencias, pero el asesinato de Mauricio “Oso” Villarruel, ocurrido en el año 2007, fue el generador de un enfrentamiento sin fin entre vecinos que ahora se cobró la vida de Hugo “el Largo” Rodríguez. El hombre de 62 años fue atacado a balazos durante la mañana del lunes en el mismo lugar donde su hijo Hugo “El Presi” Rodríguez había matado a Villarruel.
La Justicia actuó rápido y a las pocas horas de haberse cometido el hecho se logró aprehender a seis personas de las cuales dos están sospechadas de tener relación directa con el crimen.

Publicidad

La venganza de “Los Villarruel”
Por este hecho se encuentran alojados en la Comisaría local César “Chino” Villarruel, de 35 años, y un familiar suyo, Franco Flores Villarruel, de 18. Los dos son los sospechosos de haber tenido relación directa con el asesinato, aunque la Justicia busca determinar cuál de los dos disparó.
Para la Dra. Gabriela Ates, Fiscala a cargo del caso, existe un solo argumento por el cual le dispararon a Rodríguez: vengar la muerte del “Oso”, hermano de uno de los aprehendidos, el “Chino”, y tío de Flores.
La situación de los únicos sospechosos es muy complicada ya que para los investigadores lo sucedido no fue casualidad. Entienden que hubo premeditación, lo que agrava la causa. Es que se logró establecer que el día anterior al hecho, César Villarruel se habría presentado en la casa de los Rodríguez, ubicada a metros de la suya, con ánimo intimidatorio.
A la mañana siguiente, sabían que a Hugo Rodríguez se le había roto la camioneta y que indefectiblemente debería pasar por el frente de la casa para tomar el colectivo en la esquina de la Bajada de Chaves y Saavedra, ya que como todas las mañanas y desde hace 30 años años se desempeñaba en un establecimiento de la firma Gomila. Si no era el padre sería alguno de los hijos, ya que la cuestión era hacer justicia con cualquier integrante de la familia.
Así fue como esperaron a que el hombre pasara por el lugar y, según el testimonio aportado por una mujer que circulaba unos metros atrás de donde se produjo el episodio, a “el Largo” Rodríguez le dispararon a quemarropa, prácticamente lo ejecutaron.
Fue un solo disparo, pero los perdigones del cartucho impactaron en la víctima, uno en la espalda y otro en el cuello. Rodríguez fue trasladado por sus propios familiares a la Guardia del Hospital local y momentos después falleció.

“Te vamos a dar donde más te duela”
Según se pudo saber, entre las amenazas recibidas por los integrantes de la familia Rodríguez recordaron una frase que Villarruel les habría expresado durante el día anterior. “Te vamos a dar donde más te duela”, les habría dicho, y efectivamente así sucedió.
Una vez consumado el hecho, durante las primeras horas de la mañana, “El Chino” prácticamente se atrincheró en su casa de la Bajada de Chaves, insultó y amenazó a todo aquel que se parara enfrente.
Momentos después se produjo un importante operativo policial en que se logró aprehender a César “El Chino” Villarruel, a Franco Flores Villarruel y a otras cuatro personas, dos varones y dos mujeres.
Se vivieron momentos de suma tensión debido a la resistencia que opuso Villarruel ante la presencia de los uniformados. De todos modos, se efectuaron cinco allanamientos y dos requisas en automóviles pertenecientes a los involucrados. Cuatro casas y un bar ubicado sobre la calle San Lorenzo, propiedad de esta misma familia, fueron allanados. Este último lugar, fue escenario de otros episodios graves que también involucraron a los jóvenes en cuestión. Allí fue donde hace un año atrás hirieron de dos balazos al jugador de fútbol Luciano Ríos y donde a principios de julio balearon a Jonathan Leguiza.
Como resultado de los operativos, además de las aprehensiones, la policía secuestró una escopeta 12/70 con sus respectivos cartuchos, la que además habría sido utilizada para disparar a la víctima; una tumbera, tres celulares, un chip y una moto que tenía orden de captura activa por hurto.
Las armas se hallaron sobre los techos de un canil que tenía Villarruel en su casa y la tumbera se encontró en la parte superior de la propiedad y en unos huecos fabricados sobre el suelo en un descampado lindante con la casa.
“El Chino” Villarruel y su sobrino permanecen alojados en la Comisaría, donde aguardan decisiones por parte de la Justicia. El caso está en manos de la Jueza de Garantías María Eugenia Maiztegui, quien deberá resolver la detención solicitada por la Dra. Gabriela Ates sobre las últimas horas del martes.

Vos me tirás, yo te tiro
Mauricio “El Oso” Villarruel fue asesinado en la noche del 6 de octubre de 2007, aproximadamente a las 23.30. Sucedió sobre la Bajada de Chaves, también en la intersección con Saavedra. En ese lugar, Hugo Evaristo “El Presi” Rodríguez, hijo del hombre fallecido el lunes, efectuó varios disparos contra el joven.
El homicida fue condenado a ocho años de prisión pero por los beneficios de la Justicia salió antes, con la condena cumplida.
Ya en libertad, “El Presi” Rodríguez, protagonizó otro sangriento hecho el domingo 21 de Julio de 2013. Alrededor de las 05.30, en plena vía pública, a mitad de cuadra sobre calle Pellegrini entre Las Heras y Obligado, cometió un homicidio.
En ese lugar, atacó con un arma blanca a Leonardo Otto, quien luego de recibir varios puntazos fue asistido por otras personas hasta ser trasladado a la Guardia del Hospital, donde dos horas después falleció.
Actualmente Rodríguez se encuentra alojado en una Unidad Penal cumpliendo condena por ese homicidio.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias