31.7 C
San Pedro
jueves, febrero 25, 2021

A tres años del asesinato de Nelson Lillo, el fiscal Marcelo Manso procesó a un tercer participante

El titular de la UFI 5 elevó a juicio la segunda investigación que abrió por el asesinato del policía y lleva a juicio a quien “sacó” al Roberto Branto Ayala de la escena del crimen. A las 11.30 habrá un acto en homenaje al policía fallecido.

Publicidad

 

Este lunes 25 de enero se cumplen tres años del asesinato del policía Nelson Lillo y, en consonancia, se cerró la segunda instrucción del caso con la confirmación del procesamiento de un tercer participante en el hecho.

Publicidad

En una primera instancia los tiempos de la Justicia prensaban y el fiscal Marcelo Manso cerró la instrucción con la elevación a juicio y el procesamiento de Roberto Branto Ayala. A su vez, abrió una segunda investigación que también concluyó, fue elevada a juicio, y terminó con Marcos Bruzzone llevado a debate por estar acusado de ser partícipe necesario en el hecho al “rescatar” al otro delincuente mientras escapaba tras participar del hecho.

Manso explicó que durante la instrucción se pudo comprobar que el tercer acusado entró en escena segundos después del asesinato del policía y retiró del lugar a Branto Ayala que venía escapando de la escena del crimen.

La justicia insistió en varias oportunidades para que Bruzzone sea detenido e imputado como corresponde pero todas las veces los jueces rechazaron esa petición cuando las pruebas eran determinantes para involucrarlo. Ahora se espera a que el Tribunal fije la fecha del juicio que será por jurados y con Branto Ayala y Bruzzone como los principales acusados.

Manso aseguró a La Opinión que pudieron acreditar la participación del cómplice en el hecho mediante el aporte de un testimonio clave, cámaras de seguridad y los movimientos posteriores que hizo el acusado posterior a la detención de Branto Ayala.

El hecho se produjo el 25 de enero de 2018 alrededor de las 11.30 en la esquina de Oliveira Cézar y Rivadavia cuando Lillo, de 25 años, y su compañera Laura Lencina quisieron impedir el robo a un repartidor oriundo de Baradero que había llegado al supermercado de capitales chinos que funciona en esa misma intersección y donde este lunes a las 11.30 habrá familiares y amigos del policía lo homenajearán.

Una placa en la esquina del homicidio que recuerda a Nelson Lillo. Foto: La Opinión.

Allí se produjo un enfrentamiento armado entre los efectivos y los dos delincuentes que sorprendieron al chofer del camión entrando en escena a bordo de una moto. Como resultado de la balacera murieron Lillo y el malviviente Pablo Morel, también oriundo de Baradero.

Branto Ayala, con un extenso prontuario delictivo, huyó herido hacia calle Arnaldo, intentó abordar otros vehículos hasta que en Salta y Arnaldo apareció en escena Marcos Bruzzone, quien es oriundo de Río Tala pero vivía en Baradero, cargó a Branto y lo sacó del lugar rápidamente.

A partir de allí se ataron un sinfín de conjeturas sobre qué fue lo que hizo el homicida durante las horas que permaneció prófugo hasta el momento de su detención dos días después cuando la versión oficial señaló que fue sorprendido mientras caminaba por la zona rural en cercanías del paraje Tablas, en sentido a la Ruta 9, quedando en el camino varios detalles que quizás jamás serán revelados.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias