14 C
San Pedro
viernes, julio 23, 2021
spot_img

Violencia de género: recuperado de coronavirus, Ramón Díaz continúa detenido en la Comisaría

El hombre de 35 años quien está acusado de apuntarle con un arma en la cabeza a su expareja y contrajo Covid-19 al momento de ser aprehendido fue dado de alta y permanece alojado en un calabozo de la dependencia policial.

Publicidad

 

La detención de Ramón Sergio Díaz, el pasado domingo 6 de junio, encendió todas las alarmas y dejó a la intemperie las falencias de un sistema que no estaba preparado para hacerle frente a una circunstancia tan particular como esta, donde el imputado presentó síntomas de coronavirus al día siguiente de ser aprehendido y su hisopado dio positivo.

Publicidad

Díaz atravesó el cuadro del virus alojado y aislado en un calabozo de la Comisaría San Pedro mientras que no se tomó ninguna otra medida más allá de haber puesto en riesgo la integridad física de quienes estuvieron cerca suyo.

Arrestado, cumplió con el período de aislamiento cursando la enfermedad sin ningún tipo de complicaciones y tras ser dado de alto las autoridades judiciales decidieron que permanezca alojado en la dependencia policial junto al resto de los presos. Mientras tanto, la Fiscalía N° 11 de la Dra. Viviana Ramos trabaja en la confección del pedido de prisión preventiva para el hombre de 35 años.

tras ser dado de alto las autoridades judiciales decidieron que díaz permanezca alojado en la dependencia policial

“Caramelo”, como lo apodan, es empleado municipal dependiente de la Secretaría de Servicios Públicos y cumple tareas en el Corralón, aunque corre peligro de quedar cesante como otros casos similares teniendo en cuenta la gravedad del delito por el que está acusado.  

Ramón Díaz fue detenido por la Policía luego de ser acusado de amenazar a su expareja y colocarle un arma de fuego en la cabeza, a la altura de la sien. A la vez, desde la defensoría oficial solicitaron su excarcelación a los pocos días de haber sido detenido, pero el Juzgado de Garantías se lo negó.

El acusado presentó síntomas de Covid-19 al día siguiente de ser alojado en un calabozo de la Comisaría, pero antes estuvo en la defensoría y en la Fiscalía, mientras que su expareja y el hijo, que se habían transformado en contacto estrecho, habían mantenido contacto con el personal que los asistió.

Afortunadamente y más allá de que tres policías debieron permanecer aislados por precaución, ninguna de las personas que mantuvieron contacto con el imputado presentaron complicaciones de salud.    

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias