12.6 C
San Pedro
martes, mayo 11, 2021

Tras la condena a Valles y Actis, habló el absuelto Olivera: “Nunca supe por qué estuve involucrado”

El policía Germán Olivera habló en exclusiva con La Opinión tras ser absuelto por la Justicia en el juicio por robo de ganado a un campesino en Río Tala. Facundo Actis y Fernando Valles fueron condenados a cinco años de prisión efectiva. Al cierre de esta edición, el segundo de ellos permanecía prófugo.

Publicidad

 

Luego de tres años de instrucción de la causa, en un juicio que tuvo lugar en la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de San Nicolás hubo veredicto en uno de los casos más polémicos de los últimos años, que tenía como imputados a tres policías acusados de robar ganado a mano armada, en patrullero y uniformados a un humilde campesino de la zona rural de Río Tala.

Publicidad

Tras los alegatos y pedidos formulados por la Fiscalía y las Defensas de los acusados, el Tribunal presidido por la Jueza Belén Ocariz dictó sentencia. Su resolución halló culpables a dos de los policías mientras que absolvió a un tercero.

Facundo Actis, quien llegó al juicio tras pasar dos años y medio detenido, fue condenado a cinco años de prisión efectiva.

El exjefe del Destacamento de Río Tala, Fernando Valles, corrió la misma suerte, aunque mientras duró la instrucción permaneció en libertad, por lo que una vez dictada la sentencia, que no fue a escuchar a la sala, se le ordenó la inmediata detención, aunque la medida no pudo hacerse efectiva porque la comisión policial que allanó su casa para trasladarlo al penal no lo encontró, lo que lo convirtió en prófugo de la Justicia, aunque su abogado Hugo Lima (h) sostiene que hoy se presentaría para acatar la condena impuesta, porque tenía que “resolver unos asuntos”. Así lo dijo el letrado tras dialogar con la esposa del condenado.

Actis permanecerá alojado en una Unidad Penal de Junín hasta que, presentación mediante, sea beneficiado con arresto domiciliario u otra figura que morigere la pena que recayó sobre él, ya que cumplió dos años y medio de prisión preventiva. Por su parte, Valles deberá purgar el total de la condena porque ni bien supo del caso presentó una eximición de prisión que le fue otorgada. Recién a los tres años y dos meses podría recibir arresto domiciliario.

El tercero de los imputados, el Oficial Principal Germán Olivera, fue absuelto en el fallo del Tribunal porque no pudo comprobarse su presencia en el lugar del hecho. El policía habló sobre el caso con La Opinión.

“Me involucraron por descarte”

“Es terrible todo esto que pasó”, describió el efectivo de 35 años a este semanario tras el veredicto. “Nunca supe por qué estuve involucrado, ya que dio la sensación de que me involucraron por descarte”, aseguró.

En ese sentido, la presunta participación de Olivera en el robo al campesino Francisco Pérez surgió porque el día del asalto, el 3 de junio de 2013, el agente no había estado presente en un operativo registrado en la Ruta 9 y la víctima dijo que a su campo fueron cuatro personas, dos de ellas uniformadas.

“La pasé muy mal, fue un proceso muy largo y no se lo deseo a nadie. Ahora solo pienso en seguir trabajando y olvidar lo más rápido posible todo esto que pasó”, señaló el efectivo, que nunca fue reconocido por la víctima, ni en la ronda de reconocimiento durante la instrucción del caso ni en el propio juicio oral, cuando estuvieron frente a frente.

El Oficial Principal Germán Olivera podrá seguir prestando servicios como efectivo en la división drogas de la ciudad de Zárate.

Durante su declaración en el juicio, el policía reconoció que no cumplía las horas por recargo de servicio (CoRes), como una manera de demostrar que ese día no estaba en la guardia del Destacamento, aunque así estaba registrado en el libro correspondiente.

Ello le valdrá un sumario en Asuntos Internos y hasta podría implicarle una causa penal bajo figuras como las de incumplimiento de los deberes de funcionario público o defraudación.

Las dos partes, conformes

La instrucción del caso llevó casi tres años y tanto el Fiscal de la causa como la Defensa se mostraron satisfechos con el veredicto.

Para el Ministerio Público Fiscal es importante que se haya condenado a quienes trabajaban como policías, es decir como brazo ejecutor del monopolio del uso de la fuerza que ostenta el Estado.

Aunque pueda evaluarse que la pena no fue la esperada –Manso había pedido 14, 12 y 10 años–, debe ponderarse que se trata de un fallo que responsabilizó a dos efectivos policiales de haber cometido un delito, lo que ya es por sí mismo escandaloso. Por “menor” que pueda considerarse al ilícito de acuerdo a la calificación penal, se trata de quienes tienen una responsabilidad muy importante, basada en la confianza de la delegación ciudadana, que es la que le pone un arma en las manos para que la proteja.

De lado de la Defensa, se logró la absolución de uno de los imputados y una baja considerable de las penas. Lima dijo que hubiese preferido que todos fueran absueltos, porque considera que el delito no existió, pero consideró “justa” la pena impuesta, aunque la iba a apelar.

Veredicto final

Después de tres días de juicio se estableció que el hecho se registró el día 3 de junio de 2013, aproximadamente a las 17.30. Allí aparece el Oficial Principal Fernando Valles como quien se presenta a bordo de un móvil policial en el campo de Francisco Pérez y le dice: “Tenemos que cargar cuatro vacas, las vas a entregar o te tenemos que cagar a balazos”, mientras junto a otra persona le apuntaban con un arma.

Así se pudo establecer que en ese mismo momento Valles se comunicó telefónicamente con Actis, quien luego arribó al lugar a bordo de una camioneta Ford Ranger gris y un trailer tipo jaula amarillo en el que trasladaron los animales, que son los que quedaron registrados por las imágenes de las cámaras de seguridad de la fábrica Prear que ilustran esta página.

Por otra parte y más allá de que el Defensor Oficial Alejandro Ares intentó demostrar que Actis no tenía nada que ver en el hecho, la Fiscalía logró exponer  que la camioneta y el trailer utilizados eran los suyos ya que si bien en las imágenes de las cámaras de seguridad no se pudo descifrar la patente las características de ambos rodados son similares a las del policía, registrados a su nombre.

Ahora, Asuntos Internos

Apenas culminó el juicio en el que se condenó a los ahora expolicías Facundo Actis y Fernando Valles a cinco años de prisión efectiva, el Fiscal Marcelo Manso elevó el pedido para que el Tribunal informe del veredicto a la auditoría general de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad.

Por un lado para que se investiga una de las cuestiones que salieron a la luz durante el juicio, donde los propios imputados señalaron que las horas CoRes habitualmente no se cumplían.

Por el otro, en relación a lo expresado por el personal de seguridad de la empresa que cedió las imágenes de las cámaras, quienes durante el proceso dijeron no recordar nada de lo sucedido pero días después del hecho habían indicado lo contrario. Sobre ellos podría recaer una causa por falso testimonio.

De allí se desprendió que quien estaba a cargo de la seguridad del lugar era un policía amigo de los imputados y que podría haber incidido en el cambio de postura de los empleados a la hora de dar testimonio en las audiencias. A ello debe sumarse la irregularidad detectada, ya que ningún efectivo en actividad puede ser el responsable de una empresa de seguridad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias