19.1 C
San Pedro
jueves, septiembre 16, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Tareas comunitarias para los asaltantes el destacamento de Río Tala

El hecho se produjo en Febrero de 2003 e involucró a un grupo de vecinos que facilitó la evasión de otros de la dependencia policial.

spot_img

 

Uno de los casos más resonantes de los últimos años, se cerró con una determinación que parece escasa si se tiene en cuenta la gravedad de lo acontecido. Se trata de aquella causa por “robo de ganado mayor, resistencia a la autoridad, lesiones leves, facilitación de evasión y evasión”, en perjuicio del establecimiento de la familia Andreani y el destacamento de la localidad de Río Tala, registrada el 12 de Febrero de 2003.
La determinación la tomó el Tribunal Criminal Nº 1 de la ciudad de San Nicolás. En primer término, se citó al propietario del campo y a los acusados para que se presenten el pasado 24 de Agosto ante la justicia. Allí, las cinco personas implicadas debían pedir “Las más sinceras disculpas”, al damnificado. Finalmente la convocatoria no prosperó, ya que el propietario del establecimiento no concurrió por causa justa y el caso se cerró.
Se trata de Orlando Palacios, su esposa Ana García, Sergio Palacios, hijo de ambos más conocido como “Cabeza de Plástico”; Claudio Palacios, primo de Sergio y Ramón López, amigo de todos, quien era menor cuando se produjo el hecho. Todos ellos, estuvieron vinculados a la causa mencionada. Finalmente, la Justicia, dispuso que los acusados realicen obras comunitarias como castigo, al participar del asalto al Destacamento. Las tareas encomendadas, que estas personas se han comprometido a realizar, serán las de tapar los pozos que diariamente se realizan en diferentes lugares de la zona rural en busca del cobre que transporta el cable coaxil, o el plomo que los cubre. Es bueno destacar que algunas de las personas citadas, fueron detenidas en varias oportunidades acusadas de robar cables. ¡Toda una paradoja! Robe, pida disculpas, fúguese de la Comisaría y luego vaya a tapar los pozos de otros elementos que también robó. Increíble, ¿no?

Publicidad

Recordando la jornada violenta
Los graves hechos desencadenados en la localidad de Río Tala recorrieron los principales medios del país como uno de los casos más resonantes de esos días.
Todo comenzó en la tarde del miércoles 12 de Febrero de 2003, cuando la Policía de esa localidad, a cargo del Oficial Cristian Suárez, intervino en un hecho de cuatrerismo en el campo del empresario Oscar Andreani. Minutos después el personal logró atrapar a cuatro sujetos, Claudio Palacio, Sergio Alberto Palacio, Sergio Darío Palacio y Ramón López quien en aquel momento era menor y los trasladó al destacamento junto a los restos del animal faenado.
En el atardecer, y a medida que transcurrían las horas, se fueron sumando vecinos frente a las puertas del destacamento manifestando su disconformidad con la detención. Pues los tres mayores fueron ingresados a un calabozo, mientras que el menor fue esposado a una columna de hierro en el patio trasero de esa dependencia.
Los propios familiares y vecinos de los detenidos, se apoderaron de elementos contundentes y decidieron ingresar por la fuerza, sin que los efectivos puedan detenerlos. Allí fue donde la mujer agredió al Oficial Suárez con un palo, mientras otros arrojaban piedras y trozos de baldoza contra el frente del edificio. Con una barreta, el padre de Palacios, logró forzar el candado de la celda y liberar a los tres presos.
Desde San Pedro acudieron patrullas policiales de refuerzo, pues eran más de cien las personas que se reunieron en la plaza central, ubicada frente al destacamento. Así fue como a las pocas horas lograron apresar a Sergio Darío Palacios, y Ana María García, pero por disposición del Juzgado de Garantías del Dr. Ricardo Pratti, ambos recuperaron la libertad una semana después.
Los resultados de aquel episodio, están a la vista.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias