12.1 C
San Pedro
lunes, junio 21, 2021
spot_img

Sadiv cedió gratuitamente su hospital para internar pacientes Covid-19

Gastón Vitale, director médico del Hospital Privado, remarcó que las instalaciones del nosocomio siguen estando a disposición del municipio como sucedió durante la primera ola de coronavirus.

Publicidad

 

La situación sanitaria en la ciudad está al límite desde hace varias semanas, los números de contagios no bajan y el sistema de salud comenzó a colapsar obligando a los médicos del sistema público a mantener a los pacientes en sus domicilios a la espera de una derivación o una cama de terapia intensiva.

Publicidad

Tras los episodios que se vienen sucediendo en la Clínica San Pedro, surgieron los cuestionamientos y la incertidumbre cuando los mismos que deben tomar decisiones generaron -aun cuando la urgencia parecía indicar que “tenían todo servido”- apostaron sobre la marcha a un cambio de planes que sonó más a capricho que la gravedad de las circunstancias.

En varias oportunidades los trabajadores de prensa preguntaron el motivo por el que se descartó la “opción Sadiv” y el porqué de no optar por un establecimiento con todos las comodidades, muy diferente a lo que ofrecen las instalaciones que cedió Andar donde hubo que colocar hasta un termotanque y biombos porque tiene un solo baño para transformarlo en pocos días en un centro de internación cuando a pocas cuadras había estado todo armado, y lo único que hacía falta es derivar el personal médico que hoy se desempeña en la Clínica San Pedro para atender en las camas que alquila el municipio a razón de unos 700.000 pesos por mes desde que comenzaron las obras de refacción en el hospital y como salvataje ante la crisis financiera en la que está sumida esa empresa privada desde hace varios años.      

Esta mañana el Dr. Gastón Vitale, director médico del Hospital Privado, habló en el programa Sin Galera, y explicó cómo se fue dando el retiro de las camas que durante los primeros meses de pandemia estaban en el edificio y reafirmó que el nosocomio está a disposición de las autoridades para cuando lo necesiten, justo en una etapa tan crítica y delicada en la que está sumergida la ciudad.

“Se terminó el contrato y después el municipio fue retirando el mobiliario que se fue instalando en Andar para este plan de contingencia que establecieron. Luego el único comodato que se hizo fue el de los tres respiradores para sumar recursos tecnológicos a la gestión municipal”, afirmó en relación a los tres aparatos de última generación que tras una gestión de Ramón Salazar fueron a parar a las dos clínicas que actualmente atienden a los pacientes con coronavirus.

Cuando se le preguntó si en algún momento lo contactaron para solicitar nuevamente el lugar, relató: “En cuanto a la internación no hubo contacto específico, pero para eso siempre manifestamos que estamos a disposición. El gran faltante que tenemos es el recurso humano, lo mismo que insumos, enfermería y mucamas, por ejemplo”.

“siempre manifestamos que estamos a disposición”, dijo el Dr. vitale.

“Lo que estaba previsto hacer en Sadiv es hacer lo que se está haciendo en Andar, un centro de internación”, de acuerdo al archivo de La Opinión los recursos humanos que había previsto la gestion del Dr. Guillermo Sancho sumaban cinco médicos, diez enfermeras, cuatro mucamas, cuatro administrativos y dos personas para seguridad que iban a ser derivadas desde hospital o centros de salud según fuese aumentando la demanda en plena pandemia. Esa era la idea de acuerdo a lo anunciado en abril de 2020.

“Obviamente que al tener las instalaciones habilitadas, tenemos todo el recurso tecnológico para dar una asistencia avanzada a los pacientes”, agregó Vitale en torno a esa consulta y agregó: “el año pasado Savid se hizo cargo de la carga del oxígeno y el municipio hizo lo demás”, en alusión a un tanque de 3000 metros cúbicos de oxígeno en el que la institución invirtió para dotar de oxígeno central a todo el sanatorio tal como se mostró en cada una de las habitaciones que cuentan inclusive con baño privado, calefacción y aire acondicionado. Quedó claro que las autoridades municipales, vuelvan a disponer del hospital privado y que con esa decisión podrían evitar pasar por los sobresaltos que hoy están soportando no sólo los médicos que al menos tendrían comodidades sino los pacientes que padecen la precariedad en la que reciben atención tomando en cuenta que Pami no ha tomado medidas para proteger a sus “capitados” porque tampoco pueden ser internados en el Sanatorio Coopser. Para esa situación, la única respuesta ha sido “los médicos de cabecera no hacen seguimiento Covid” y con ello se sobrelleva el abandono de los pacientes que no consiguen ser trasladados a otros centros asistenciales.   

“Obviamente que al tener las instalaciones habilitadas, tenemos todo el recurso tecnológico para dar una asistencia avanzada a los pacientes”

El año pasado, el municipio había acordado con Sadiv utilizar el área de internación si la urgencia del caso los obligaba, se aondicionó el sector, se colocaron camas de pino para suplementar las articuladas y hasta se equipó la farmacia, pero como el cuadro epidemiológico era otro y no hizo falta utilizar el establecimiento, las cosas cambiaron y hoy son los ciudadanos los que pagan las consecuencias.

Esta mediodía, el Secretario de Coordinación del Municipio, tomó nota nuevamente del ofrecimiento y se comprometió a seguir velando por la salud de la población más allá de la reticencia que tienen algunos profesionales a los que el estado local abona sus sueldos y ha vacunado a prestar servicios en otros lugares.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias