5 C
San Pedro
lunes, junio 21, 2021
spot_img

Roberto Debbag sobre el coronavirus: “Algunas variantes hacen que las vacunas no sean efectivas”

El médico infectólogo, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana Infectologia Pediátrica, se refirió este sábado en Sin Galera a las tres variantes del coronavirus COVID-19 que preocupan en el país: Manos, británica y andina, las dos últimas confirmadas en San Pedro.

Publicidad

 

El Gobierno municipal confirmó el viernes que San Pedro tiene circulación de la variante de coronavirus COVID-19 conocida como “cepa andina”, que se suma a la denominada “cepa británica” anunciada el domingo. En ambos casos se trata de pacientes contagiados a fines de abril que despertaron sospecha por el tipo de cuadro que presentaban tras ser diagnosticados.

Publicidad

Este sábado Sin Galera contactó al reconocido médico infectólogo Roberto Debbag (matrícula nacional 60253), vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana Infectologia Pediátrica, quien se refirió a estas variantes y los riesgos que comportan en esta segunda ola de coronavirus que afecta al país.

Debbag señaló que hay “miles y miles de variantes, pero hay tres de preocupación, porque producen más tasas de infecciones, son más transmisibles”.

Las más severas, señaló, “hacen que las vacunas no sean efectivas, como el caso de la sudafricana”.

“Se enferman más personas, se enferman más los jóvenes, se ocupan más capas del sistema de Salud, de terapia, y eso provoca colapsos”, explicó Debbag sobre las consecuencias de la aparición de estas variantes del coronavirus COVID-19.

El especialista consideró que teniendo en cuenta que hay tres ceepas que circulan, “la probabilidad de saber si es una variante o la otra no modifica en nada la situación epidemiológica”, pero sí hizo una advertencia sobre la importancia de que la población esté inormada.

“En una localidad pequeña o grande hay que hacer una comunicación creíble para que la gente tome de esa credibilidad para prevenir”, aseguró Debbag.

El infectóloco asguró que “se tienen que abrir más centros de testeos, tiene que haber más personas llamando a esas personas infectadas para saber con quiénes estuvieron y avisarles que se tienen que aislar”, porque si eso falla “lo único que queda al Estado es producir restriciones, que hay menos contacto”.

“Las restricciones no son suficientes cuando son tan transmisibles. La solución está en la vacuna”, sostuvo Debbag y consideró que con las restricciones se puede bajar la intensidad de los contagios, pero advirtió que son medidas transitorias que deben estar acompañadas por la vacunación y los testeos.

Sobre la importancia vacunarse, indicó: “Una vacuna que se administra en una persona, a las cuatro semanas le baja la mortalidad un 95 por ciento”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias