32 C
San Pedro
miércoles, enero 27, 2021

Otro papelón en el Concejo: el Presupuesto 2021 estaba mal hecho, nadie se dio cuenta y lo aprobaron en desequilibrio

El Ejecutivo envió un proyecto en el que la previsión analítica de gastos es 8 millones superior a la de los recursos que espera tener disponible, lo que es un error porque es obligatorio que el presupuesto sea equilibrado. Sin embargo, en el Concejo nadie se dio cuenta, ni el oficialismo que aprobó la ordenanza ni la oposición que votó en contra.

Publicidad

 

El Concejo Deliberante y el Gobierno municipal comparten responsabilidades en un nuevo papelón político que se suma al error que cometieron con el proyecto del Howard Johnson Marinas, con la ordenanza rechazada pero que en realidad estaba aprobada: antes de fin de año, aprobaron el Presupuesto 2021 a pesar de que estaba mal hecho.

Publicidad

Nadie se dio cuenta: ni el oficialismo cuyos concejales levantaron la mano para respaldar el proyecto de Salazar ni la oposición, que votó en contra. ¿Nadie leyó el expediente completo? Es probable, porque el error que encontró La Opinión es ostensible: el presupuesto no está equilibrado, el monto de gastos previstos supera al de los recursos que se espera recaudar y eso no puede suceder.

El cálculo de gastos es 8 millones superior al de los ingresos: no hay equilibrio, está mal.

El manual de Presupuesto municipal de RAFAM dice con precisión que la Secretaría de Economía, que en San Pedro conduce el abogado exjuez de Faltas Fabián Rodríguez, “deberá compatibilizar la programación de la ejecución física y financiera emitida por las jurisdicciones y entidades, con la previsión de la totalidad de recursos a ingresar en el período considerado”.

Lo establece la Ley Orgánica: “La formulación y aprobación del Presupuesto deberá ajustarse a un estricto equilibrio fiscal, no autorizándose gastos sin la previa fijación de los recursos para su financiamiento”.

Es decir: el plan de gastos para el año 2021 tenía que tener el mismo monto que la previsión de recursos disponibles. Sin embargo, el dinero que se planificó para las distintas áreas suma alrededor de 8 millones por encima de lo que se estableció como cálculo de ingresos totales.

El Presupuesto 2021 está aprobado por 2.267 millones pero el detalle analítico de los “gastos por jurisdicción, estructura programática, fuente de financiamiento y objeto”, donde se detalla con precisión a qué se destinará el dinero, suma más de 2.275 millones. Imposible. No se puede. La ley así lo establece.

Fabián Rodríguez y el equipo de Economía se equivocaron. No podrían haber presentado un presupuesto en desequilibrio. En el Concejo Deliberante, por su parte, no podrían haberlo aprobado y deberían, como hicieron el año pasado ante una gran cantidad de errores que detectaron, devolverlo para su readecuación.

Sin embargo, en la comisión de Presupuesto que preside el oficialista Martín Pando e integran Juan Pablo Ruozi, Iván Paz, Martín Braybar y Gastón Casco, nadie notó el error. Tampoco lo notaron los restantes 13 concejales de ambos bloques. Ni siquiera la presidenta del HCD, Mónica Otero, una de las más atentas, generalmente, al cumplimiento de los reglamentos.

Ahora habrá que ver qué sucede. Todo indica que desde el punto de vista administrativo, la situación podría corregirse modificando las proyecciones de ingresos o de gastos para lograr el equilibrio, aunque habrá que esperar qué ordena el Tribunal de Cuentas ante lo ocurrido.

Desde el punto de vista político se trata de un nuevo papelón del secretario de Economía, Fabián Rodríguez, a la hora de confeccionar el Presupuesto, y de los 18 concejales, que votan los expedientes, a favor o en contra, sin siquiera leerlos.

Más tarde, este medio certificó qué había sucedido, porque el expediente desequilibrado existía pero los concejales de la Comisión de Presupuesto habían trabajado con uno que estaba bien: sin avisar ni seguir los pasos formales, el Concejo y el Ejecutivo cambiaron el proyecto original 30 horas después de presentado.

Es decir que a la sesión del 28 de diciembre llegó un dictamen con el expediente corregido pero sin que los ediles supieran del error cometido ni del reemplazo de anexo que estaba mal confeccionado, porque se hizo por fuera de los pasos formales que corresponden.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias