13.3 C
San Pedro
martes, septiembre 28, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Niegan pelea entre guardiacárceles

Los protagonistas de una pelea trabajan en las unidades penales Nº 41 y 21 de Campana, pero se habrían enfrentado por un “viejo problema” que se inició hace dos años. Uno de ellos, Ricardo Amaya de 24 años, fue detenido, pero horas después quedó en libertad. El lunes el Servicio Penitenciario dispuso su baja definitiva.

 

“Fue un intercambio de palabras y nada más”, dijo Manuel Amaya, el hermano de Ricardo Amaya, el guardiacárcel que fue denunciado por un colega por haberlo golpeado en la madrugada del sábado en la esquina de la estación de servicio de Mitre y 3 de Febrero.
Amaya comentó a La Opinión que esa noche él se había encontrado con su hermano en esa esquina. “Yo estaba comiendo una hamburguesa en la Esso y él estaba con otros amigos cuando llegó Cordara (el otro guardiacárcel). Se pelearon por un problema que tenemos y éste cuando anda con otros pibes, lo desafía a mi hermano porque se piensa que se va a echar para atrás”, dijo Amaya confirmando que él no había presenciado el enfrentamiento porque “mi hermano desapareció y al rato me llamaron para decirme que había discutido y estaba en la Comisaría. Pero no le pegó ni nada como dicen. No hubo pelea. Le hizo una denuncia Cordara”, explicó.
Ricardo Amaya, de 24 años, se desempeñaba hasta este lunes como guardiacárcel en la unidad Nº 21 de Campana, mientras que su oponente Cordara lo hace en la Unidad Nº 41 de la misma ciudad. Ni su hermano ni otro miembro de la familia quisieron explicar cuál fue el verdadero motivo de la discusión, pero aseguran que es estrictamente personal y no tiene nada que ver con su labor.
“Lo único que te puedo decir es que viene desde hace dos años el problema”, aclaró Manuel.
El padre del acusado dijo que su hijo había conseguido su puesto por la relación que su familia tiene con el Dr. Carlos Rotundo, actual Subsecretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia.
El titular de la Comisaría había anunciado que informaría lo ocurrido al Servicio Penitenciario, y por eso el lunes, después de que Amaya se presentara para trabajar, recibió la baja definitiva. En un comunicado oficial, poco después el Ministerio informaba que “El ministro de Justicia, Dr. Eduardo Di Rocco, junto al Jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, Dr. Fernando Díaz, separaron hoy al guardia Isaac Ricardo Amaya, quien prestaba servicios en la Unidad Carcelaria 21 de Campana. Amaya agredió físicamente en la madrugada del sábado último a otro agente penitenciario, numerario de la Unidad 41 Campana, en una estación de servicio ubicada en calle Mitre al 1100 de la localidad de San Pedro, por lo que fue denunciado ante la justicia, en un hecho caratulado “agresión en la vía pública a personal penitenciario”. De inmediato, y ante la gravedad se dispuso la baja del guardia protagonista de la agresión”.
Su hermano Manuel también mantiene una relación laboral como guardiacárcel en la ciudad de Campana, pero en su caso aclaró que no está trabajando actualmente “porque estoy suspendido por un problema que tuve” sobre el que evitó brindar mayores comentarios.

Publicidad

“Le bajó los dientes”
El joven Ricardo Amaya cuenta con un antecedente grave ocurrido a principios de Julio en la Comisaría, adonde había sido trasladado por una contravención. Amaya agredió dentro de la dependencia a un agente, a quien golpeó en la cara provocándole la pérdida de tres piezas dentales, según se informó.
“Ese fue otro problema y tampoco dicen toda la verdad porque ellos los policías también pegaron, yo estaba ahí también. Pero no puedo hablar más porque está todo sumariado, y hay una denuncia penal”, indicó Amaya.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias