7.8 C
San Pedro
domingo, octubre 24, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Modificaron los lomos de burro pero siguen sin cumplir con la ordenanza

El personal de la Secretaría de Servicios Públicos retiró los que habían sido colocados en primera instancia y los construyó de nuevo. Igualmente no respetan lo reglamentado a través de la ordenanza vigente.

 

La queja de los vecinos y transeúntes obligaron a que los lomos de burro que habían sido colocados sobre la calle Caseros, entre Sarmiento y Aníbal de Antón, fueran modificados.

Publicidad

Desde un principio, ni bien se los construyó hace poco menos de un mes, originaron el malestar de quienes a diario circulan por el lugar debido al riesgo que originaban en todo momento.

Esto originó que desde la Secretaría de Servicios Públicos se resolviera cambiar los reductores de transito y así disminuir la peligrosidad. Primero se retiró el que se encontraba a metros de la calle Aníbal de Antón y se volvió a colocar uno nuevo algo más bajo pero prácticamente de la misma longitud.

Hace pocas horas sucedió lo mismo con el que se encontraba sobre Caseros a metros de la calle Sarmiento y se aguarda que en las próximas horas sea colocado nuevamente pero con distintas medidas.

Días atrás un vehículo sufrió graves daños al golpear contra el lomo de burro y un motociclista cayó al suelo al intentar sobrepasar el reducidor de tránsito.

De todos modos y aunque parezca recurrente los lomos de burro siguen sin cumplir con la ordenanza vigente y a simple vista se puede advertir que está lejos de que eso suceda.

Es decir que a pesar de la voluntad expuesta y de escuchar el reclamo de los vecinos, quienes toman decisiones siguen sin leer los reglamentos existentes.

Los reductores de velocidad están lejos de respetar la ordenanza aprobada en el año 2014. Las medidas permitidas señalan que la “loma” debe medir como máximo siete centímetros de alto, una extensión de 3 metros en total, un metro del lado de la subida, otro metro de explanada y un metro restante para lo que sería la bajada.

Para ser visualizadas por quienes transitan por el lugar corresponde que estén pintados con franjas amarillas y blancas en modalidad “cebra”. Por otra parte la ordenanza exige que a unos 40 metros de llegar al reductor de debe colocar un cartel indicador que anuncie la presencia del reductor de velocidad y a cinco metros se debe colocar una franja amarilla para que anticipe en frenado. Lamentablemente nada de eso se respeta y los lomos de burro siguen sin respetar lo reglamentado.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias