21.1 C
San Pedro
domingo, febrero 28, 2021

Más de 200 inscriptos para la Policía Local

El lunes entregaron 119 números y el martes 108. La mayoría son mujeres, aunque serán el 30 por ciento de las elegidas. Para el viernes, calculan que tendrán más de 500 aspirantes, de los cuales deberán elegir 60 para la primera tanda de becados que harán la instrucción. Ayer se firmó el convenio en el Ministerio de Seguridad y ahora deberá aprobarlo el Concejo Deliberante. Hubo preocupación cuando advirtieron que algunos jóvenes no alcanzaban a comprender cómo se llenaba una planilla.

Publicidad

 

El lunes comenzó la inscripción para los aspirantes a la Policía Local. A primera hora, el frente de la Dirección de Seguridad, Tránsito y Nocturnidad estaba lleno de personas con deseos de ingresar a la academia para ser parte de la fuerza de proximidad, menos por vocación que porque ven en ello una salida laboral.

Publicidad

Pocos hombres y muchas mujeres durante la primer jornada, tendencia que no se modificó el martes. Con carpetas y sobres en mano en los que contenían sus certificados analíticos del colegio secundario, fotocopias del DNI y dos fotos 4×4, los jóvenes ocupaban la vereda del sol frente a la Comisaría.

Muchos de ellos se desanimaron cuando se enteraron que no inscribirían a quienes tuvieran “tatuajes visibles” en manos, brazos, cuello, etc., lo que despertó una polémica que continuó en las redes sociales (ver recuadro).
Otros la pasaron mal al momento de llenar las planillas, ya dentro de las oficinas, situación para la que tuvieron algunas dificultades de comprensión, al igual que frente a algunas preguntas que les hicieron.

Aun así, no hubo “rechazos” entre los que llegaron hasta el personal que los atendía y lunes y martes terminaron con una gran cantidad de inscriptos, de entre los que quedarán seleccionados los primeros 60 para hacer el curso de nueve meses, que prevé una beca de 5 mil pesos para cada uno.

Más de 100 por día

Hasta ahora, hubo 119 inscriptos el lunes y 108 el martes. En Inspección los atienden en dos oficinas, con dos personas cada una, que reciben la documentación y completan la planilla a partir de una serie de preguntas al interesado.

En principio, el plan era dar 100 números por día, pero como hay muchos que plantean que podrán inscribirse cuando salen de trabajar, optaron por dar algunos más y atenderlos hasta pasado el mediodía.

El lunes hubo 44 hombres y 75 mujeres inscriptas. El martes fueron otra vez 44 los varones y 64 las chicas que dejaron la documentación y completaron la inscripción. Este miércoles continuarán anotando aspirantes y el viernes será el día especial para que quienes viven en las localidades, que, si bien pueden hacerlo en cualquier momento, tendrán esa jornada exclusiva para ellos.

De los más de 500 que habrá cuando termine la inscripción, serán 60 los preseleccionados en esta oportunidad para cumplir con la instrucción prevista en las aulas que todavía no tienen edificio para desarrollar las clases a partir del mes de abril y si el Concejo Deliberante aprueba el convenio firmado ayer por el Intendente Salazar en el Ministerio de Seguridad.

Perfil del interesado

La gran mayoría de los que llegan a la inscripción son mujeres, lo que resultó llamativo, ya que de los 60 a inscribir el porcentaje indica que serán unas 15 las chicas que queden y 45 los varones.

En la fila puede verse de todo. Muchos entran a ofrecer sus datos con gesto preocupado, como si estuvieran frente al examen de sus vidas. La tensión se afloja un poco cuando se sientan ante el personal municipal, que apenas les hace una serie de preguntas para llenar la planilla.

Algunos son más desenvueltos que otros, sobre todo las mujeres. Entre los muchachos, hubo a quienes le tenían que preguntar dos o tres veces las cosas porque sus voces no se escuchaban.

Entre las chicas hay perfiles que sorprendieron: bomberas, estudiantes de carreras terciarias, que hicieron la secundaria en escuelas de arte, conocedoras de varios idiomas…

También están las que llegaron con hijos en brazos y que no sabían siquiera las cosas que había que llevar para dar este primer paso.

Entre los varones, los hay con dificultades expresivas, con estado físico que no condice con lo que se supone debe ser un policía y algunos que pueden tener algún problema para cruzar, de buenas a primeras, el examen físico.

Hay gordos, flacos, altos y petisos, rubios y morochos, de barrio y hasta hijos de comerciantes de buen pasar. La coincidencia es una: la mayoría va a buscar un trabajo estable y más o menos bien remunerado.

Hay que pasar el invierno

Roleri asegura que en abril empezarán las clases. Le quedan 15 días y recién ayer el intendente firmó el convenio con el Ministerio de Seguridad, que debe ser refrendado por el Concejo Deliberante. Como se dijo, están a la búsqueda de un lugar adecuado para las clases teóricas, podrían hacer las prácticas físicas en el Estadio y las de tiro en un predio que por ahora sólo parece posible en Ramallo donde ya funciona la escuela que forma desde hace cuatro años a los agentes que se desempeñan en la zona.

También tienen que poner en marcha los procesos licitatorios para los alimentos y los concursos para los docentes cuyos currículums ya forman parte del análisis que hace el municipio. Todo eso en dos semanas, en las que además deberán hacer la selección de los aspirantes que por lo que dicen será severo.

El primer filtro luego del análisis de los más de 500 inscriptos promedio que esperan para el viernes será el físico. Pero el que oficiará como determinante será el psicotécnico, primera gran evaluación respecto de las condiciones intelectuales de los que quieren ser miembros de la Policía Local.

Nada de tatuajes visibles

Hubo quejas en la puerta de Inspección porque se tuvieron que ir cuando les advirtieron que no pueden inscribirse quienes tengan tatuajes visibles en cuello, manos o brazos.

“Si entro, me lo saco”, dijo un muchacho que tenía una frase en el brazo para que lo aceptaran. Una chica aseguró que un médico le cobraba 2.000 pesos para eliminar el tatuaje que tenía en la mano y que “había sacado turno” para ese día. Una tercera llegó a decir que conocía a un tatuador que se lo taparía “con tinta del mismo color de la piel”. 

En las redes sociales hubo de todo tipo de comentarios. “El tatuaje es un tema. En personas que tienen que cuidar y resguardar el bien de la comuna, no es buena imagen”, dijo una lectora de La Opinión. “Qué ejemplo van a dar con tatuaje”, dijo otro.

“Me parece una estupidez condenar a alguien a no tener trabajo o no tener la posibilidad de una entrevista, al menos, solo por tener tatuajes. ¿Cuántos policías no tienen tatuajes y son más corruptos y mala gente que una persona que si tiene tatuajes?”, se preguntó otra y recibió apoyo: “¿En qué les afectaría a ustedes ver a un policía con tatuaje? ¿Si llaman a la policía y viene uno con un tatuaje le van a pedir que se retire y venga otro?”.

Repaso de los requisitos

Los requisitos básicos para ingresar son ser argentino (nativo o por opción); tener entre 18 y 29 años de edad; contar con estudios secundarios completos sin adeudar materias; acreditar aptitud psicofísica compatible con la función; y no tener antecedentes penales.

No podrán ingresar quienes hayan sido exonerados o declarados cesantes de la Administración Pública nacional, provincial o municipal, aunque mediare rehabilitación; las personas que tengan proceso penal pendiente o hayan sido condenados en causa penal a pena privativa de la libertad por delito doloso.

Tampoco personas fallidas o concursadas civilmente, mientras no obtengan la rehabilitación judicial; los inhabilitados para ingresar a la Administración Pública; y aquellos que puedan estar “alcanzados por disposiciones que le creen incompatibilidad”.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias