8.2 C
San Pedro
viernes, mayo 14, 2021

Los jubilados siguen esperando

El Director Regional vino pero no atendió a algunos afiliados que le acercaron reclamos. A partir de hoy los médicos dejarían de cobrar el plus por consultas, aunque amenazan repetir la medida si la prestadora no paga.

Publicidad

 

La visita del Director Regional del PAMI, Ctdor. Daniel Cingolani dejó más dudas que respuestas la semana pasada, porque por lo menos al cierre de esta edición no había novedades sobre casi ninguno de los reclamos de los afiliados.
El funcionario pidió algo que los jubilados no tienen. “Tiempo” para resolver problemas que llevan décadas e innumerables dolores de cabeza para los pacientes. La llegada del Director se anunció como una especie de “vuelta de tuerca” de la prestadora, porque ahora San Pedro depende de otra UGL (Unión de Gestión Local) que es la de Junín. Con críticas a la anterior gestión, Cingolani dijo que la idea es resolver los conflictos a partir de ahora. Por eso se reunió el miércoles pasado con el Círculo Médico y los médicos de cabecera, con quienes acordó la suspensión del cobro de los $ 10 de plus por cada consulta a los afiliados a PAMI. Los profesionales aceptaron, pero dijeron que si la prestadora no cumple con los pagos atrasados (le deben Diciembre, Febrero y está en discusión Marzo) y con su palabra, la medida se retomará aunque los únicos perjudicados sigan siendo los propios jubilados. El contrato se establecerá a partir de Mayo, por lo que esta semana es decisiva.
Tiempo es lo que Cingolani pidió para evaluar otras cuestiones como por ejemplo, un convenio con Diagnóstico por Imágenes, la empresa propietaria del tomógrafo local. Al cierre de esta edición, no hubo acercamientos con la firma que en innumerables oportunidades manifestó estar interesada en dialogar con la obra social, pero nunca obtuvo respuestas.
Cingolani había manifestado su intención de escuchar además, a los afiliados. Pero sólo atendió a los representantes de los centros de jubilados, en el local de la calle 3 de Febrero, dejando en la puerta a un grupo numeroso de abuelos que deseaban acercarle inquietudes. Lo que remarcaron algunos de los presentes, es que no se sienten representados por los centros que agrupan a jubilados o pensionados porque no encabezan las luchas de los afiliados. “Sirven para organizar bailes o partidos de bochas, pero no para pelear por nuestros derechos”, explicaron.

Publicidad

$ 22.940 para San Pedro
Son 15 los médicos de cabecera que atienden a los afiliados de PAMI en San Pedro. Pero como el paciente elige a cuál asistir, cada uno tiene diferente cantidad de pacientes que oscila entre 400 a 800. Por cada paciente asignado, o cápita como se los denomina, la obra social abona $ 3,70 mensuales. Teniendo en cuenta que son 6.200 los afiliados sampedrinos a PAMI, esto significa que, mensualmente, envía pagos de $ 22.940 a la ciudad. Una cifra que evidentemente, no alcanza para evitar los conflictos, porque entre otras cuestiones el Círculo Médico está discutiendo la cápita que el PAMI dice tener, un número que no coincide con el del organismo.
El convenio establece que si ese médico superara su cápita, por cada nueva consulta debería cobrar $ 18. Pero los profesionales se quejan del incumplimiento de este acuerdo.
Obtener prestaciones de alta complejidad, puede significar un verdadero martirio para la mayoría de los jubilados. Una tomografía o resonancia magnética, implica al menos una peregrinación en tres lugares diferentes. Primero, debe ir al médico de cabecera para pedir derivación a un especialista, por ejemplo un neurólogo. Luego, este especialista le da una orden para el estudio complejo; pero esa orden debe ser ratificada por el médico de cabecera. Recién entonces, podrá ir el jubilado hasta la oficina de PAMI para solicitar un turno para el estudio que con suerte se le realizará en una ciudad no tan lejana como San Nicolás o Mercedes.
“Para atender el PAMI, uno tiene que tener ganas y vocación para hacerlo porque no es muy sencillo”, confesó un médico recientemente. Qué quedará para los pobres jubilados que se enfrentan a un organismo burocrático y político, obteniendo más complicaciones que ayuda para resolver sus problemas de salud y vivir con dignidad la última etapa de sus vidas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias