10.8 C
San Pedro
sábado, mayo 15, 2021

Los cheques voladores de Agromutual

La mutual que entró en cesación de pagos y tiene sus cuentas corrientes bloqueadas debe casi 700 mil pesos en cheques rechazados de distintas entidades bancarias. El Gerente había asegurado que “todos van a cobrar” y que la mutual “tiene patrimonio suficiente”. Siguen emitiendo cheques a pesar de la sanción.

Publicidad

 

Los “socios” ahorristas de Agromutual Americana están cada vez más lejos de que esta “organización social sin fines de lucro”, cuya principal actividad es la financiera, les pague las deudas que contrajo con miles de ellos en todo el país donde tienen sucursales, especialmente en ciudades de la provincia de Buenos Aires con producción agropecuaria.
El bloqueo de las cuentas corrientes impide que la mutual pueda cumplir con los compromisos asumidos con aquellos que depositaron fondos a tasas anuales del 24,75 por ciento, entre el doble y el triple que los bancos. En Baradero iniciaron causas judiciales que significaron un efecto dominó que provocó quejas, reclamos y acciones legales en muchas de las ciudades donde funciona Agromutual Americana o Mudivendi, Mutual de Distribuidores Independientes de Venta Directa.

Publicidad

Cuentas bloqueadas, cheques voladores
La mutual-financiera tiene sus cuentas corrientes bloqueadas tras las denuncias por incumplimiento de pagos. Esa fue una de las principales excusas que Ricardo Antonio René Marinzalda, DNI 16.443.878, con domicilio en Las Rosas 3461 del partido de Escobar, esgrimió para justificar la falta de cancelación de deudas con sus ahorristas.
Públicamente, el Presidente y Gerente General de la entidad, había asegurado que “todos van a cobrar”, que la mutual “tiene patrimonio suficiente” y que en caso de ser necesario él respondería con sus propio patrimonio para afrontar las deudas.
Sin embargo, así como Marinzalda emitió desde una cuenta del banco de Galicia veinticinco cheques sin fondos por una suma superior a los 200.000 pesos, Agromutual Americana o Mudivendi lleva 104 cheques rechazados desde diciembre de 2008, cuando con el número 93153548 se entregó un cheque por 1.004 pesos rechazado por falta de fondos y que continúa impago.
Desde ese cheque hasta el 4 de enero, emitieron 104 cheques sin fondos por 678.697,78 pesos. Las sumas van desde los 130 pesos el menor, rechazado el 9 de diciembre de 2009, hasta 81.000 el de mayor monto, del 14 de octubre del año pasado.
La Opinión hizo pública la situación de esta mutual y su bloqueo de cuentas, confirmado por la encargada de la filial local y por el propio Marinzalda. El bloqueo fue dispuesto por la Justicia en diciembre, luego de las denuncias por incumplimiento formuladas en Baradero.
No obstante, Agromutual siguió emitiendo cheques desde las cuentas que posee en los bancos Provincia de Buenos Aires, Nuevo Banco de Santa Fe, Santander Río, Frances y Macro. Desde el 1 de diciembre a la fecha se libraron documentos por 162.720,33 pesos, de los que 22.263,71 corresponden sólo al 4 de enero pasado.
Los 104 cheques rechazados suman 678.697, 78 pesos, de los que Agromutual Americana sólo pagó unos quince, por 41.693,65 pesos. El último fue abonado el 23 de diciembre pasado, bajo el número 96586191, rechazado el 16 de diciembre por un monto de 1.500 pesos.
Entre los quince pagados, las sumas son siempre de valores que oscilan entre los 350 y los 2.500 pesos. Los más altos son dos de 10.000 y uno de 9.000 que fueron cancelados al día siguente de su rechazo.

Patrimonio
para responder
Como puede apreciarse, el “patrimonio suficiente” del que habla Marinzalda no aparece y la mutual sigue emitiendo cheques a pesar de tener las cuentas bloqueadas.
Marinzalda dijo que “todos van a cobrar” porque a pesar del bloqueo e incumplimiento de compromisos –que para calificarlos dijo: “No son dificultades serias” – la mutual “tiene patrimonio suficiente para responder, pero hay un problema de liquidez”.
Además, el “mutualista” aseguró que de ser necesario respondería con su propio patrimonio personal, que se desconoce cuál sería, ya que aparece como dueño de una inmobiliaria de nombre Agroinmobiliaria Taton S. A., en la que comparte sociedad con su padre, Ricardo Luis Francisco Marinzalda, domiciliado en San Nicolás, ciudad donde está el Colegio Nacional Urquiza, que tuvo como egresado en 1980 al Presidente de la mutual-financiera y.él mismo confesó que esa inmobiliaria de la que es titular junto a su padre desde julio de 2007, y en la que cada uno tiene acciones iniciales por 6.000 pesos, sólo posee “una vivienda”, por lo que resulta al menos dudoso que pueda responder con “patrimonio personal” las importantes deudas que tiene Agromutual Americana en todo el país. Más aún si se tiene en cuenta que la costumbre de lanzar “voladores” también la tiene él mismo.

En el barrio
le dicen “usura”
Una mutual es una organización social sin fines de lucro, constituida libremente por “personas inspiradas en la solidaridad, con el objeto de brindarse ayuda recíproca frente a riesgos eventuales, o de concurrir a su bienestar material y espiritual mediante una contribución periódica”. Agromutual Americana fue fundada bajo esos preceptos pero siempre tuvo como actividad principal las finanzas, a imagen y semejanza de un banco, la entidad con fines de lucro por excelencia. Así, esta mutual-financiera se dedica a cambiar cheques –actividad altamente rentable para este tipo de asociaciones, que no pagan impuesto al cheque–, tomar “depósitos a término”, al mejor estilo plazos fijos, colocar fondos en distintas inversiones y realizar préstamos cuyas tasas son similares a las de cualquier financiera privada que ofrece créditos para consumo.

Esperar hasta el invierno
Los ahorristas perjudicados por Agromutual son cada vez más. Los montos oscilan entre los 1.000 y 300.000 pesos, al menos de aquellos que se animaron a contarle su situación a este medio. Se sabe que hay muchos ahorristas que no quieren emitir sonido sobre su caso por el sencillo hecho de no poder justificar el origen del dinero que tenían depositado en la mutual o bien porque son deudores de bancos, donde le retendrían cualquier monto que osaran depositar.
Agromutual Americana también difundió nombres de sus deudores, que aseguran son muchos y tienen la culpa de la situación de “dilatación”, eufemismo con el que nombran la maniobra perpetrada. Entre esos deudores hay conspicuos apellidos de empresarios y empleados municipales sampedrinos.
Marinzalda, además, carga culpas sobre los productores agropecuarios: “Nos deben mucho dinero y dicen que recién van a poder pagar en julio o agosto, por los problemas que tienen con la cosecha. Ese tiempo se lo estamos pidiendo a nuestros ahorristas”, informó el mutualista.
Así, aquellos que depositaron en Agromutual deberían esperar hasta entrado el invierno de este año para saber si esta “organización sin fines de lucro” estará en condiciones de abonar sus deudas.
Por lo pronto, los ofrecimientos para “arreglar” continúan en todas las ciudades. Marinzalda personalmente se reúne con acreedores, les pide “paciencia” y ofrece bienes de sus deudores para saldar lo que la mutual debe. Entre automóviles de poco valor y vehículos de lujo, máquinaria agrícola y viviendas, deudores incobrables que se les pasa “a ver si ustedes les pueden cobrar”, los acreedores escuchan escépticos las ofertas. No faltó el que se negó a entablar cualquier tipo de negociación cuando supo que su interlocutor sería el abogado nicoleño Eduardo Luis Ocariz, nada menos que el primer defensor que tuvo Luis Abelardo Patti por los crímenes que cometió durante la última dictadura, e involucrado en una causa por estafa investigada luego de que se descubrieran contratos publicitarios irregulares entre la empresa Prom S. A. y el Club Regatas de San Nicolás, del que Ocariz era Revisor de Cuentas.

Por ahora, atienden
Cuatro filiales cerraron y muchas otras peligran. En San Pedro se les venció el contrato de alquiler de la esquina de Balcarce y Belgrano. Pagaron el mes de enero pero no aseguran cuánto tiempo más se quedarán. Se dice que están buscando un lugar más chico y menos costoso, y la propia encargada de la filial local aseguró: “Aunque nos vayamos de esta oficina, seguiremos en San Pedro, no nos vamos” e insistió: “Todo el mundo va a cobrar”.
Nadie puede asegurar cuándo y la paciencia de los ahorristas empieza a colmarse. Varios se han acercado a las distintas sucursales a reclamar sus dineros en términos de pocos amigos y han cobrado. Parece que eso facilita la negociación, al menos para aquellos que no tienen temor de hacer pública su situación que, a esta altura del seguimiento de la noticia, La Opinión puede asegurar son los menos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias