3.4 C
San Pedro
martes, junio 15, 2021
spot_img

Le robaron la moto al mensajero Rubén Solís y hay una campaña para reunir fondos para comprarle una nueva

Fue víctima de delincuentes el sábado pasado el mediodía, cuando entregaba un pedido. Un ladrón se llevó la moto, que había dejado contra el cordón con la llave puesta. Una amiga de su hijo comenzó la campaña. Rubén Solís tiene 63 años y trabaja como mensajero desde 1998, cuando perdió su trabajo como gomero tras 20 años de labor.

Publicidad

 

Una vecina comenzó a través de las redes sociales una colecta para colaborar con Rubén Solís, reconocido mensajero a quien le robaron la moto el viernes pasado el mediodía mientras estaba trabajando.

Publicidad

Rubén Solís tiene 63 años. La última vez que trabajó como empleado registrado fue en 1997. Había sido empleado en la antigua gomería de Juan B. Justo y Mitre. Tras 20 años como gomero, Mario “el Negro” Silva lo convocó a trabajar como mensajero porque había quedado desempleado. Desde entonces recorre la ciudad. Bajo el sol, la lluvia o el frío.

El sábado fue a entregar un pedido a Lavalle al 600 y dejó la moto con la llave puesta. Mientras entregaba el paquete aparecieron dos motochorros. Uno se bajó de la moto en la que circulaban y se llevó de tiro la de Rubén. A los pocos metros encendió el motor y huyó sin que pudieran alcanzarlo.

Flor Casado, una amiga del hijo de Rubén decidió postear un pedido de colaboración para reunir recursos que le permitan a Solís recuperar su herramienta de trabajo.

“El llamado a la solidaridad es para recaudar para que pueda comprarse un medio para volver a trabajar, ya que es su única fuente de ingreso. Está muy triste e indignado”, contó Flor Casado en su posteo, que rápidamente comenzó a viralizarse.

Para colaborar con Rubén Solís: CVU (Mercado Pago) 0000003100007870991607

El robo fue el sábado alrededor de las 13.45. Primer día de confinamiento, la ciudad estaba desierta. Además, a esa hora llovía. Rubén había levantado dos viajes en domicilios distintos para entregar pedidos de una tienda de ropa. Por suerte, contó, no había tenido que pagar los paquetes porque eso ya estaba acordado entre el comercio y los clientes.

En Lavalle al 600 detuvo la Honda Wave negra modelo 2011 que compró usada en 2013 cuando le robaron otra moto que tenía. Tocó el timbre y se equivocó de departamento. Cuando estaba por bajar la destinataria del paquete, la otra chica gritó: “La moto, la moto”. Rubén estaba de espaldas y escuchó el ruido del casco, que había dejado en la caja, cuando golpeó contra el pavimento.

“Se la llevó corriendo, la corre media cuadra, la puso en marcha y se fueron por Lavalle al fondo, uno venía en una moto grande y el otro se descolgó de atrás”, contó Rubén Solís este martes en Radio Cuarentena.

“Vino la policía al rato, después que un vecino de enfrente me llevó en el auto a hacer la denuncia. A la chica le mostraron unas fotos y parece que lo reconoció. Yo ya sé quién me robó la moto, yo tengo fotos, la dirección de donde está la moto, todo lo llevé a la Comisaría, supuestamente está desarmada, me dijeron que tenían que esperar la orden del fiscal y eso es todo lento. Estoy indignado con eso”, se quejó el mensajero.

Rubén Solís estaba haciendo unas changas el domingo. Al regresar a su casa, su hijo le contó la iniciativa de Flor Casado. “Este es un laburo que me gusta, ser servicial, servirle a la gente. Hoy por hoy somos esencial, hemos ido hasta a llevar comida a los presos. Y no nos van a proteger a nosotros, a mí, a todos los camaradas motoqueros, que andamos bajo la lluvia, en el frío”, contó.

“Cuando yo empecé a trabajar con el Negro Silva el viaje valía un peso. Ahora yo tengo mis clientes particulares y trabajo con Diego Pérez en la agencia La Veloz”, relató

“Todo lo inició esta chica Flor Casado, no tengo palabras para agradecerle”, dijo sobre la iniciativa solidaria. “Yo no pedí nada y de repente me empezaron a llover mensajes. Esta chica le pidió el CVU a mi hijo, que es enfermero y lo hizo”, agregó.

“No sé cuánto vale una moto hoy. Me robaron esta y ni salí a preguntar, porque cómo hago para comprar otra moto” dijo Rubén.

Tras la nota en Radio Cuarentena, una vecina que escuchó el relato a través de la transmisión de Sin Galera TeVe en YouTube se comunicó para contar que tenía una moto para prestarle a Rubén Solís para que pueda trabajar mientras reúnen los recursos necesarios para adquirir una nueva.

“Estoy muy agradecido, pero tengo la de mi hijo que me la prestó, él se va a ir a trabajar en bicicleta y me prestó su moto para que pueda trabajar”, contó Rubén, que agradeció la solidaridad de la vecina.

“Quien quiera sumarse a la colaboración, estaremos dejando este CVU (Mercado Pago) 0000003100007870991607, para que puedan donar lo que sea: $ 10, $ 20, $ 50, lo que sea suma para ayudarlo. Muchísimas gracias y disculpen las molestias”, dice el post de Flor Casado.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias