14 C
San Pedro
lunes, mayo 16, 2022
- Publicidad -
- Publicidad -

La víctima del docente abusador dijo que era sometida frente a su madre

Inspector de secundaria, el profesor que alguna vez fue sumariado por acosar a alumnas fue detenido luego de que su hija contara que abusaba sexualmente de ella. La adolescente se animó a contar lo que le sucedía a familiares que no dudaron en llevar el tema a la Justicia, el jueves pasado. Desde el viernes, San Pedro asiste atónita a un caso sin precedentes que, como tantos, quizás podría haberse evitado si todos y cada uno miráramos un poco más a nuestro alrededor.

 

Perfumado y de saco. Con lentes y palabras justas. Sonriente y entrador. Así andaba por el mundo. Canchero, ganador, estrella. Había crecido desde simple docente que empezó a dar clases mientras estudiaba el profesorado hasta Inspector. Ahora se ocupaba de mirar a sus colegas y de controlarlos. Estaba en el cielo.

Publicidad

Durante más de una década había podido cruzar sin problemas las sospechas que fueron acompañándolo. Siempre triunfante. Hasta el jueves. Cuando después de un nuevo desayuno de horror, su hija de 14 años se animó a contarlo: él, su padre, el docente ejemplar que muchos querían y tanto temían, abusaba de ella desde hacía aproximadamente un año.

Eso se desprende del expediente judicial que tiene en sus manos la Fiscala Viviana Ramos. La causa es por abuso sexual con acceso carnal y corrupción de menores, y parece la punta de un iceberg aberrante. La ciudad no estaba tan consternada con un caso desde el que reveló las prácticas del pedófilo Varela.

Cronología del destape

El jueves por la mañana, la adolescente de 14 años le contó a su tía, hermana de su mamá. Le dijo que no daba más. La mujer fue a hacer la denuncia y la Justicia dispuso de inmediato el resguardo de la nena. El Servicio Local de promoción y protección de los derechos del niño tomó intervención. La casa de la abuela materna fue el sitio elegido para que esté bajo guarda hasta que llegara el momento de la declaración en cámara Gesell, que derivaría en la detención del acusado.

El viernes a la siesta todo se complicó. El caso tomó repercusión pública mientras la nena se escapaba de la casa de su abuela y la tía volvía de San Nicolás. Antes, por la mañana, las dos se habían cruzado con el victimario, quien había ido a la Comisaría alertado de la denuncia que pesaba en su contra. Alertado no se sabe por quién.

Policía y Patrulla Preventiva municipal -que existe aunque hace otra tarea- buscaban a la niña. Iban y venían por la cuadra de la casa familiar. Pero no había orden de detención ni de allanamiento. Ninguna medida que permitiera saber si la desaparecida adolescente estaba en esa vivienda, donde seguro estaban las otras tres hijas del sospechado de abuso, de 9, 12 y 16 años, lo que provocaba el estupor de quienes desde el Gobierno municipal se acercaron a colaborar.

Casi como si todo conspirara contra la tarea oficial, mucho de lo que sucedió el viernes se resolvió en la Comisaría. La madre de la chica, de 36 años, fue alrededor de las 17.30 para decir que quería denunciar un hecho de abuso contra su hija, cometido por un desconocido. Su relato fue tan insistente en la inocencia de su marido, de 38, que despertó sospechas. En ese marco, quedó aprehendida.

Antes de las 20.00, el docente se presentó junto a un amigo, colega suyo. Estaba hablando con una periodista, con gesto adusto y con visible bronca sobre la situación, cuando el Jefe Distrital Fabián Gallo se acercó a él y otro policía le colocó las esposas. Hubo tensión y resistencia a la autoridad, por lo que también está encausado.

Mientras eso sucedía en la dependencia policial, el Servicio Local y personal de la Comisaría de la Mujer buscaban a las nenas. En la casa familiar encontraron a las dos más pequeñas. Faltaban las otras dos, la víctima y su hermana mayor, que aparecieron alrededor de la medianoche en la casa de la madre de otro amigo de la pareja, de 42 años, también docente y vicedirector de una secundaria de una localidad y secretario de otra, que quedó primero aprehendido y luego detenido por encubrimiento (ver página 2).

En el hogar familiar, detrás de cuya puerta se cometieron los actos de violencia denunciados desde hace al menos tres años, el sábado por la noche secuestraron gran cantidad de material pornográfico que estaban resguardados en computadoras de escritorio, notebooks, teléfonos celulares, tarjetas de memoria, cámaras fotográficas digitales, discos rígidos portátiles, CD y DVD.

También se llevaron cajas vacías cuyas portadas e inscripciones dan cuenta de que se trata de material de contenido sexual, agendas, cuadernos, libros, y una bolsa de nylon con juguetes sexuales.

De la otra vivienda, la del amigo acusado de encubrimiento agravado, también se llevaron una gran cantidad de material pornográfico que estaba depositado en computadoras tipo notebook, pendrives, teléfonos celulares, cámaras fotográficas y un portarretratos digitales. También incautaron una caja de plástico con catálogos de artículos sexuales, folletos de contenido porno, cajas de preservativos, envases de gel íntimo y juguetes sexuales.

La casa del horror fue escrachada el domingo, cuando los tres ya habían declarado y la Justicia había determinado la detención de los imputados, el traslado a Ramallo del matrimonio, y había dispuesto allanamientos en esa vivienda y en la del “amigo encubridor”.

Un futuro complicado

La causa judicial sigue sus pasos. Los elementos que surjan de los testimonios bajo cámara Gesell permitirán saber si la adolescente de 14 años fue la única víctima de abuso dentro del hogar del matrimonio de docentes. De lo reconstruido hasta ahora, queda claro que la violencia física, psicológica y simbólica la sufrían todos dentro de esa vivienda.

La Dirección General de Cultura y Educación separó de manera preventiva a los tres docentes de sus cargos, mientras se sustancia la investigación penal de la que son protagonistas. Por lo pronto, y en función de que lo denunciado no está emparentado con sus desemepeños educativos, no hay sumario adminisitrativo contra ellos.

De la misma manera, fueron suspendidos de manera preventiva de sus cargos en la Comisión Organizadora del gremio a nivel local y de su condición de afiliados a la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires, a la espera de un Congreso sindical que los expulse, ya que ese es el destino.

Los elementos secuestrados orientan la investigación a la sospecha de una conexión con delitos sexuales vinculados a menores de edad que podrían trascender los tipos penales planteados hasta el momento: la sospecha es que en la cantidad de material de contenido sexual que fue incautado podría haber registro de los abusos.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias