7.2 C
San Pedro
martes, junio 15, 2021
spot_img

La Rendición de Cuentas indica que 2014 fue el peor año económico de la historia

El Gobierno entregó el detalle de los números del ejercicio que llevó a Guacone a una Comisión Investigadora y a su posterior renuncia. Signado por el conflicto gremial con médicos y trabajadores, que llegaron a tomar el Palacio, con un comité de crisis, 2014 fue el año del mayor déficit, el mayor gasto en personal, una gran sobreejecución en Salud y subejecución en otros servicios básicos. Política y Economía fueron de la mano. El Concejo Deliberante analiza el expediente en Comisión de Presupuesto. Hay deudas que por insólitas hablan de una falta de respeto, por ejemplo, las que están destinadas al sostén de entidades como Alucec, cooperadoras de hospitales y hasta el Coro Polifónico.

Publicidad

 

La semana pasada el intendente Fabio Giovanettoni entregó con su firma al Concejo Deliberante la Rendición de Cuentas del año 2014, el último de gobierno de Pablo Guacone, el que lo llevó a la crisis política, económica e institucional que derivó en sus licencias y posterior renuncia, aunque por “problemas de salud”.

Publicidad

El año económico tuvo a Roberto Borgo como Teniente y Contramaestre de un barco cuyo  Capitán, al estilo del Aguirre del cineasta alemán Werner Herzog, llevó a la tripulación hacia una muerte segura por caminos a los que sólo lo guiaba su “demencia, locura, soberbia, vehemencia, frenesí, desparpajo, ira”, aunque por lo menos a Lope de Aguirre la historia le reconoció liderazgo, algo de lo que Guacone no podrá jactarse.

Los números hablan por sí solos, pero es necesario recordar que en sucesivas ediciones La Opinión advirtió con las cifras de las erogaciones públicas en personal, horas extras, sueldos políticos, regalos y bonificaciones varias, que así se fundía el pueblo.

Y así fue: lo que el lector verá desgranado a continuación es un repaso por los números del déficit, la evolución de los gastos, los altos porcentajes en sueldos, las enormes deudas con proveedores, las dificultades estructurales que enfrenta el Estado local, gobierne quien gobierne, y el final de un camino en el que los cinco años de Guacone –con Génova, Esperante, Gil y el último con el actual Secretario de Economía Roberto Borgo– fueron en picada, uno tras otro.

El dato es irrefutable, aun cuando muchos actores políticos endilguen a gestiones anteriores haber encendido la mecha que explotó en esta última gestión.

Le toca a Giovanettoni gobernar ocho meses con el conocimiento pleno de esta situación. Lo que decida hacer y lo que haga efectivamente, todavía está en camino y por verse.

La oposición ya tiene en el Concejo Deliberante el extenso expediente. Ayer mantuvieron una reunión con Borgo en la que le consultaron una serie de temas y en la Comisión de Presupuesto decidieron solicitar tres cosas: acceso al sistema Rafam para revisar todo; respuesta sobre una suma que da 33 millones y entienden que debería dar más de 50 (negativa, por supuesto); y el detalle de la ejecución de las metas previstas.

Un ejercicio negativo para tantos sueldos
En total, la evolución de gastos por objeto tenía 260.710.553,57 disponibles. Gastaron 277.855.527,04, es decir unos 17.144.973,47 más.

En bienes de consumo, servicios no personales, bienes de uso, transferencias y servicios de la deuda, gastaron menos de lo previsto en el Presupuesto.

El problema mayor, una vez más, estuvo en la planta de 990 empleados que tiene el Municipio: los gastos en personal tenían disponibles 150.883.551,22; lo erogado durante 2014 fue un total de 184.520.819,19; es decir unos 33.637.267,97 más de lo posible. El personal se llevó el 74,87 por ciento del total de los ingresos. Sí, casi el 75 por ciento que deja migajas para sostener el resto de la actividad municipal.

Los ingresos totales del período fueron de 245.774.64,38 pesos. Los gastos, de 256.539.926,39, lo que da, para el resultado financiero, un déficit de 10.765.285,91, si se tiene en cuenta sólo esa variable, lo que dice que, después de todo, en ese marco bajaron la cuenta negativa que traían del año 2013.

Sin embargo, cuando se mira el conjunto, la cuenta es, como se preveía, la peor de la  historia del Municipio: hay un pasivo de 51.233.826,27; y un patrimonio negativo de 56.942.702,72.

Aunque parezca un despropósito, si el pasivo se divide por 60.000 habitantes, quien esto lee será conciente de que al terminar esta página adeuda 854 pesos.

El ítem “patrimonio público” registra un saldo negativo de 78.074.002,45 pesos.

Del total de ingresos con los que contó el Municipio ($ 246.664.079,23), los propios fueron apenas 45.662.651 pesos, lo que ratifica la condición de “el peor de la Provincia” en materia de recaudación propia.

Muchos servicios subejecutados
Hay una constante en la evolución de gastos por programa y es la subejecución, es decir un gasto por debajo de lo previsto para cada prestación, servicio y proyección que el municipio hizo en el Presupuesto para el año pasado.

Con excepción de la millonaria diferencia por encima en Salud (ver aparte) y algún otro caso aislado, en general el Gobierno no cumplió con la expectativa de servicios, algo que se notó y se nota en cada caso, algunos de ellos escandalosos.

El Fondo Educativo nacional que envía Provincia vino bien para paliar la emergencia edilicia decretada por el Consejo Escolar en 2014.  Ese cuerpo y el Ejecutivo discutieron todo el año por la asignación de los recursos. Eso sí, el Gobierno tenía 6.899.666,63 pesos para “desarrollo de planes habitacionales y escuelas”, de los que ejecutó casi 200 mil pesos menos, como si las escuelas no tuvieran problemas o acaso no hubiera necesidades habitacionales en la población.

La prestación de Servicios Sanitarios es uno de los peores casos: con decenas de reclamos diarios en cada punto de la ciudad sobre caños rotos y cloacas tapadas, el Ejecutivo se dio el lujo de subejecutar la partida correspondiente. De casi 9 millones disponibles, gastaron sólo alrededor de 7.400.000. Les quedó 1,6 millones en el tintero, que quien recorra esta página podrá notar a dónde fueron a parar. En fin, a sueldos…

Con la Red Vial aseguran haber cumplido, aunque las quejas del sector no cesan. Según la Rendición de Cuentas, gastaron 200 mil pesos menos de los 4.482.887 pesos asignados.

“Promoción, prevención y asistencia”, dicen los manuales de Desarrollo Social. Como mucho para promocionar parece que no había, gastaron 500 mil pesos menos de lo previsto.

El ítem “actividades centrales” comportó una reasignación hacia otros sectores de alrededor de 6 millones sobre los 105,5 presupuestados. Como se ha dicho antes no es que gastaron menos sino que “derivaron” al pozo ciego.

La caja sin fondo de Salud
El sistema de salud público vivió el año pasado uno de sus peores ciclos, con paros generalizados y una atención centrada en el servicio de Guardia, que cargó sobre sus hombros la demanda total de la comunidad.

El año comenzó con el ahora exsecretario Sualdea anunciando la suspensión de las cirugías. No fue lo único que se suspendió durante el año en el Hospital local, los de Santa Lucía y Gobernador Castro, y los centros de Atención Primaria.

Sin embargo, la sobreejecución del presupuesto destinado al área fue ostensible.

El Hospital local gastó 20 millones de pesos más, de los 52 previstos. El de Santa Lucía, 1.200.000. El de Gobernador Castro, 800 mil pesos. Los Centros de Salud, casi 3 millones por encima de lo programado.

En total, los efectores de Salud tenían 71.964.958,42 pesos. Sólo el Hospital local superó esa cifra, con 72.073.451,33. El total del gasto del área fue de

86.207.341,96. Es impensable lo que habría significado presupuestariamente si los servicios hubieran funcionado al 100 por ciento.

Le debemos a “cada santo una vela”
El total de la deuda flotante con proveedores con la que cerró 2014 el Estado local fue de 37.327.895,23 pesos. De ellos, unos 14 millones corresponden a “sueldos y jornales” que estaban sin abonar al 31 de diciembre. Otros aproximadamente 3 millones son de IPS, IOMA y ART, es decir vinculado a lo mismo.

El resto de los 20 millones están distribuidos en 135 páginas y son cientos de proveedores de bienes y servicios a las que el Gobierno no les había pagado lo adeudado a fin de año. Como se verá, hay de todo: organismos del Estado, empresas grandes que pueden soportar una deuda, otras chicas a las que el monto las ahoga y hasta organizaciones de la sociedad civil como cooperadoras y ONG de diverso tipo que dependen en gran medida del aporte comprometido que nunca les llegó.

A Ashira se le debía, al cierre del ejercicio, 12.772.803,98. Del total del dinero, 5.455.354,70 se reparten entre 47 proveedores. La mayoría de los montos elevados están en el área de Salud (ver aparte). Otros 2.121.774,01 se le debe al resto de los proveedores, con cifras que no superan los 30 mil pesos cada uno.
Algunos de los acreedores más importantes son los siguientes:

Carnicería Armendariz S.R.L.: 148.014,23; Churruarín, Sergio Daniel (alquileres): 112.000; Coopser: 344.299,66; Correo Andreani S.A.: 35.719,20; Correo Argentino: 101.752,03; Eligio Biscia SRL (maquinarias y movimiento de suelos): 135.650; Fioranelli S.R.L. (neumáticos): 36.559,00; Giacometti Romeo (imprenta): 71.962,93; Iglesias, Norberto Martín (tosca) 462.625; IPS: 1.721.054,35; Jorge A. Caso S.A. (combustibles): 78.248,40; Justel Rubén Darío (repuestos del automotor) 82.756,00; Lubricentro Mitre S.H. de Mosteiro Daniel: 35.368,22; Michaliczcka, Jorge (construcción): 91.560,00; Montesino Ricardo Manuel (Construcción): 81.090,71; Nimo Leandro (abogado contratado por el HCD para la Comisión Investigadora): 17.000,00; Noat Alberto Hugo (piezas y accesorios para vehículos): 60:510,86; Pardo S.A.: 36.196,00; Productos Mary (limpieza) S.R.L.: 73.380,00; Ramis Carlos P. e Hijos (alimentos)): 109.658,37; Reynes S.A. (agua): 97.070,00; Thomas Guillermo Adolfo (mecánica integral): 30.800,00; Welz, Ricardo Juan (panadería): 36.084,00; Zagabria S.A. (combustibles): 34.328.50; Zullo, Pedro (mecánica integral): 36.872,50.

El colmo de los colmos
Las siguientes son algunas de las organizaciones de la sociedad civil a las que el Ejecutivo les quedó debiendo subsidios. El caso de Santa Lucía es un fondo que proviene de Provincia. En total suman 280.875,67 pesos. En muchos casos, significa un ingreso muy importante para sus pobres cuentas:

Asociación Civil Alucec San Pedro: 8.000
Asociación Cooperadora Hospital San Pedro: 58.333,35
Cooperadora del Hospital Santa Lucía: 198.842,32
Coro Polifónico Farabollini: 1.200
Grávida 7.000
Grupo HIVIDA: 7.500
Cooperadora Casa del Niño Paula Albarracín: 52.800
Cooperadora Casa del Niño El Amanecer: 33.600

Unos pocos casos de buen cumplimiento
Delegaciones, un millón más; Cementerio, 200 mil pesos más; Planeamiento urbano, 100 mil pesos más; Mantenimiento urbano, 1.300.000 pesos más; Comisiones de fomento, 70.000 pesos más; Control Bromatológico, 300 mil pesos más de lo previsto.

Las deudas de Salud
Las siguientes son empresas proveedoras de insumos y servicios para el área de Salud a las que se les adeuda. Se llevan el monto mayor del Estado local. En el listado pueden faltar algunas que aparecen en el detalle presentado al Concejo Deliberante.

Bardelli Salud S.R.L.: 426.109,40
Casa Otto Hess S.A.: 12.508,90
Droguería B.A.N. S.RL.: 63.415,30
Droguería Disolta S.RL.: 62.899,90
Droguería Luma SA: 58.811,90
Grupo Dukbart S.A.: 122.783,55
Droguería Sorrentino SA: 3080,0
Econorba SA (residuos patogénicos): 70.675,23
Equs Farma S.R.L.: 130.904,31
Imágenes Médicas S.R.L.: 89.732,54
Maroli Claudio (diagnóstico por imágenes): 384.742,28
Medio Médico S.R.L.: 189.331,18
Royal Farma S.A.: 69.501,75
Valentinetti Mario Ariel (medicamentos y kits de diagnósticos): 100.323,22
Air Liquide Argentina S.A. (oxígeno): 223.171,22
Asociación Farmacéutica de San Pedro: 95.467,07

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias