2.7 C
San Pedro
martes, julio 27, 2021
spot_img

La poderosa tijera dijo que Scioli es más que Cristina y Barbieri

Las demoras del escrutinio no sólo obedecieron a la falta de experiencia de algunas autoridades de mesa. La tijera fue la principal causa del tiempo que llevó recontar los votos. Aquí algunos detalles a tener en cuenta.

Publicidad

 

Cuando se empieza a analizar el comicio, paso a paso, aparecen las sorpresas. La confusión con las listas colectoras, se lleva ampliamente el primer puesto. La contabilización de votos en blanco, el segundo y la selección de cada candidato por parte de los ciudadanos, le dió a los tachos de basura de los cuartos oscuros, más importancia que a las mismísimas urnas.
Al parecer, los sufragantes observaban muy bien la complicada disposición de boletas y se aseguraban que todo lo que “no se usaba” fuese a parar al cesto. Consultadas una gran proporción de fiscales, hubo coincidencia en señalar que los cuerpos de boletas en los tachos de basura, superaron ampliamente los sobres depositados en las urnas.
Los ganadores y perdedores, podrán sacar conclusiones muy valiosas si miran uno a uno los datos. Los mismos están tomados del Centro de Cómputos montado por La Opinión, APA, y La Radio. Fueron incluso chequeados con el escrutinio realizado por la Junta Electoral que, hasta el cierre de esta edición, llevaba escrutadas 113 mesas de las 118 habilitadas en el Partido de San Pedro.

Publicidad

• Mario Barbieri sacó 15.423 votos. Le ganó a Rotundo por 8.224 y a Corti por 11.259. En porcentajes y en el mismo orden representa una diferencia del 27,77 % de los sufragios con respecto al Frente para la Victoria.
• Quienes eligieron a Rotundo y a Barbieri, colocando sus boletas completas, ayudaron a Scioli más que a Cristina, puesto que el flamante Gobernador obtuvo 1.856 votos más que la Presidenta.
• Cristina K. logró 12.820 sufragios, contra los 15.423 de Barbieri, una diferencia de 2.603, que indica claramente que gran parte de los que acompañaban al actual intendente se llevaron su voluntad a otros partidos.
• Si los que votaron a Barbieri y a Rotundo, hubiesen elegido a Cristina K como presidenta, tendría que haber sacado como mínimo 22.622 votos, exactamente 9.802 más de los que efectivamente sumó.
• Esos casi 10.000 votos que le fueron negados a Cristina, se fugaron mayormente a Lavagna, Carrió y Rodríguez Saá, aunque fue éste último el que mayor sorpresa causó, ya que sin fiscales ni boletas logró superar los 2.000 sufragios. Sin dudas, el voto que en las últimas presidenciales le dio en San Pedro el triunfo a Menem, prefirió inclinarse por el peronismo ortodoxo.
• Carlos Rotundo, sacó 7.199 votos, una cifra menor a la que obtuvo Ester Noat en el 2003, cuando la ciudadanía le confió 8.591 sufragios, pese a que su partido trabajó dividido en aquella oportunidad.
• Los votos en blanco tuvieron gran protagonismo en todos los niveles. En el caso de los legisladores tanto nacionales como provinciales, fueron víctimas de la salvaje tijera que parece haber empujado a los partidos chicos como garantía de contralor. Un claro ejemplo es el de las listas de UNA, la UCR y el partido de Elisa Carrió. En este último, vale la pena señalar que los diputados nacionales de Lilita se llevaron 5.963 votos, es decir 2.349 más que su candidato en el orden local.
• Queda claro que hubo combinaciones insólitas. Mirando los números, se observa que en la categoría a Gobernador, 2.265 sampedrinos le otorgaron su confianza a la fórmula Francisco De Narváez y Jorge Macri, una alternativa nueva y con candidatos que sólo tuvieron tiempo de pasar por la ciudad para un almuerzo y una recorrida de prensa. Esta fórmula no llevaba tampoco candidato a Presidente, motivo por el cual parece detentar más mérito que los resultados que obtuvo Blumberg, quien en nuestra ciudad convocó más gente a la marcha realizada en 2006 que a las urnas, donde sólo obtuvo 509 votos.
• Elisa Carrió sacó 8.019 sufragios, mientras su candidata, Margarita Stolbizer obtuvo 5.266, una diferencia de 2.753, que probablemente hayan ido a parar al radicalismo y a Scioli.
• En porcentajes, Mario Barbieri sacó 2,46 menos que Scioli, que iba en las boletas de los mayoritarios. Una simple mirada lleva de inmediato a preguntar cuántos ciudadanos prefirieron votar la boleta del Intendente sola y combinarla con otros partidos.
• En el 2003, Barbieri obtuvo 15.142 sufragios, ubicándose con un porcentaje del 53%. En 2007, sacó 15.423, aumentando en 281 los sufragios y bajando medio punto en porcentaje, ya que el padrón ha incorporado una mayor cantidad de ciudadanos.

En las localidades
En todos los comicios, las localidades tuvieron un papel preponderante. No siempre siguieron los designios de la ciudad. Santa Lucía ha sido para los peronistas un gran bastión, tal vez por el empuje que puede darle el ex Intendente Rodolfo Trelles a sus seguidores y porque llevaba a Suárez en la lista de Concejales de Rotundo, pero… el batacazo lo dio Gobernador Castro, donde Barbieri se alzó con más del 60% de los sufragios.

• En Colegiales Barbieri le ganó a Rotundo por 16 votos contra 11. Allí Silvio Corti obtuvo 6 sufragios. Hay que recordar que en esa escuela votaron 38 de los 54 que figuraban en el padrón.
• En Gobernador Castro Rotundo sacó 322 contra los 903 de “Mario Sigue”, una diferencia de 571 sufragios. Allí, Corti alcanzó 131 votos.
nPueblo Doyle le dio un estrecho triunfo a Barbieri: casi fue un empate. Consiguió 144 sufragios, sólo 16 más que Rotundo.
• En Santa Lucía ganó Rotundo por 661 contra los 612 de Barbieri. La diferencia: 49 sufragios.
• Los resultados de Villa Sarita le dieron la victoria al actual Intendente, con 108 contra 51 de Rotundo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias