18.4 C
San Pedro
jueves, mayo 13, 2021

Knock out para Chediak

Aunque a Chediak lo echaron, el dice que renunció. Las diferencias con Zeme, eran tan grandes que ya no podían trabajar juntos. Después de casi nueve años, el arquitecto se fue del gabinete.

Publicidad

 

Las grandes diferencias que tuvieron el Secretario de Obras y Servicios Públicos, Pablo Zeme y el Director de Planeamiento Diego Chediak, desde el primer día, no soportaron –pese a los esfuerzos- más disimulo. Luego de una gran discusión, se llegó a la frase decisiva: “O se va él o me voy yo”. Esto, se escuchó en los pasillos del Palacio Municipal y precipitó la decisión. El pasado Martes 29 de Julio, Zeme dice que le pidió la renuncia a Chediak, quien lejos de entregársela, presentó su dimisión al Intendente Barbieri, al mediodía del día siguiente y se fue de vacaciones.
Aunque parezca una novela esta historia es real y sucedió en el pacífico ámbito que suele crear y recrear Barbieri, esperando que las cosas sucedan “cuando tienen que suceder”.
En este caso dos funcionarios de una misma área, “tienen diferencias irreconciliables” y por eso no pueden compartir un proyecto. Los primeros rumores, indicaban que el arquitecto había dejado su renuncia antes de irse de vacaciones con su familia, pero sin embargo, varios miembros del gabinete e incluso, el Intendente, ratificó que la decisión de que Chediak no forme más parte del plantel municipal, es consecuencia directa de un pedido realizado por el Secretario de Obras quien no sólo postergó la inauguración de la peatonal sino que retuvo las invitaciones que prolijamente había enviado el director de Planeamiento.
La realidad, es que las relaciones nunca fueron buenas, desde que el abogado asumió el 10 de Diciembre último. “Venimos hace rato complicados, veo que la ciudad se está cayendo y me siento responsable y quería arreglarlo. Pero hay una forma distinta de hacer obras, no va conmigo, soy más activo … Yo soy ejecutivo, él es administrativo, no me dejan hacer”, apuntó Chediak, a lo que Zeme respondió con un contundente: “para que la ciudad no se venga abajo hay que trabajar mucho”.

Publicidad

El detonante
La peatonal, fue la gota que rebalsó el vaso. Ya casi como una anécdota de color, el arquitecto Chediak, comentó que al momento de presentar la renuncia, también le envió al Intendente una carta en la que le notificaba que los trabajos en el lugar habían finalizado, e incluso una invitación, ya que en la misma, le dijo “que la vaya a ver, pero el Miércoles no la inauguraron. Alguien metió una mano”, dijo refiriéndose a las modificaciones realizadas por Zeme. Las mismas, eran básicamente las incorporaciones en materia de rampas y dársenas para cargas en las esquinas y el cambio que se realizó en anular la utilización de los cestos de basura que se encuentran al lado de los bancos y poner allí plantas.
“Debe haber tenido materias de arquitectura cuando hizo la carrera de abogacía”, dijo una voz estrechamente allegada al arquitecto.
Sobre este tema, el Secretario Zeme, fue claro la peatonal “no estaba terminada”.
La bomba, no sólo detonó, sino que además dejó heridos, ya que al cierre de esta edición la Dra. Paola Basso, Asesora Letrada del municipio, analizaba su continuidad en el cargo.

Más de 3000 días
El Arquitecto Diego Chediak, fue parte del gabinete de Mario Barbieri desde los primeros días de la gestión en el año 1999. Este, también era su tercer mandato como funcionario, lugar en el que desempeñó su tarea de aplicar sobre la ciudad el toque de diseño, con estilo muy natural y apreciado por sampedrinos y turistas. Poco afecto a la burocracia, el arquitecto perdió de vista que con la llegada de Zeme perdía la autonomía que había ganado el apoyo incondicional del Intendente. El “estilo Barbieri lo dejó afuera”, dijo uno de los más estrechos colaboradores del Intendente quien conoce bien los humores del mandatario comunal a la hora de mandar al freezer un problema.
Por su parte el Intendente se mostró profundamente dolido por el alejamiento ya que considera que Chediak es un amigo personal pero que ha dado facultades a cada secretario para armar su propio equipo.
A varios, Zeme les resulta intolerable, pero no todos tienen la posibilidad del portazo. Chediak tiene en el ámbito privado un más que pujante estudio de arquitectura y ha sido esa situación la que tal vez lo puso en más de una situación comprometida, al autorizar obras con celeridad apabullante.
En el gabinete la sensación de una pérdida muy importante se siente en la cara de la vieja guardia barbierista. Son los que sostienen que hicieron el trabajo duro durante los dos primeros períodos y hoy han sido desplazados ante la alianza con sectores del kirchnerismo con los que no comulgan.
La cobertura del cargo que deja vacante Chediak es más que estratégica, puesto que fue su figura la que perfiló el San Pedro turístico que irrumpió en momentos inesperados y en un volumen imposible de calcular.
Ahora Zeme tiene más tarea y aunque hoy lo niega, también desea que el Director de Viviendas y Escuelas, Flavio Peiró, de un paso al costado por la cantidad de cuestionamientos que recibe a diario en el control de la construcción de barrios que ya ha cobrado vuelo judicial y será motivo de investigación.
Los más de 3000 días de Chediak, taparon graves falencias en otras áreas. Ahora que todo quedará al desnudo vendrá el verdadero desaflío de dotar a la gestión de un nuevo impulso para recuperar la iniciativa y sostener un delicado equilibrio en las finanzas tras la pública decisión del Intendente de integrar con otros mandatarios comunales que fueron proclives a la Concertación un alineamiento con el fulgurante Julio César Cleto Cobos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias