32 C
San Pedro
miércoles, octubre 27, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Hospital: el relato de la familia de un hombre que esperó 23 días para una derivación “de urgencia”

A Rubén González le descubrieron un cálculo que obstruía sus vías biliares. Desde ese momento, pasó casi un mes hasta que lo pudieron movilizar a una clínica de Moreno para la operación correspondiente. "No lo pudimos trasladar antes porque a PAMI no le había llegado la orden", contó su hija Luciana en Radio Cuarentena.

 

Rubén González, camionero y jubilado de la empresa Vercelli, estuvo esperando 23 días una derivación desde el Hospital Emilio Ruffa hacia un centro de mayor complejidad. Un cálculo obstruía sus vías biliares y corría riesgo de pancreatitis. “Estuvimos creyendo que a mi papá lo derivaban todos los días”, dijo Luciana, su hija en Radio Cuarentena.

Publicidad

En la tarde del 9 de septiembre, Rubén ingresó al Hospital tras comenzar a sentir un dolor intenso en la parte abdominal tras el almuerzo. En la institución lo revisaron y ese mismo día le dieron el alta médica. A la noche, volvió a descomponerse, regresó al nosocomio y quedó internado con calmantes esperando nuevos estudios, que desembocaron el diagnóstico.

“Teníamos que hacerle un estudio que se llama Colangiopancreatografía Retrógrada Trópica (CPRE) y que no es frecuente en los lugares de PAMI”, comentó Luciana sobre el estado de su padre.

“El 14 de septiembre nos dicen que sale la derivación y que se prepare porque al otro día lo derivaban”. Primero le dijeron que lo trasladarían al sanatorio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), pero luego le comunicaron que tenían el aparato roto.

“Uno tiene que armar su vida de acuerdo a la derivación de un familiar”, señaló.

“Pero es a partir del día 28 cuando realmente empieza la derivación porque a PAMI no le había llegado la orden”, contó. Ese mismo día, a las 14.00, en el Hospital, el doctor Luciano Almeida “lo dejó irse a su casa”, aunque los estudios le habían marcado una bilirrubina muy alta.

El director del Hospital, Javier Sualdea, fue quien le comunicó a la familia que la ambulancia ya estaba lista y se trasladó con ellos hasta el Hospital Privado Mariano Moreno, ubicado en esa ciudad del conurbano bonaerense.

“Le dijo que le iban dar una habitación, que mañana tenían la intervención quirúrgica y que a mas tardar el viernes ya iba a estar en su casa”, señaló Luciana.

Rubén y su hija Julieta entraron al área de emergencia de la clínica a la 1.00 de la mañana y hasta las 18.00 “todavía seguían estando en la guardia”. Luciana contó: “A mi papá le dio un ataque de angustia porque estaba en camilla, desnudo, tapado con una sabana y con mi hermana en la Guardia, donde a las 3.00 le dijeron que no podía estar ahí y que se tenia que volver a su casa”.

Este lunes consiguieron un médico para la operación y ya se encuentran los dos en una misma habitación, pero “supuestamente, por parte de PAMI, teníamos incluido el alojamiento y la comida para quien lo acompañe ,pero fue tan rápido y de golpe, que mi hermana agarró una mochila ropa y se fue”.

“Hablé con Dios y María santísima, llamando y haciendo cosas que no me corresponden”, se quejó Luciana González y finalizó: “No tendríamos que haber pasado por esto, ni yo ni nadie. Con la salud no se juega”.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias