{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Martes, Agosto 11, 2020 - 12:14

Estafas telefónicas: engañaron a un joven paciente recuperado de coronavirus y gestionaron créditos a su nombre

Matías tiene 22 años y es paciente recuperado de COVID-19. Trabaja en una fábrica y en el viaje de regreso fue sorprendido por un llamado telefónico en el que le aseguraban que el Ministerio de Salud le depositaría un bono por haber transitado la enfermedad. Engañado por los estafadores, generaron a su nombre dos créditos de alrededor de 300 mil pesos que él mismo transfirió a otras cuentas porque así se lo pidieron los delincuentes. Además, le vaciaron la cuenta, los ahorros en dólares y dinero que tenía de un fondo común con compañeros de trabajo.

Las estafas telefónicas no cesan. Cada día aparecen casos de personas que recibieron llamados de personas que se hacen pasar por empleados de organismos públicos o empresas con el  objetivo de engañar a sus interlocutores. En algunos casos lo consiguen.

Uno de ellos es el de Matías, un joven de 22 años empleado de una fábrica automotriz que es paciente recuperado de COVID-19 en San Pedro. La semana pasada, cuando regresaba del trabajo, lo sorprendió el llamado y fue engañado.

Los estafadores le vaciaron la cuenta, solicitaron dos créditos de alrededor de 300 mil pesos cada uno y lo engañaron para que se las transfiera a ellos, le sacaron los ahorros en dólares y hasta le robaron dinero que tenía de un fondo común de compañeros de trabajo. 

Tras radicar la denuncia e intentar reclamar en la sucursal local del banco Santander, donde tiene asentada su cuenta, accedió a relatar lo sucedido ante La Opinión. Su caso es paradigmático respecto de cómo operan los estafadores y qué respuestas dan las entidades bancarias antes situaciones como estas.

"El martes 4 por la tarde volvía del trabajo, venía durmiendo en el micro, y recibí una llamada telefónica en nombre del Ministerio de Salud, nombrándome un decreto número 320, que supuestamente por haber sido paciente de COVID positivo el Ministerio daba un bono de 17.500 pesos por los descuentos que había sufrido, supuestamente, laboralmente", contó Matías.

Los estafadores le pidieron que vaya a un cajero automático para "vincular las cuentas". Le pasaron los datos, claves y, evidentemente, en el fragor de la conversación lograron obtener lo que necesitaban para acceder a su cuenta bancaria.

"Cuando llego al cajero me hace hacer un procedimiento y consultar el saldo. Yo había cobrado el sueldo y tenía un monto de un círculo de ahorro que había hecho con compañeros, así que tenía una cifra elevada por sobre mi sueldo. Cuando consulto el saldo me faltaban 90 mil pesos. Le dije que me faltaba ese dinero y que iba a hacer la denuncia. Me dijo que había un error y que me lo iban a devolver", relató.

Allí comenzó la estafa. Los delincuentes tenían todos sus datos: sabían nombre, apellido, que vive en San Pedro y que era un paciente recuperado de COVID-19. Le pidieron que saliera del cajero y esperara, que iban a gestionar la devolución del dinero. Tras un tiempo de espera, le dijeron que volviera al banco. Le advirtieron que iba a encontrar más plata de lo que tenía. Así fue.

"Consulté el sado y tenía 452 mil pesos. Me dijo que supuestamente la AFIP, encargada de la devolución del dinero, me iba a enviar un mensaje para devolver la plata que depositaron de más. Me mandaron un mensaje haciéndose pasar por la AFIP y me hacen hacer todo un procedimiento para devolver el dinero", relató Matías.

La estafa se concretaba: lo que hizo el joven fue transferir, a varias cuentas que el estafador le pasó, el dinero de créditos que habían obtenido en su nombre. "La plata que me habían depositado supuestamente de más era el préstamo, yo pensé que podría tener problemas con la AFIP y empecé a devolver el dinero a distintas CBU, con nombre y apellido, número de CUIL, yo tengo todos los tickets", dijo.

El dinero se giraba a cuentas de distintos bancos. Cuando terminó y llegó a su casa, abrió la app del banco en su celular y se encontró con otros 300 mil pesos de más. Les avisó a los estafadores que tenía esa plata de más y le informaron que eal otro día lo llamarían. "Era un crédito UVA de 300 mil pesos que ellos también me habían gestionado", notó después.

Cuando se dio cuenta de que le  habían gestionado un crédito a su nombre, se dirigió a la sucurusal del banco Santander, donde en principio no lo querían atender porque no tenía turno. Tras reclamar en la puerta, accedieron a esucharlo.

"En el banco me informaron que me habían sacado dos créditos, en dos días". Además, el ahorro en dólares que tenía también se lo sacaron. "En el banco me dijeron que ellos no pueden hacer nada porque los procedimientos de las transferencias los hice yo".

"En promedio yo hice seis transferencias de 90 mil pesos cada una y nunca me bloquearon las cuentas ni me llamaron ni me mandaron un mail  ni nada. El gerente no me dio  ninguna solución, me dijo que me asesore con un abogado pero que ellos no podían  hacer  nada, que los movimientos de mi cuenta los hice yo", contó la víctima de la estafa.

EDICION IMPRESA #1461
Lunes 13 Abril 2020

Comentarios