8.3 C
San Pedro
jueves, mayo 13, 2021

Embarazada con contracciones llamó al 107 y le respondieron que “la ambulancia no es un remís”

La familia de Ludmila velo se quejó del trato que recibieron cuando llamaron al Servicio de Emergencias el domingo porque la joven "estaba en trabajo de parto y descompensada". "Acudimos al 107 para solicitar ayuda ya que no sabíamos como proceder ante una urgencia", señalaron y se quejaron de la respuesta.

Publicidad

 

El sábado por la noche, una joven embarazada identificada como Ludmila Velo comenzó con contracciones y trabajo de parto para dar a luz a su beba, Hada Elena. Estaba en su casa y su familia llamó al 107 porque se había descompensado. “La ambulancia no es un remís”, dijo que le respondieron.

Publicidad

Oscar Velo, su padre, contó que ya era la 1.30 del domingo cuando se comunicó con el Servicio de Emergencias del Hospital. Ludmila “estaba en trabajo de parto y descompensada” y se comunicó con la Guardia pra “solicitar la asistencia de la ambulancia”. La respuesta de la telefonista lo sorprendió: “De muy mala manera me respondió que dicho servicio no era un remís”.

“Tuve que solicitar de urgencia que un auto particular trajera a mi hija, quien minutos después dio luz a su bebé”, contó Velo y señaló que llamó al 107 “para solicitar ayuda ya que no sabíamos como proceder ante una urgencia”.

“Al tomar intervención la policía, la telefonista llamó a mi señora increpándola de por qué había realizado esa llamada”, contó. “Dejo asentado esta situación para soliciar se intervenga de la manera correspondiente para así evitar que cualquier persona vuelva a recibir este tipo de maltrato”, señaló Velo.

En diálogo con Radio Cuarentena, Ludmila Velo contó lo sucedido. “Me habían agarrado contracciones a las diez de la noche del sábado y a la madrugada me agarraron fuerte, en plena tormenta. Mi papá y mi pareja llamaban remís, la ambulancia, la policía. En el 107 le tuvieron una contestación horrible, le dijeron que ellos no son remisería gratuita para andar yendo y viniendo, que la ambulancia no era remís”, relató.

“Gracias a Dios estamos re bien, fui con siete (centímetros) de dilatación, prácticamente tuve en mi casa, si no era por mi cuñado que me llevó”, señaló Ludmila y agregó: “Que yo sepa, la ambulancia la necesitás y tiene que venir”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias