22.1 C
San Pedro
martes, enero 18, 2022
- Publicidad -
- Publicidad -

El retiro de Andrés Franzoia: ese maldito tobillo y su lucha por volver a las canchas

En su primera etapa en Huracán sufrió una lesión que arrastró en gran parte de su carrera y de la que se operó tras su salida de Defensores Unidos de Zárate, pero no pudo despedirse adentro de un campo de juego.

 

Andrés Franzoia no pudo volver a las canchas tras su paso por Defensores Unidos de Zárate a causa de una lesión en su tobillo izquierdo y decidió, a los 36 años, anunciar su retiro como futbolista profesional tras 17 de carrera en los que jugó en once clubes, fue campeón con Boca Juniors y el Celeste, jugó 267 partidos oficiales y anotó 47 goles.

Publicidad

El sampedrino la peleó para volver, pero la dolencia que arrastraba desde su primera etapa en Huracán, en la temporada 2007/08 donde brilló con nueve tantos en 25 partidos para una media de 0,36 por cotejo, la máxima de su carrera; lo derrotó.

Andrés Franzoia el día que se incorporó a Argentinos Juniors.

“En agosto del 2019 me operaron del tobillo izquierdo que me venía trayendo bastante mal durante un tiempo largo. Decidí operarme porque no podía seguir así y desde entonces estoy en recuperación”, manifestó en una entrevista que a La Opinión brindó en abril del 2020.

Y detalló: “No llegó a romperse nada y no me operé en ese entonces, pero fue una lesión importante que fui arrastrando bastante tiempo en mi carrera. Nunca me llegué a recuperarme bien y en 2019 me pidió que necesitaba hacer un parate. Hablé con el médico de Boca, que fue el que siempre me trató, y me dijo que lo mejor iba a ser operar y lo hice”.

En su declaración, dejó en claro que fue intervenido quirúrgicamente porque su idea era “volver a jugar”. “Me siento que lo puedo seguir haciendo más allá de que estoy en la edad límite en la que algunos se empiezan a retirar. Siento que si me recupero puedo seguir a jugar un par de años más”, dijo con, por entonces, 34 años.

Su intención era seguir, aun con ese tobillo izquierdo maltrecho que lo alejó de un fútbol en el que la dinámica y exigencias del presente llevan y exigen a los deportistas a sacrificar muchas veces su cuerpo en pos del resultado. Andrés Franzoia la peleó, sentía que podía seguir jugando porque físicamente estaba en condiciones, pero decidió colgar los botines para siempre y encarar nuevos proyectos junto a su familia.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias