31.7 C
San Pedro
jueves, febrero 25, 2021

El Municipio rescindió el contrato con Callejeros y aguarda por la reprogramación

La banda suspendió el recital del sábado aduciendo “problemas de salud” y procura reprogramarlo para septiembre u octubre. Las autoridades esperaban entre lunes y martes a los productores, pero no vinieron. El padre de una víctima asegura que la suspensión obedece a sus acciones, que se repiten ante cada anuncio. El Concejo exige informe a Guacone.

Publicidad

 

El jueves pasado, cuando las obras de refacción del Estadio Municipal estaban en marcha, los productores del recital de Callejeros programado para el sábado anunciaron al municipio que debían suspenderlo ante “problemas de salud” de algunos de los integrantes del grupo.
El Municipio hizo efectiva ayer la rescisión del contrato, según dio cuenta el Director de Asesoría Letrada Daniel Porta. Los productores se habían comprometido a venir a San Pedro el martes para solucionar la relación contractual pero no lo hicieron, por lo tanto el Estado local obró en consecuencia y lo rescindió de manera unilateral.
“Habían quedado en entregar el lunes la decisión de la nueva fecha, nosotros habíamos propuesto el 18 de septiembre y ellos hablaban del 23 de octubre”, señaló Porta y agregó: “Querían un anexo, pero no, es para un contrato nuevo”.
En la Municipalidad tomaron naturalmente la decisión, respetaron la versión oficial, pero no dejan de tener algún grado de escepticismo al respecto, ya que consideraron que “venían medio jugados” y les faltaba cerrar algunas cuestiones relacionadas al seguro de responsabilidad civil.
La noticia de la suspensión llamó la atención, ya que los días previos habían mostrado una sucesión de hechos confusos que hacían peligrar el show, desde las quejas de padres por la seguridad, pasando por reformas que había que practicar en el Estadio y que vieron la luz ante este espectáculo, a pesar de que ya se han hecho otros similares en el mismo predio.
Los trabajadores que armaban el escenario fueron los encargados de confirmar que el recital se había suspendido “hasta nuevo aviso” y que les ordenaron desarmar toda la estructura montada.
Esa mañana los rumores de una presentación judicial por parte de padres de víctimas de la tragedia de Cromañón ganaron la calle y la sospecha de que tenía que ver con la suspensión del recital se hicieron fuertes. De la misma manera, el rumor de que pesaba un embargo sobre los productores y que ello obligó a retrasar todo para firmar un nuevo contrato a nombre de otras personas también apareció entre las posibles causas de una decisión intempestiva. Desde la Municipalidad informaron que el contrato fue firmado por dos personas físicas: Maximiliano Garizzio y Damián Albarracin. En el escrito que presentaron para solicitar la suspensión del recital aparece también el nombre de José Palazzo, encargado de vender los shows de Callejeros y a quien en 2006 llamaron “el nuevo Chabán”. El fue quien comunicó a los productores la necesidad de suspender.
Al Municipio llegó una versión de que Patricio Fontanet estaría internado por un problema relacionado a las adicciones, por eso lo extendido del plazo. Esa versión fue sostenida por Luis Fernández, el padre de Nayla Soledad, una joven que murió la trágica noche del incendio de Cromañón. Padre e hija guardaban una relación con San Pedro, él por su trabajo en una editorial que lo relacionó con gente de la ciudad y ella porque vino varias veces de vacaciones aquí.
Otros padres de víctimas de Cromañón habían advertido sobre las dificultades que presentaba el Estadio Municipal de San Pedro para el desarrollo del espectáculo y Fernández hizo una presentación ante Bomberos de La Plata para que tomara intervención.
Luis Fernández se ocupa de actuar ante cada anuncio de recital de Callejeros para impedir que toquen. Así lo hizo en Chaco, Tucumán y Córdoba, con éxito, y también lo hizo para el de San Pedro. Aseguró a La Opinión que tiene presentado “un embargo sobre la productora, al Tribunal Oral 24, que fue el del juicio” y que tiene “todos los contratos, hay una denuncia de contratos dobles, está denunciado en la Afip, son irrisorios la mayoría”.
“Van a Mendoza y yo no lo voy a permitir, no van a tocar”, dijo y aseguró que habló con el actual baterista de la banda: “Le dije claro: ‘Mirá Lulu, si hubiera subido cualquier baterista a tocar con Fontanet me chupa un huevo, mi hija murió por vos’, porque no fue a ver a Callejeros, no los seguía, fue a ver a Ojos Locos (que la noche de Cromañón fue banda soporte, donde tocaba ese baterista) porque era del barrio donde vivía el novio de ella. Le dije: ‘Vos no tenés ningún derecho a subir’”.
De la misma manera, el lunes por la noche, cuando se cumplieron cinco años y ocho meses del trágico incendio Fernández dijo a La Opinión: “Si Fontanet no va preso, va muerto; si no va preso va bajo tierra”, y agregó: “Yo esperé cinco años y ocho meses a la Justicia. La misma amenaza la hice cuando enterré a mi hija, me pidieron que esperara la Justicia, porque la Justicia funcionaba, y no funcionó. Lo digo como padre de Nayla Soledad Fernández, esto no es joda”.

Publicidad

Otro reto
por la Ley Orgánica
El bloque Peronismo Independiente presentó un pedido de informes para que el Ejecutivo dé cuentas sobre el contrato con la banda, ya que ante los anuncios de obras en el Estadio, considera que se estaría violando la Ley Orgánica de las Municipalidad que estipula que “corresponde a la función deliberativa Municipal reglamentar (…) construcción, ampliación, modificación, reparación y demolición de edificios públicos y privados, así como también sus partes accesorias”. En la misma semana, Guacone recibió dos “retos” de parte de los Concejales respecto a cómo se maneja frente a algunas cuestiones que están ligadas a la Ley Orgánica. Sandra Mari fue contundente: “Pretenden gobernar de espaldas al Concejo”.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias