{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Sábado, Mayo 23, 2020 - 16:52

El día que Víctor Solmi intentó cruzar la laguna de San Pedro en un Citroën "anfibio": "Fue muy divertido"

Fue a principios de la década de 1970 y el objetivo, que se modificó sobre la marcha por el cambio del viento, fue que el auto modelo 3CV vaya desde el Balneario Municipal hasta La Rinconada en un trayecto de alrededor de 1500 metros. Sin embargo, antes de comenzar la prueba y mientras era llevado al punto de partida, el vehículo "anfibio" al que le habían soldado sus puertas e incorporado paletas en sus ruedas delanteras, se tumbó y hundió. "El efecto que tuvo en su momento fue una cosa fantástica. La cantidad de gente que vino fue impresionante", recordó "Viti" quien en ese momento tenía una concesionaria de la marca.

Víctor Solmi es un reconocido piloto de San Pedro que sigue vigente en el Rally Federal del que es último campeón, con su hija Nerea de acompañante, de la clase N3. Incluso, en las últimas temporadas fue siempre protagonista como cuando a principios de la década de 1970 intentó cruzar la laguna de San Pedro en un Citroën 3CV amarillo adaptado para circular en tierra y agua como un "anfibio".

"Nosotros teníamos un concesionario Citroën y andábamos con las carreras. Se nos ocurrió en ese momento como a modo de promoción cruzar la laguna, es decir, preparar un Citroën para cruzar la laguna", recordó "Viti" en diálogo con La Opinión acerca de cómo se le ocurrió la idea de recorrer con el vehículo alrededor de 1.500 metros de forma lineal entre La Rinconada y el Balneario Municipal.

Para llevar adelante el proyecto fue necesario adaptar el vehículo: se le soldaron las puertas, colocaron su escape y la toma de aire "hacia arriba"; sacaron la "capota"; y a las ruedas delanteras les agregaron "paletas". Con eso, el rodado circulaba por tierra y al ingresar al río "paleteaba". Lo planeado, funcionó, explicó Solmi: "Fuimos a probarlo al balneario. Efectivamente el auto venía andando, se metía en el agua, empezaba a chapotear e iba despacito avanzando".

Con la prueba efectuada, Víctor Solmi anunció que iba a cruzar la famosa laguna que actualmente no existe e, incluso, realizó una nueva evaluación un día antes: "Subimos el auto a la balsa de (Raúl) Victores, avisamos a Prefectura para que nos cuidara y nos fuimos a La Rinconada donde bajamos el auto. Lo probamos y andaba joya, estaba todo listo para el domingo que íbamos a cruzar desde La Rinconada hasta el Balneario Municipal".

"El domingo cuando fuimos a hacer la prueba nos encontramos que había miles de personas que habían ido a ver, se veían las cabecitas arriba de las barrancas. Lo que hicimos fue ver si podíamos largar y se levantó el viento. Estábamos en La Rinconada y la idea era llegar a cruzar la laguna y desembarcar en tierra andando en el Balneario. Empezó el viento y decidimos hacer al revés porque estaba al revés y podía complicar la navegación y flotabilidad: largar desde el Balneario y llegar a La Rinconada", indicó sobre las modificaciones que hicieron sobre la marcha las cuáles, tal continuó su relato, fueron en vano: "Cuando salimos de la Rinconada yo estaba con el salvavidas puesto y la única forma de salir del auto era por arriba. Un hombre de Prefectura me dijo que salga del auto por si pasara algo mientras cambiábamos el trayecto. Me subí a la balsa y con el auto a la rastra arrancamos para el lado del Balneario. Cuando estábamos por la mitad de la laguna vino un golpe de viento que me volcó al auto, cortó las amarras y desapareció".

El Citroën 3CV se hundió en el río ante la vista de miles de personas y el grupo que llevaba adelante la travesía lo fue a buscar con la balsa pero no lo podían agarrar, rememoró Solmi quien agradeció al personal de Prefectura porque le recomendó que salga del habitáculo porque sino no hubiese podido hacerlo con el salvavidas puesto y el rodado volcado bajo agua: "El auto desaparecía y aparecía, lo fuimos corriendo y apareció una lancha con pescadores que vio que estábamos buscando el auto, lo engancharon con el ancla y ahí empezaron a llevarlo para el puerto. Ahí logramos llevarlo hasta la costa e intentamos darlo vuelta, estuvimos hasta la noche".

Para Víctor, "el error fue ponerle fecha cierta" al cruce y detalló los motivos: "En aquel momento no se podía ver las condiciones en las que iba a estar el clima por adelantado y no tuvimos en cuenta el tiempo. No logramos cruzar la laguna pero lo intentamos. El efecto que tuvo en su momento fue una cosa fantástica. La cantidad de gente que vino fue impresionante. Tuvo un éxito bárbaro y fue muy divertido. Incluso mi hijo Víctor Manuel quiso intentarlo hace unos diez años pero ahora las cosas cambiaron y hay que cumplir muchos requisitos de seguridad".

Tras intentar la hazaña, empresarios de Citroën se comunicaron con Solmi para saber qué hicieron con el auto del que sólo quedan algunas partes como las ruedas y las paletas que se lo colocaron para que se movilice en el agua. Años después, "Viti" le ofreció a la reconocida marca otra "locura", tal la describió: "Le propusimos trepar el Obelisco con un Mehari. Era una idea loca pero que tenía su justificativo técnico que era modificar el Mehari que era muy liviano. Se le ponía adelante un sistema de rondanas".

"La idea fue aprobada por aclamación. Fuimos a hablar (José Nicolás) Pipo Mancera que estaba en esa onda de a través de la televisión hacer cosas sensacionales. La TV estaba de acuerdo en hacerlo y tuvimos varias reuniones con la ciudad", detalló acerca de la iniciativa de la que uno de los secretos era que el monumento de Capital Federal tiene "una leve inclinación" que permitía hacer trepar el auto. Sin embargo, la idea se cayó: "En una reunión los de Citroën plantearon qué pasaba si el auto se caía y no quisieron hacerlo. Era un sistema que iba andar pero no se pudo concretar".

Notas Relacionadas

EDICION IMPRESA #1461
Lunes 13 Abril 2020

Comentarios