11.4 C
San Pedro
martes, mayo 17, 2022
- Publicidad -
- Publicidad -

Denuncian irregularidades con los alimentos de la Escuela 3

Jefatura Distrital de Inspección investiga la supuesta venta en el kiosco de la escuela de alimentos que el Consejo Escolar enviaba para los chicos. La Directora se defiende y dice que “hay intencionalidad política” en la acusación.

 

El martes 1 de diciembre a las 14.00, Sede de Inspección local recibió una denuncia efectuada por tres Inspectores de Educación, una Directora y una Orientadora Social contra la Directora de la Escuela 3 María Rosa Rodríguez por irregularidades con los alimentos que desde Consejo Escolar llegan a esa institución en el marco del Servicio Alimentario Educativo de la Provincia de Buenos Aires.
La denuncia dice que en el kiosco de la escuela se estarían vendiendo al público pre pizzas con queso, copos de maíz y alfajores que llegan para el desayuno y la merienda de los chicos.

Publicidad

Los alimentos
El Servicio Alimentario Educativo es un programa implementado por el Gobierno Provincial desde los Ministerios de Educación y Desarrollo Social con el fin de “mejorar la aptitud para el aprendizaje y las condiciones de salud de la población escolar de la Provincia de Buenos Aires, garantizando una cobertura nutricional uniforme a todos los niños”.
Para ello, las escuelas bonaerenses donde se detecten problemáticas alimenticias y nutricionales entre la población estudiantil reciben desayunos y meriendas diarias en el propio establecimiento. Por lo general, estas colaciones constan de leche, cereales (copos de maíz), alfajores, sándwiches y facturas.
El Consejo Escolar distribuye esos alimentos a cada escuela para que allí sean ofrecidas al alumnado. En la Escuela 3 habrían cambiado las facturas por pre pizzas y queso para conformar el menú.
La denuncia detalla que en el kiosco de la escuela se fraccionaría el cereal en pequeñas bolsitas que se venderían a menos de un peso. Lo mismo estaría sucediendo con los alfajores, que serían vendidos sin su envoltorio, y con las prepizzas y el queso, que se cocinarían y se ofrecerían a la venta.

La investigación
Desde Jefatura Distrital de Inspección informaron a La Opinión que “se inició una investigación simple a raíz de una denuncia”. Además, confirmaron que “este tipo de investigaciones, lamentablemente, se realizan casi permanentemente. Cada denuncia que llega se investiga, se ve si amerita instancia pre sumarial y se actúa en consecuencia”.
Desde el 1 de diciembre, están declarando miembros de la comunidad educativa de la Escuela 3, requeridas por la investigación que se lleva adelante. “Hay que ver qué hay en relación a lo que se denuncia”, explicaron desde el organismo.
Las irregularidades habrían sido denunciadas de manera oral en el Consejo Escolar y conversadas con la Directora del establecimiento, aunque la investigación se disparó recién cuando se formalizó la denuncia por escrito.

“Es todo falso”
La Directora de la Escuela 3 es María Rosa Rodríguez, quien se desempeña en ese cargo desde 2005, cuando llegó a San Pedro proveniente del partido de José C. Paz, en el oeste del conurbano bonaerense.
Consultada por La Opinión sobre la denuncia, manifestó que no tiene “notificación formal”, que sabe del tema “sólo por rumores” y hasta comenzó la conversación con este medio diciendo: “No sé de qué esta hablando”. “Sé que la Inspectora está haciendo algunas preguntas, pero no sé quién puede haber hecho una denuncia así”, dijo.
Sobre las acusaciones que pesan en su contra, Rodríguez expresó. “No creo que haya pruebas, es extraño. Es totalmente falso y yo también voy a investigar”.
Sobre la investigación iniciada, consideró que desde Jefatura Distrital “hacen lo que debe hacerse”, pero consideró que detrás de la denuncia “hay intencionalidad política” y “muchos prejuicios” porque es “muy nueva” y viene “de afuera”.
“Quedará en manos de la Justicia administrativa. Si hay un error, que se haga justicia. Quien actúa mal debe pagar. Si actué mal, cosa que niego, pagaré. Pero con la comida de los chicos, de ninguna manera”, se defendió Rodríguez y agregó: “Le pongo el alma a esta escuela, porque la amo, tengo buenas intenciones. Acá hay intencionalidad. Hay mucha gente trabajando y se los perjudica, se pierde la confianza”.

“Ella sabía”
Fuentes ligadas al proceso de investigación y denuncia dijeron a La Opinión que la Directora estaba al tanto desde el mismo momento en que se formalizó la acusación en Sede de Inspección. Incluso aseguran que lo hablaron con ella antes de denunciar y que tras conocerse el inicio de la investigación Rodríguez les habría dicho: “Podríamos haber llegado a un acuerdo”.
Personal docente y auxiliar de la Escuela 3 afirma que fueron “amenazados”. Todo fue negado por María Rosa Rodríguez, quien confía “en el accionar de la Justicia” y continúa en su cargo, “trabajando para la escuela, como siempre”.

También remeras
También hubo opiniones encontradas respecto a la venta de remeras que se efectuó en la escuela para la fiesta de fin de año. En la comunidad educativa hay quienes consideraron que la situación económica y social del alumnado y sus familias no era propicia para la venta.
La Directora confirmó la venta de estas prendas de vestir y explicó: “Conseguimos las remeras en consignación y los que quisieron comprar las compraron, quien no pudo se las dimos gracias a la colaboración de todas las maestras. Los consignatarios querían ocho pesos y peleamos hasta cinco. Ningún chico se quedó sin vestir la remera en la fiesta. Los que pudieron, la compraron y se la llevaron a la casa.

Otra vez, la Escuela
La Escuela 3 vuelve a estar en la mira. Varios años atrás sufrió una investigación similar por malversación de fondos que involucró a la Directora de ese entonces, Lidia Amarillo, que estuvo a punto de ser separada del cargo, a docentes y auxiliares de esta institución escolar.
En la ESB 2 que funciona en ese edificio hubo un hecho que tomó estado público y preocupó a todos los sectores la ciudad. Fue a mediados de este ciclo lectivo, cuando un alumno de quince años golpeó a un profesor de Construcción de Ciudadanía, luego de una discusión y tras romper un vidrio de la institución. El joven estaba bajo los efectos de pastillas y sus padres pidieron disculpas públicamente y se pusieron al frente de la recuperación de su hijo, concurriendo junto a él al Centro Preventivo Asistencial de las Adicciones, siendo acompañados por parte de la comunidad educativa y los responsables de Inspección.
Las escuelas de la ciudad conviven con un estado de violencia generalizada que se cuela en la vida cotidiana de estas instituciones que no escapan a la realidad social.
Los hechos denunciados en esta oportunidad opacan la tarea que muchos docentes realizan en escuelas a las que eligen ir porque consideran que pueden aportar a los procesos de inclusión de los que la escuela forma parte esencial.

La información también es pública
Existen muchas situaciones irregulares en las escuelas y muchas veces los padres y la comunidad en general no acceden a esa información. Para llegar a las fuentes que permitieron la elaboración de esta página, La Opinión se topó con la resistencia de muchos y el hermetismo de otros.
La propia Directora denunciada se mostró sorprendida por el llamado de un periodista y le dijo que “estas cosas son privadas”, aun cuando la escuela es pública, sostenida por todos los ciudadanos, cuyos hijos asisten a diario a ellas y pagada por el Estado, es decir por todos.
Así como la Escuela pública es un derecho, la información sobre lo que sucede en su interior –más aún cuando se trata de cuestiones tan sensibles como la sospecha de desvío de alimentos para chicos necesitados– también los es y debe ser pública. Así lo entendieron algunos organismos y funcionarios consultados. Otros eligieron el silencio, y el silencio no es salud.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias