18 C
San Pedro
domingo, septiembre 19, 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Declaración de jóvenes a 8 años de las jornadas de diciembre de 2001

spot_img

 

A 8 años de las históricas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, que dejaron como saldo: 33 asesinatos en manifestaciones, las inolvidables imágenes de policías de civil en autos blancos disparando a mansalva, una crisis ideológica, la ausencia de programas económicos alternativos ante la hemorragia financiera y la tragicómica sensación de haber “tocado fondo”, una reflexión y un nuevo compromiso son necesarios como disparador hacia los nuevos tiempos que se aproximan.
LA ANTESALA DEL GRITO COLECTIVO
La representación de la sociedad argentina centrada en la primacía de lo público cayó en desuso durante los años ‘90, acentuando los procesos de polarización y vulnerabilidad social.  La lógica de acción individual atravesó esta época de globalización neo-liberal que significó una ruptura de cualquier modelo de integración.  La imagen que proponía este régimen confirmaba la centralidad del ciudadano-consumidor cada vez más diferenciado e individualizado.  Se fomentó una vida alejada de lo público con una visión despolitizada de la sociedad.
CUANDO ESTALLÓ LA BURBUJA
A los “herederos del modelo” (clases medias precarizadas, nuevos desempleados) se sumaron aquellos nuevos perdedores luego del estallido de la convertibilidad (ahorristas, endeudados).  La crisis de desprestigio hacia la clase dirigente se cristalizó en las elecciones legislativas del 2001 con un salto espectacular del voto nulo. La crisis económica se percibía en las corridas del sistema financiero: entre octubre y noviembre de 2001 los bancos perdieron cerca de 4 mil millones de pesos en depósitos. La salida de fondos llevó al gobierno a inmovilizarlos en el, popularmente conocido, “corralito”… la crisis social amanecía en las calles.
El agravamiento de la miseria trajo jornadas de “saqueos” y las inolvidables manifestaciones en plaza de Mayo.  El estado de sitio incrementó el malestar, y las fugas, primero del ministro de economía, luego del presidente, fueron inevitables.  La plaza tomada por el pueblo fue sometida a una brutal represión policial cobrándose 33 muertos… nada volvió a ser igual.
DEL ESTALLIDO A LA ORGANIZACIÓN
En medio de una de las más profundas crisis de nuestra historia, se intensificaron las movilizaciones sociales, surgieron las asambleas barriales con un nuevo compromiso político-social que cuestionaba aquella disociación de los años `90, como nuevo espacio de reconstrucción de la identidad política; se potenciaron las fuerzas culturales con la aparición de grupos de Arte callejeros; agencias de noticias alternativas; nuevas expresiones a través del arte, la música, el teatro que definieron a la cultura como expresión de la resistencia colectiva.  Tal vez el fenómeno mas importante, ante los vaciamientos fabriles, hayan sido las fabricas recuperadas como la textil Bruckman, y fábricas que comenzaron a producir bajo control obrero como la cerámica Zanón, hoy Fa.Sin.Pat (fábrica sin patrones) en Neuquén, dando una clara alternativa colectiva a la crisis.
NUESTRO NUEVO DESAFIO: LA POLITICA COMO EJERCICIO DE TODOS
Debemos incorporar al imaginario social de la historia reciente al 19 y 20 de diciembre porque el escenario de hoy así lo exige; porque el kirchnerismo responde militarizando la Plaza de Mayo para negar a aquellos sectores piqueteros no oficialistas con su clara demanda de “trabajo sin clientelismo”; porque a los medios de comunicación solo les preocupa el “caos vehicular” mientras mueren 20 de cada mil niños al nacer en La Matanza; porque 10 mil millones de dólares van a parar al FMI mientras 10 mil millones de pesos van a las asignaciones por hijo de millones de desocupados o trabajadores en negro; porque el Gobierno Nacional y su ministerio de trabajo responden con “actas de paz social” y represión como en Terrabusi y el subte para seguir privilegiando los exorbitantes márgenes de ganancia empresarial desalentando las luchas por las dignidades laborales y la independencia sindical; porque la unidad patronal del agro y la industria, cristalizada en el acto en Palermo el pasado 10/12, con la familia Rocca de Techint y los Pagani (dueños de Arcor) junto a la “gauchocrática” mesa de enlace lanzan su programa anti-popular y anti-obrero, con topes salariales por debajo de la inflación queriendo imponer su anhelada “patria granera”; porque la clase política no duda en volver a golpearnos como en el 2001, con un Macri dispuesto a usar todo personal fascista disponible, un Scioli preparando su “mano dura”; por todo esto es necesario recuperar las calles…
A 8 años del “que se vayan todos”, vemos viejos dinosaurios reciclados pelearse por bancas en el Congreso, paralelo a una “reforma política” que perpetúa en el poder a los tradicionales partidos.
Insistimos en retomar el compromiso de lucha, porque no creemos en la beneficencia estatal para paliar el mismo hambre que en el 2001, después de que el gobierno se jactara de su crecimiento económico a un 9 por ciento anual que siguió privilegiando a los mismos.  Las rebeliones de hambre de ayer, hoy se ligan  a fenómenos de lucha de los sectores de trabajadores y desocupados que resisten a pagar la crisis, que resisten a la restauración del poder represivo que no sólo empuja a la marginalidad y a la miseria económica y social a los hijos de desocupados y trabajadores, sino que a través de su MALDITA POLICIA, se cobran una vida cada 28 Hs. por gatillo fácil en nombre de “combatir la inseguridad”. Por eso, insistimos en la idea de que la política es ejercicio, es práctica y espacio de construcción colectiva ante todo, como en aquellas calles pasadas de diciembre. Nuestra lucha pasa por reapropiarnos de la idea de Pueblo; idea que se contrapone inexorablemente a la que hegemonizan los “mismos de siempre”.
Levantemos las banderas del 2001, por los desaparecidos en democracia, por las víctimas de aquellas jornadas, por una alternativa para que la crisis la paguen los capitalistas que la generaron y, sobre todo, por un desafío de volver a ganar nuestras calles.
Jóvenes de San Pedro.

Publicidad
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo Último

Lo Más Leído

- Publicidad -
- Publicidad -

Otras noticias