31.3 C
San Pedro
viernes, febrero 26, 2021

Crónicas de pobres y ricos

Aquí algunas muestras de inmuebles que han sido intrusados, ocupados, usurpados, de acuerdo a quien califique la necesidad, según sea en barrios marginales o en pleno casco histórico.

Publicidad

 

El 16 de octubre de 2013 y a pocos días de una balacera entre integrantes de distintas familias, vecinos de las 49 viviendas relataron que había algunos sujetos que los intimidaban con armas de fuego a bordo de un automóvil. Con mucho miedo admitieron que un grupo de paraguayos que trabajaban como albañiles compraron sus casas por 25.000 pesos sin “molestar a nadie”.

Publicidad

>El 31 de mayo de 2014, dos mujeres con niños ingresaron a una vivienda ubicada en Salta e Hipólito Yrigoyen. Pasadas las horas fueron disuadidas por la policía.

>En marzo de 2015, una situación insólita se registró cuando la propietaria de una casa ubicada sobre calle 3 de Febrero advirtió que el lugar era alquilado para fiestas.

>En abril de 2016 una casa en Salta al 2900, cuya dueña y heredera dijo que estaba con trabajos de restauración para ser alquilada, fue intrusada.

>El 3 de julio de 2016 una mujer ingresó a una amplia vivienda de calle Obligado 855: “No tengo adónde ir a vivir, fui a Desarrollo Humano, me quieren dar chapas y materiales, pero dónde me hago la casa, golpeé puertas y nadie me dio la solución”, y al referirse al modo en que encontró ese inmueble dijo: “He visto que está sola y no me quedó otra que meterme, tengo cinco nenes, el más grande tiene 10 años y el más chiquito, 3”.

>El 6 de agosto de 2016, un joven de 25 años denunció que le tomaron su vivienda sobre calle 3 de Febrero al 3100 cuando salió durante la noche para cuidar a su madre. El damnificado relató que vivía en el lugar desde los 17 años y que él mismo trabajó en su construcción sin ayuda alguna del Estado. “Me quedé a cuidar a mi mamá” y “hoy me encuentro con que hay gente adentro”.

>La lista es interminable y los ejemplos dispares abundan. Sólo hay algo en común: todos tienen la necesidad de una escritura, algunos se conforman con un boleto de compra venta, otros esperan que el Estado los reconozca como dueños.

Publicidad
Publicidad

Lo Último

Publicidad

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias