{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Viernes, Marzo 20, 2020 - 22:01

Coronavirus: Escándalo con familia de una médica que debía estar en cuarentena y se quejó porque la grúa le llevó el auto

La situación se desató pasadas las 19 cuando inspectores municipales y policías con barbijos llegaron para llevarse un auto taxi que desde hacía más de cinco días estaba estacionado en calle Liniers frente al Howard Johnson. Minutos después se presentó una pareja mayor para recriminar en La Opinión por el video que difundió dando cuentas de las sospechas que despertó el rodado estacionado tantos días. En medio del planteo la mujer se exaltó y dijo "no lo movimos porque mi hija está en cuarentena". Lo peor sucedió cuando la hija, una médica que dice trabajar en Rosario discutió con la periodista Lilí Berardi porque tenía "que presentarse en la guardia" del lugar donde dijo trabajar y romper el aislamiento "porque el país no tiene ni barbijos" y le "cortaron las vacaiones". Las autoridades hicieron la denuncia.

Un escándalo de proporciones se desató pasadas las 19 cuando a raíz del traslado de un taxi estacionado desde hace cinco días sobre calle Liniers, frente al Hotel Howard Jhonson. Cuando llegaron los inspectores y se colocaron los barbijos y los guantes, comenzaron a inspeccionar el vehículo de una agencia de taxis rosarina, recorrieron el barrio preguntando si alguien sabía dónde podía estar el dueño, preguntaron en el hotel que por la cuarentena tiene restringida la recepción de turistas y también a quienes se encontraban en las oficinas de La Opinión Semanario.

Una vez cotejado el estado del vehículo cuya patente estaba radicada en Santa Fe y sin propietario a la vista decidieron acarrearlo y para ello recurrieron a la firma de testigos que en ese momento estaban en el lugar. También arribaron policías y cuando la grúa levantó el rodado se retiraron rumbo al depósito municipal.

a1ce9b9a-556d-47bf-815e-4db626027275

Minutos después, un hombre en moto y una mujer que se presentó en las puertas de la redacción, visiblemente molestos para preguntar las razones por las que se habían llevado el auto y en medio de las respuestas respecto a que nadie sabía por que estaba estacionado hace tantos días en ese lugar y que a muchos les resultaba sospechoso dijo "no lo movió porque mi hija está en cuarentena". De inmediato se dispararon las preguntas porque si claramente estaban en cuarentena dejar el vehículo que tuvieron que inspeccionar varios agentes también es un peligro al que se somete al prójimo. El hombre se retiró rumbo al Inspección y la mujer regresó a su domicilio a solo media cuadra del lugar. Una vivienda de calle Liniers entre 25 de Mayo y Belgrano en la que toda una familia cumplía cuarentena tras regresar de Brasil. En síntesis, en pocos minutos todos violaron el aislamiento dispuesto por el gobierno para viajeros procedentes del exterior ordenado el pasado domingo y refrendado ayer con mayor severidad por el decreto que abarca a todos los ciudadanos argentinos.

Una vez bajada la reja de las oficinas del semanario se escuchó un ruido. Una mujer golpeaba y agitaba la puerta. Cuando la periodista salió a atenderla, saludó y exhibió una libreta con la que quería acreditar que es médica y pidiéndole que se retracte de lo que había relatado en el video sobre el automóvil que se había llevado la grúa. Como a todas las personas que desean hacer una aclaración se le ofreció grabar un descargo o transmitir en vivo, algo a lo que se negó porque tenía "que presentarse en la guardia" de un centro asistencial rosarino. En ese instante surgió la pregunta: "Sos médica, estás en cuarentena y vas a atender pacientes?" a lo que respondió que así está el sistema sanitario y que la obligaban a "cortar las vacaciones".

Sin siquiera sonrojarse seguía insistiendo con que había sido perjudicada por el informe y sin pedir disculpas porque tanto ella como toda la familia debían cumplir aislamiento incuido el niño que reclamaba su presencia mientra reclamaba su presencia. 

En tanto, en el predio lindero al Centro de Monitoreo se desencadenaba una situación peor porque tanto el marido de la médica (dueño del auto) como su familiar increpaban a los inspectores con el mismo argumento "tengo que llevar a mi mujer que es médica a Rosario". 

9ed020a7-2bf5-42d3-b12d-d9efd66a06ae

La denuncia sobre la conducta de la profesional y su familia ya fue denunciada. Las autoridades sanitarias ya les notificaron que deben cumplir la cuarentena. Todo sería una anécdota olvidable si no fuese porque el comportamiento de estos vecinos pone en riesgo a su entorno y también a quienes cumpliendo con su deber llegaron a rescatar un auto que debería haber sido desinfectado y guardado por sus propios dueños el mismo día en que retornaron de vacaciones y debían someterse al autoaislamiento. El de hoy es uno de los tantos ejemplos en el que queda claro que quien más responsabilidades tiene para con la población es el que la pone en peligro.

Este es el video que dio origen al airado reclamo de quien dijo ser médica de la guardia de un establecimiento sanitario rosarino.

Notas Relacionadas

EDICION IMPRESA #1461
Lunes 13 Abril 2020

Comentarios