10.7 C
San Pedro
domingo, junio 13, 2021
spot_img

Continúan las tareas de reflotación en el riacho del buque arenero Acacia

Una empresa privada trabaja sobre la embarcación para evitar su hundimiento con la supervisión de Prefectura. El barco se encuentra amarrado sobre las costas del riacho Baradero.

Publicidad

 

Desde el jueves se trabaja contra reloj para normalizar la flotabilidad del buque arenero Acacia que se encuentra amarrado en San Pedro Arenas, ubicada sobre la margen inferior del barrio Bajo Cementerio en el riacho Baradero.

Publicidad

En primera instancia, personal de Prefectura San Pedro evaluó la situación y dio lugar a una empresa privada para que realice los trabajos necesarios y garantizar la escorada. La embarcación presentó un desperfecto en la hélice del timón al que se sumó otro en la maniobra que provocó el ingreso de agua a la proa.

El barco arenero se hundió en el riacho. Foto: La Opinión.

El equipo de buzos pertenecientes a la empresa convocada están efectuando tareas subacuáticas, más el aporte de bombas de achique para lograr reflotar la parte afectada. Los trabajos se están realizando dentro de los tiempos estimados y la situación está controlada ya que se intervino a tiempo más allá del riesgo que se presentó en un principio.

Por último, Prefectura releva periódicamente y evalúa lo que está sucediendo sobre la costa donde se encuentra la empresa arenera.

La bajante del río Paraná (actualmente la altura en San Pedro es de 30 centímetros y el día del suceso estaba en 60) ayudó a que la situación del buque arenero, que tiene 58 metros de eslora y 11 de manga., no sea más compleja dado que la popa quedó apoyada en el cauce y, en consiguiente, no se hundió.

El Acacia navegando por el riacho en San Pedro, el 30 de marzo pasado. Foto: Enrique Sierra.

El último antecedente de un hecho similar en San Pedro es el buque museo ARA Irigoyen que en noviembre de 2020 se escoró en el riacho, en el barrio América, porque, a causa de la bajante del Paraná, se cortaron amarras.

La tarea de volverlo a su posición original la realizó la Armada Argentina y se extendieron unos cinco días. Se taparon los orificios del casco y se extrajo el agua del interior lo que provocó que el barco se adrice 24°. Posteriormente, empleados municipales limpiaron la cubierta e interior y el Gobierno local quedó a cargo de retirar los hidrocarburos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias