{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Jueves, Agosto 15, 2019 - 18:44

Con 90 años, su familia lo dejó en un geriátrico, ahora está en el Hospital y no tiene a nadie que lo cuide

El anciano permanece en una habitación de internación, acompañado sólo por los familiares que asisten a su compañero de cuarto, un joven que este jueves se levantó de su cama para alimentarlo. Sin otro acompañamiento, luego de que el geriátrico donde se alojaba lo trasladara al Hospital, el abuelos se recupera de una doble amputación de sus miembros inferiores. Sus familiares, oriundos de Pergamino, fueron notificados pero hasta el momento sólo se acercaron para autorizar la operación. 

Un anciano de alrededor de 90 años que permanecía internado en un geriátrico, ubicado en calle San Martín, está internado en el Hospital, solo y sin que nadie se acerque para cuidarlo. Su única compañía son, hasta el momento, su compañero de cuarto y las visitas que ese muchacho recibe.

Su delicado estado de salud obligó a que desde el geriátrico lo trasladaran al Hospital, donde desde hace una semana permanece solo, sin contención de su familia ni de la institución que estaba a cargo de su cuidado. Apenas unas horas se acercaron desde su entorno familiar y luego de la intervención de autoridades de Salud, hubo rotación más frecuente de asistentes.

Este jueves por la tarde, dos mujeres que acompañan a un joven internado en la misma habitación reportaron: "No puede ser que una persona que está internada le dé de comer a otra. Nadie se hace cargo de este señor".

Hace exactamente una semana, otra mujer reportó el caso a La Opinión que inmediatamente consultó a los responsables del nosocomio, en donde se repiten situaciones en las que los privados se desvinculan de la responsabilidad que asumieron frente a los ancianos.

Desde entonces, poco ha cambiado para Jorge Riestra, tal el nombre de este abuelo, que padece una ceguera y necesita de cuidados permanentes, especialmente alguna compañía.

Sus fortuitos compañeros de habitación cumplen ese rol, tal como acreditan las fotos de un paciente que espera por una operación y es quien se encarga de alimentar a este abuelo, que padece de diabetes y quedó ciego producto de su enfermedad.

Las personas que lo ayudan a comer, beber y mantenerse limpio explicaron que "habla bien", pero que "piensa que todavía está en el geriátrico", y que no han podido conocer más detalles de su historia y de cómo llegó a San Pedro. 

El servicio social del Hospital se comunicó con su familia, que reside en Pergamino. Confirmaron que volverían a verlo este jueves, pero quienes lo acompañan aseguraron que eso no había sucedido. Sin embargo, antes de que fuera operado, se habían presentado a firmar los papeles para autorizar la intervención. 

EDICION IMPRESA #1444
Sábado 7 Diciembre 2019

Comentarios