14.1 C
San Pedro
jueves, junio 24, 2021
spot_img

¿Cómo fue tu infancia, Nelson Biglieri?

Juanita Lafalce tiene 11 años y es alumna del colegio San Francisco de Asís. Un sábado vino a La Opinión y Sin Galera, se quedó toda la mañana y planificó una serie de entrevistas con adultos, para saber sobre su infancia y compararla con la de los chicos de hoy, como ella. Su primer entrevistado es el médico pediatra Nelson Biglieri. De 75 años, le contó sobre su niñez en el campo, los juguetes que construía y su relación actual con las nuevas tecnologías. "Jueguen mucho, porque la niñez no vuelve", recomendó.

Publicidad

 

El sábado de la colecta anual de Cáritas, La Opinión y Sin Galera recibieron entre los niños que pasaron para difundir la actividad a una joven que mostró, de inmediato, dotes para el periodismo. A la semana siguiente, pasó toda la mañana en el programa de radio. Luego propuso entrevistar a adultos, con la inquietud de saber cómo fueron sus infancias y qué diferencias tienen con la suya. Esta es la primera entrega.

Publicidad

Juanita Lafalce entrevistó al médico pediatra Nelson Biglieri. La joven reportera, de 11 años y alumna del colegio San Francisco, lo abordó en su consultorio con una serie de preguntas que lo remontaron a sus años en el campo, a las aventuras con amigos, a un tiempo que pasó hace ya muchas décadas.

Nelson Biglieri tiene 75 años y nació en Pergamino. Sus primeros años los vivió junto a sus padres en la zona rural. Más tarde, cuando tuvo edad escolar, se mudaron a San Nicolás, donde vivió hasta los 18 años, cuando se fue a Córdoba para estudiar medicina. Ya graduado, se especializó en Pediatría en Buenos Aires.

Juanita quiso saber si se aburría de chico. "Siempre encontraba cosas para hacer", dijo Biglieri y recordó: "Cuando estaba en el campo ayudaba a cuidar los animales, recorríamos nidos de gallinas, andaba a caballo, trepaba a los árboles a comer frutas".

Ya en la ciudad, en su barrio nicoleño, jugaba "a la mancha, a las escondidas, a la bolilla, a las figuritas", entretenimientos que le llevaban la mayor parte del tiempo. La bicicleta, el fútbol, los carnavales con baldes y globos fueron parte de las anécdotas que contó.

"En nuestra época los juguetes eran muy caros", dijo y sorprendió a Juanita: "No existía el plástico, todos los juguetes eran de chapa, lata, goma y madera, así que, prácticamente, cuando queríamos algo lo fabricábamos", dijo y relató cómo hacían para construir los camioncitos con los que jugaban.

"Yo nací en el año 1943, la televisión no existía. Escuchábamos radio, en una radio que parecía un galpón", exageró el médico entre las carcajadas de Juanita. Las radionovelas eran sus preferidas: Hormiga Negra, Los Pérez García, El León de Francia. También los programas de preguntas y respuestas.

A Biglieri le gustaba el fútbol y lo practicaba de chico. Su primera pelota se la regalaron a los 11 años, cuando llegó a ser escolta de la bandera en el colegio. "Me compré una pomada, marca SAS, con la que limpiaba la pelota cuano terminaba de jugar, se la pasaba entre los hilos para que quedaron conservaditos y no se pudran", recordó.

A Juanita le interesó saber si en la época de Biglieri había "bullying" y así se lo preguntó: "No existía con ese nombre, pero burlas había", le contó y reseñó: "Al gordo; al que usaba anteojos, que le decían chicato; el que no aprendía era el burro; el que llegaba siempre tarde era el lerdo".

Una de las cuestiones relevantes que se propuso averiguar Juanita con sus entrevistados es el vínculo que tienen con las nuevas tecnologías. Nativa digital, muchas cosas que para ella son "naturales" para los adultos resultaron un aprendizaje que, en muchos casos, les generó dolores de cabeza.

"Me tocó manejar celular, computadora, tengo un smart TV y se lo tengo que programar a los nietos, con Bluetooth y todo eso. No soy experto, pero algo hago con toda esa parte tecnológica", aseguró Biglieri ante la consulta sobre su relación con esos aparatos.

Juanita también indagó acerca del uso de las redes sociales y si ello le generó alguna complicación al médico: "Tengo WhatsApp, que lo uso bastante para comunicarme con amigos de todo el país, y Facebook, que no lo uso mucho, porque no quiero que me robe demasiado tiempo", contó el médico y reconoció: "En algún momento me trabo un poco, cuando la cosa se pone complicada, pero salgo a flote".

Por último, la joven reportera de La Opinión y Sin Galera pidió consejos para los niños de hoy. "Cuidar la salud, como oro. Ser ordenados, tener una buena alimentación, no robarle las horas al descanso y dormir lo que sea necesario. Después: jugar mucho, no sólo con la compu y lo electrónico, con los amigos; relacionarse, conversar mucho entre ustedes, y también darse tiempo para conversar con los mayores, siempre van a aprender algo de
ellos", dijo Biglieri.

"Es muy importante que aprendan a disfrutar del día, del sol, porque veo que viven mucho de noche. El sol es vida, alegría, energía, es colorido, ayuda a no deprimirte. Me preocupa ver los chicos que van a la tarde a la escuela que duermen toda la mañana porque se acuestan tarde, en invierno salen de la escuela, meriendan y ya no ven el sol, que no se duerman más allá de las 11.00 de la noche así se levantan a las 9.00 y disfrutan esas horas de sol", recomendó.

"La tecnología es muy útil, yo tengo un hijo en España, que ahora está en el Mundial de Rusia, y por WhatsApp nos comunicamos en el momento, estoy al tanto de todo. Pero la tecnología tiene su trampa, no hay que dejarse atrapar, porque es como una droga y no te deja hacer otra cosa. Manéjenla, pero no se dejen absorber tanto. Estudien, prepárense, idiomas, computación, pero dejen tiempo para jugar, porque la niñez no vuelve, jueguen
mucho, en relación con amigos; y el deporte, que es salud mental y física, no dejen de hacer deportes", finalizó el médico.
 

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias