{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Lunes, Enero 21, 2019 - 07:10

Apelan la prisión preventiva del sacerdote Tulio y el exportero del Jardín Belén

Así lo confirmó el Defensor Oficial Alejandro Ares tras la audiencia en el Juzgado de Garantías que se celebró el miércoles de la semana pasada. El abogado respondió sobre las versiones que deslizaron miembros de la parroquia, padres de alumnos del establecimiento y directivos que participaron de una convocatoria en apoyo a los imputados por el delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda".

Tras la audiencia en la que quedó confirmada la prisión preventiva para el sacerdote Mattiussi y el ex portero Anselmo Ojeda, los abogados defensores confirmaron que apelarán las decisiones y que aguardan que sea considerada la posibilidad de mantener con el régimen de prisión domiciliaria a los imputados para que puedan transcurrir el proceso fuera del lugar de detención que dispuso la justicia.

El Dr. Alejandro Ares fue consultado en el programa Sin Galera, abiertamente por la hipótesis que señala que el responsable del delito sea alguien que no pertenece al equipo del Jardín de Infantes.

Señaló que “en principio, la forma de trabajo en el jardín, las declaraciones de toda la gente que prestó testimonios, los padres que manifiestan que es imposible que haya pasado lo que los padres (de las víctimas) dicen que pasó”.

Luego detalló que en las declaraciones en Cámara Gesell de los cinco chicos, “dos no aportaron nada, no dijeron nada; y de los otros tres, una que es la de la imputación más grave relató un hecho que con los pequeños elementos que se recolectaron resultó un relato fragmentado, demasiado circunstancial, un relato muy escaso” y completó  “refiere como un hecho de abuso que sería el hecho más grave, ese hecho se manifiesta cometido con las pocas palabras que dice la niña, en un ámbito contextualizado y de una forma en la que no podría haber ocurrido”.

Más tarde aclaró “por la forma que se relata el abuso, la cantidad de gente presente, señala a otras personas, no a mi defendido”, y precisó: “De todas maneras, en ese relato se nombra a tres personas que no son ninguno de ellos, ni mi defendido ni el padre Tulio”.

En cuanto a la credibilidad de las víctimas, el defensor se apoyó en los criterios de la Suprema Corte de Justicia que entiende que lo mejor es preservar a los niños de interrogatorios que no estén efectuados por los profesionales que deben peritar el relato.

“Generalmente quien interroga, en este caso los padres, transmiten determinada ansiedad que puede llegar a generar un relato que después el menor sostenga”.

Más información en la última edición impresa de La Opinión.

Notas Relacionadas

EDICION IMPRESA #1411
Miércoles 17 Abril 2019

Comentarios