18.4 C
San Pedro
jueves, mayo 13, 2021

A un año del femicidio de María Esperanza Fernández: cómo está la causa y qué condena puede recibir Roberto Romero

La mujer de 43 años fue asesinada por su pareja, Roberto Ramón Romero, quien la ultimó de ocho martillazos en la cabeza mientras dormía. Estuvo seis días prófugo hasta que fue detenido en la casa de un familiar. La Justicia desestimó las acusaciones que el asesino efectuó contra la hija de la víctima.

Publicidad

 

Uno de los homicidios más violentos y aberrantes que se recuerde en el ámbito criminalístico de nuestra ciudad fue el de María Esperanza Fernández, la mujer de 43 años que dormía en su casa de la calle San Lorenzo al 3080 y fue ultimada por su pareja de 47 años quien la golpeó duramente hasta ocasionarle la muerte.

Publicidad

Roberto Ramón Romero, el único imputado en el hecho, huyó del lugar en bicicleta y se lo buscó durante seis días hasta que fue detenido en la casa de un familiar acorralado por la Policía que le venía siguiendo los pasos con un operativo que incluyó a varios efectivos y brigadas especializadas en búsqueda de personas, entre ellas la Secretaría de Seguridad de Escobar con el perro Bruno.

La Opinión cubrió día a día el rastrillaje a campo traviesa con transmisiones en vivo a través del Facebook de Sin Galera en la que miles de sampedrinos estuvieron pendiente de la aparición del prófugo más requerido en el país por esos días.

Bruno hidratándose en plena búsqueda de Romero. Foto: La Opinión.

La causa es instruida por la fiscala Viviana Ramos y transita los últimos pasos de la investigación antes de ser elevada a juicio. Lo más importante en materia de determinaciones es que con el correr de los meses la titular de la UFI 11 desestimó la acusación que Romero hizo contra su hijastra e hija mayor de María Esperanza, a quien pretendió involucrar como cómplice.

También, la fiscala abrió una nueva instancia contra el femicida a quien imputó por abuso sexual luego de que la joven declaró que desde muy chica había sido sometida por su padrastro.

Romero se encuentra alojado en una Unidad Penal del Servicio Penitenciario Bonaerense y aguarda que la justicia cierre la instrucción para llegar a la jornada de juicio. Va camino a recibir la condena más dura que tiene un delito de estas características que es cadena perpetua.

Discusión, golpes y muerte

Los testimonios recogidos en el lugar aseguraron que en las horas previas al desenlace fatal la pareja había discutido, pero nadie suponía que iba a concluir en lo que finalmente sucedió.

La causa está caratulada como homicidio calificado por violencia de género y agravado por alevosía, es decir, femicidio alevoso. Además, posteriormente fue imputado por abuso sexual tras la denuncia de su hijastra.

Ramón Romero está detenido desde el 9 de mayo de 2020 cuando fue capturado en la vivienda un familiar adonde había llegado luego de permanecer seis días prófugo y era buscado por un operativo que reunió fuerzas de diferentes zonas del país.

Había escapado en bicicleta, con lo puesto y con pocas posibilidades de seguir huyendo porque el caso ya había tomado trascendencia nacional y a esa altura de las circunstancias le era imposible salir de la ciudad. La búsqueda estuvo bien orientada y hasta se incluyó a varias brigadas K9, entre ellas la de la Secretaría de Seguridad de Escobar con el perro Bruno, uno de los más adiestrados y experimentados del país.

Romero saliendo del Hospital, donde fue asistido tras su captura. Foto: La Opinión.

María Esperanza Fernández fue hallada asesinada después del mediodía del domingo 3 de mayo en la casa de la calle San Lorenzo 3080, la misma que compartía desde hacía muchos años con su pareja. La encontró su hija, a quien el día anterior la víctima le había llevado sus hijos pequeños para que los cuidara, tras la discusión que había mantenido con su pareja.

En el lugar, además del cuerpo sin vida envuelto con un cubrecama, se hallaron otros elementos comprometedores. La autopsia reveló que la mujer fue asesinada en horas de la madrugada de 8 martillazos en el rostro. El primero fue el que le ocasionó la muerte. Presentaba fractura de cráneo y una hemorragia cerebral. También se le detectó una fractura en un dedo de su mano derecha, estimándose que en un acto de reflejo la mujer atinó a defenderse pero ya era tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias