13.2 C
San Pedro
sábado, abril 17, 2021

A pesar de que José Ángel Weis tenía coronavirus, no aislaron ni hisoparon a sus contactos estrechos

El hombre de 48 años murió cuatro días después de recibir un escopetazo en el marco de una pelea en un bar de La Tosquera. El test, post morten, dio positivo pero no se ordenaron controles con su familia ni los parroquianos que se encontraban con él al momento del incidente.

Publicidad

 

José Angel Weis tenía 48 años y fue asesinado el 27 de febrero por otra persona que le disparó a quemarropa en el marco de una discusión que se inició mientras se encontraban en un bar del barrio La Tosquera.

Publicidad

Su deceso no fue en el momento sino que permaneció internado en el Hospital Emilio Ruffa hasta el jueves 4 de marzo cuando, producto del disparo de escopeta que recibió en el abdomen, al menos así lo reveló la autopsia que se realizó horas después, falleció.

A pesar de que ya pasó un tiempo prudencial y no surgieron, o al menos no se advirtieron, casos positivos entre quienes formaban parte de su entorno, lo sucedido desnudó una clara falencia de criterios a la hora de aplicar los protocolos vigentes.

Desde que la Secretaría de Salud informó que el estudio post morten, que fue “un test rápido de antígeno” y “no un PCR”, detalló Daniel Creus; fue positivo, dio pie a que surgieran ciertos cuestionamientos a cómo se manejó lo sucedido porque a partir de allí, más allá de que Weis falleció por el disparo, cambió completamente el plano sanitario de la situación. Sin embargo, no se adoptaron medidas de urgencia en relación a los últimos días de Weis con vida ya que pudo haber contagiado el virus a otros vecinos.

La Opinión pudo saber que ninguna persona del núcleo familiar de la víctima fue advertida sobre el COVID-19 positivo del hombre y, menos aun, evaluadas ante la escalada de casos que se dio por esos días. Lo mismo sucedió con los parroquianos que esa noche compartieron el lugar con el hombre, ya que ni siquiera se realizó un relevamiento para dar con quienes se encontraban en el bar.  

En la Comisaría permanece Alejandro Jonathan Pavón que fue detenido por esas horas acusado de haberle disparado Weis. El joven de 24 años era una de las personas que había estado esa noche en el bar y ante el resultados del test tampoco fue asistido. Incluso, fue alojado en una celda de la Comisaría junto a otros presos que también estuvieron en riesgo al igual que el personal policial que intervino en el hecho como el que custodia los calabozos.

Aunque la Secretaría de Salud informó de que Weis tenía coronavirus al momento de su fallecimiento, el jefe del área, Daniel Creus, aclaró que no fue contabilizado en las estadísticas dado que, mientras estuvo internado en el Hospital, “no estuvo en área Covid como para haberse contagiado y no había en ese momento saturación de camas Covid”.

En su momento, cuando llamativamente el caso de Weis no fue contabilizado como deceso por o con coronavirus, el titular del área, Dr. Daniel Creus, aclaró: “Infectológicamente y epidemiológicamente, en Región Sanitaria nos dijeron que no correspondía ponerlo dentro de los fallecidos por Covid. Falleció de un disparo de arma de fuego”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo Último

Lo Más Leído

Publicidad
Publicidad

Otras noticias